Se crea historia desde la escena teatral

1
Foto de la obra, “Estado de cosas”.

Fortaleciendo la escena del teatro y con una mirada siempre crítica de la sociedad, Teatrova celebra sus 24 años

Tomás Guzmán
@tomassinhache 

A sus 24 años, que se celebran este año, Teatrova sigue, literalmente, construyendo un lugar para que habite el teatro en toda su expresión. Ubicado en la Calle 24 # 4A – 16, en pleno centro de Bogotá, Teatrova se viene constituyendo como la edificación de una plástica teatral que busca apostar por espacios culturales en la ciudad, donde, además, se puedan pensar y discutir los temas más relevantes del acontecer político nacional. Es por ello que desde el semanario VOZ nos unimos a esta celebración con una entrevista a Kadir Abdel Rahim Garzón, miembro de Teatrova.

–¿Cuál fue el acontecimiento que dio origen a Teatrova?

–Teatrova es un grupo que nace desde un colegio distrital, un colegio público, en donde nos asociamos una serie de amigos ya cuando estamos grandes. De esta manera, nos volvemos la asociación cultural Teatrova. Ya llevamos trabajando bastantes años, como desde 1980. Al comienzo era una compañía itinerante que, armando una serie de obras artísticas, buscaba tener una sede. La mayor anécdota fue lograr adquirir esta sede en la cual ya llevamos veinticuatro años. La adquirimos como una casa en ruinas. Para ese momento ninguno de nosotros sabíamos cómo íbamos a hacer para ir, poco a poco, evolucionando y para construir el teatro. Entonces, ya llevamos 24 años camellándole con el proyecto de hacer un edificio teatral. Apenas vamos en un proceso de adecuación del lote, que va muy lento. Afortunadamente está la ley de espectáculo público, una nueva ley que beneficia la infraestructura de todas las artes escénicas del país, lo que ha ayudado a que se le de un salto de garrocha a todo el desarrollo de la infraestructura de las artes escénicas en Bogotá y en Colombia. Entonces, ya los sueños se convierten en mucho más posibles de realizar, que con el que nos metimos con este proyecto que inicialmente se llamaba Utopía. Siempre buscando un espacio para el desarrollo y la integración de las artes.

–¿Cuál es la diferencia que ustedes encuentran, en términos de creación, entre ser una compañía itinerante y el estar asentados en un espacio como es esta casa de Teatrova?

–Primero, éramos felices e indocumentados y ahora somos felices pero llenos de documentos. Esa ha sido la transición. De todas maneras, las posibilidades de tener un grupo de teatro “estable” que nos permite hacer teatro, hacer títeres, estarnos programando, estar en cartelera y la creación, la creación permanente. Sí, nosotros hacemos montajes de obra de teatro, obras de títeres y también tenemos un festival internacional de la máscara.

Artísticamente nos hemos especializado más en el concepto de la plástica teatral, en donde concebimos el teatro como una gran máscara. La máscara la usamos para el cuerpo, para enmascararlo con un vestuario, en donde necesitas tu maquillaje, la máscara.  El escenario también se enmascara con las luces, con los telones. Todo eso se vuelve una fantasía. La plástica es muy importante. Por eso tenemos un festival cada año para ese tema de la máscara que es lo que nos identifica: la construcción y elaboración de elementos y de una dramaturgia propia que es escrita por el director del teatro que es Carlos Parada, él es el dramaturgo.

Tenemos nuestro dramaturgo

–Teatrova involucra una serie de elementos de las problemáticas sociales dentro de sus obras ¿Como juega esto dentro de esto que denominan plástica teatral?

–Teatrova tiene dramaturgo propio. Carlos Parada ha venido escribiendo en verso, que es como rescatar el verso, por eso también la trova: el lenguaje versiado de temas como por ejemplo los temas económicos. Tenemos una obra que se llama 24 quilates donde reflexionamos acerca del “tumbao”, de como nos tumban con el cuento del fútbol, como se arman las pirámides para tumbarnos. Entonces, tenemos otra obra con el tema del descubrimiento de América, el tema de la historia, del dorado colonizado. Siempre con la comedia. También trabajamos el tema de los derechos del libre desarrollo de la personalidad; el derecho a imaginar, porque cada vez más la sociedad nos va cosificando, cada vez nos volvemos un elemento, una cosa. De este modo, a tu artista te lo van borrando, porque todos tenemos un artista o una expresión artística que desarrollar que el sistema va borrando y te está volviendo un producto: el sistema quiere que seas un producto y no que seas un ser humano.

–¿Ustedes cómo conciben el teatro, por ejemplo en esta faceta de títeres?

–Nosotros trabajamos todas las áreas del teatro. Por ejemplo, consideramos los títeres como parte del teatro, entonces nuestros montajes son concebidos para toda clase de público. O sea, no estamos dedicados exclusivamente a los niños. Claro, los niños se los gozan, pero siempre hemos pensado en montar obras para adultos y para toda la familia. El teatro concebido como dentro del teatro político y social, que a través de la comedia está mostrando problemáticas sociales, económicas y culturales. La tragedia que vivimos, de otro lado, no la hemos abordado como tal.  Ya hay bastantes cosas que se hacen sobre la tragedia que vivimos. Entonces buscamos trabajar con la comedia otros temas.

–¿Cómo celebrarán los 24 años de Teatrova?

–Queremos invitar a todos los compañeros lectores del semanario VOZ a venir a Teatrova, acá tendremos unas galerías de exposición, tenemos una programación permanente, estamos haciendo todo este año un carnaval de programación donde estamos presentando diferentes obras. Acabamos de terminar un festival universitario de teatro durante mayo. Se presentaron más de 15 universidades a este festival. También está nuestra propia producción que se presenta de jueves a domingo. Hay, si quieren, un restaurante que se llama el teatrero, parte de la seguridad alimentaria que hemos tratado de buscar aquí en el teatro. Y estamos invitándolos a apoyarnos en este proyecto de construir un edificio teatral. Puede ser con el aporte intelectual o económico, o amoroso: con toda la fuerza posible que se pueda.

Invitamos también a los jóvenes o viejos, o adultos, que quieran hacer parte de este proyecto con sus aportes intelectuales o que quieran actuar, o que quieran apoyar la parte de gestión y mercadeo cultural, o en la parte de periodismo a que se sumen.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*