San Luis, Tolima: Renace sindicato

0
Planta de cemento de Cemex, Caracolito, en el municipio de San Luis, departamento del Tolima.

Después de 19 años, convención colectiva de trabajo en Cemex Caracolito

Planta de cemento de Cemex, Caracolito, en el municipio de San Luis, departamento del Tolima.
Planta de cemento de Cemex, Caracolito, en el municipio de San Luis, departamento del Tolima.

La subdirectiva Su­ti­mac, Ibagué, fue reactivada el 7 de julio pasado, después de 19 años en que los empresarios habían decidido despedir a los trabajadores y cerrar la planta de cemento en Buenos Aires, Tolima.

Los actuales trabajadores decidieron organizarse y con la orientación de Sutimac nacional, y más de 50 afiliados se presentó la documentación al Ministerio del Trabajo y a la empresa Cemex Colombia. Empezó una masiva afiliación y actualmente se cuenta con 180 afiliados. Nombraron junta directiva e iniciaron la elaboración del pliego de peticiones en asambleas regional y nacional de delegados. También hicieron el nombramiento de los negociadores, asesores, y contaron con la participación de la CUT nacional y subdirectiva Tolima.

Algunos logros

El 15 de septiembre se presentó el petitorio a Cemex Colombia, y el 28 de octubre después de surtir las etapas de ley, y reuniones informativas en la planta, se volvió a firmar una convención colectiva de trabajo, que estará vigente hasta el año 2016.

Entre las conquistas está que la empresa reconociera a Sutimac como representantes de los trabajadores; descuentos de cuotas sindicales; auxilio mensual al sindicato de 900 mil pesos; comisión de reclamos; término indefinido; procedimiento para comprobación de faltas; salarios IPC +1.75, IPC+1. IPC+0.75; prima de vacaciones de 15 días; prima extralegal de 20 días; prima de antigüedad por cada cinco años, cinco días, por 10 años 15 días, 15 años 20 días, 20 años 25 días, 25 años 30 días; auxilios de guardería, primaria, secundaria, universitaria; útiles; auxilios por muerte, maternidad, anteojos, seguro de vida, becas universitarias a trabajadores e hijos; fondo de vivienda equivalente a 650 millones; 120 permisos sindicales al año; préstamo por calamidad doméstica y un auxilio de un millón por firma de la convención.

Los negociadores por parte de los trabajadores -nuevos en este procedimiento de negociación-, comprobaron lo difícil que es arrancar algún derecho para beneficio de los obreros y sus familias a los empresarios. Pero también comprobaron que la unidad, la lucha y la defensa de la organización sindical son fundamentales y constantes del trabajo.