“¿Quién soy yo para juzgar a los homosexuales?”, preguntó el papa Francisco

0
413

Manuel Antonio Velandia Mora

 Este papa es extraño, no es un típico jerarca de la iglesia católica; pasa con facilidad de los comentarios sobre el futbol a los derechos de los maricas.  Sin duda es el papa que más se ha abierto se ha mostrado frente al tema, pero ¿cómo va la procesión dentro de la iglesia?

Después de la Jornada Mundial de la Juventud celebrada en Copacabana en julio de 2013, en una improvisada rueda de prensa ocurrida en el vuelo de regreso a Roma desde Río de Janeiro, el papa Francisco se dirigió a los periodistas del avión y en respuesta a un interrogante, respondió con otro “¿Quién soy yo para juzgar a los homosexuales?”.

Siete años después en el nuevo documental «Francesco», el Papa dice: «Los homosexuales tienen derecho a vivir en familia. Son hijos de Dios y tienen derecho a una familia«. Nadie debe ser discriminado por su orientación sexual…

¿Cómo resuelve la Iglesia Católica sus contradicciones y doble moral con la homosexualidad?

En el Catecismo de la Iglesia Católica, Tercera parte, La vida en Cristo, Segunda sección, Los diez mandamientos, Capítulo segundo «Amarás a tu prójimo como a ti mismo», Artículo 6, El sexto mandamiento, anotando que, lo resaltado y en negrillas no aparece así en el texto original, se lee lo siguiente:

Fotograma extraido del Trailer del documental Francesco, dirigido por Evgeny Afineevsky

2333 Corresponde a cada uno, hombre y mujer, reconocer y aceptar su identidad sexual. La diferencia y la complementariedad físicas, morales y espirituales, están orientadas a los bienes del matrimonio y al desarrollo de la vida familiar. La armonía de la pareja humana y de la sociedad depende en parte de la manera en que son vividas entre los sexos la complementariedad, la necesidad y el apoyo mutuos.

2335 Cada uno de los dos sexos es, con una dignidad igual, aunque de manera distinta, imagen del poder y de la ternura de Dios. La unión del hombre y de la mujer en el matrimonio es una manera de imitar en la carne la generosidad y la fecundidad del Creador: “El hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne” (Gn 2, 24). De esta unión proceden todas las generaciones humanas (cf Gn 4, 1-2.25-26; 5, 1).

2339 La castidad implica un aprendizaje del dominio de sí, que es una pedagogía de la libertad humana. La alternativa es clara: o el hombre controla sus pasiones y obtiene la paz, o se deja dominar por ellas y se hace desgraciado (cf Si 1, 22). “La dignidad del hombre requiere, en efecto, que actúe según una elección consciente y libre, es decir, movido e inducido personalmente desde dentro y no bajo la presión de un ciego impulso interior o de la mera coacción externa. El hombre logra esta dignidad cuando, liberándose de toda esclavitud de las pasiones, persigue su fin en la libre elección del bien y se procura con eficacia y habilidad los medios adecuados” (GS 17). Nota al margen: Aun cuando no lo dicen, esto aplica para las mujeres.

2344 La castidad representa una tarea eminentemente personal; implica también un esfuerzo cultural, pues “el desarrollo de la persona humana y el crecimiento de la sociedad misma están mutuamente condicionados” (GS 25). La castidad supone el respeto de los derechos de la persona, en particular, el de recibir una información y una educación que respeten las dimensiones morales y espirituales de la vida humana.

Todo este preámbulo es para:

2347 La virtud de la castidad se desarrolla en la amistad. Indica al discípulo cómo seguir e imitar al que nos eligió como sus amigos (cf Jn 15, 15), a quien se dio totalmente a nosotros y nos hace participar de su condición divina. La castidad es promesa de inmortalidad.

La castidad se expresa especialmente en la amistad con el prójimo. Desarrollada entre personas del mismo sexo o de sexos distintos, la amistad representa un gran bien para todos. Conduce a la comunión espiritual.

Las ofensas a la castidad:

2351 La lujuria es un deseo o un goce desordenados del placer venéreo. El placer sexual es moralmente desordenado cuando es buscado por sí mismo, separado de las finalidades de procreación y de unión.

2352 Por masturbación se ha de entender la excitación voluntaria de los órganos genitales a fin de obtener un placer venéreo. “Tanto el Magisterio de la Iglesia, de acuerdo con una tradición constante, como el sentido moral de los fieles, han afirmado sin ninguna duda que la masturbación es un acto intrínseca y gravemente desordenado”. “El uso deliberado de la facultad sexual fuera de las relaciones conyugales normales contradice a su finalidad, sea cual fuere el motivo que lo determine”. Así, el goce sexual es buscado aquí al margen de “la relación sexual requerida por el orden moral; aquella relación que realiza el sentido íntegro de la mutua entrega y de la procreación humana en el contexto de un amor verdadero” (Congregación para la Doctrina de la Fe, Decl. Persona humana, 9).

Y así la iglesia católica en su Catecismo llega a:

Castidad y homosexualidad

2357 La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves (cf Gn 19, 1-29; Rm 1, 24-27; 1 Co 6, 10; 1 Tm 1, 10), la Tradición ha declarado siempre que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados” (Congregación para la Doctrina de la Fe, Decl. Persona humana, 8). Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso. Nota al margen: Que quede claro que maricas, areperas, homosexuales, lesbianas, gay son depravados son intrínsecamente desordenados.

2358 Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas. Esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición.

2359 Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.

Mejor dicho, resumiendo: se puede ser marica, pero no ejercer. En otras palabras, se debe permanecer casto para la mayor gloria de Dios y para la mortificación humana, porque ser marica es “intrínsecamente desordenado”.

¿Al fin dónde estamos?

Por supuesto, el desorden de mide diferente si ocurre dentro o fuera de la iglesia. Un pequeño recuento: en marzo de 2015, Francisco anunció la destitución de un sacerdote polaco después de ‘salir del closet’. Tres años después, en el libro de entrevistas «La Fuerza de la Vocación”, del misionero español Fernando Prado, dijo que las personas con «estas inclinaciones» no deben ser admitidas en órdenes religiosas y seminarios». Ese mismo año dijo que cuando la homosexualidad se manifiesta desde la infancia, «hay muchas cosas que se pueden hacer desde la psiquiatría”. En 2020, en una entrevista para La Sexta TV, de España, matizando: «Cuando la persona es muy pequeña y muestra síntomas raros, puede ir a un psicólogo para que vea a qué se debe eso”.

Un gran salto en otra dirección ha sido noticia en estos días, en «Francesco”, dirigido por Evgeny Afineevsky, documental que se estrenó este 21.10.2020, en el Festival de Roma, afirmó: «Los homosexuales tienen derecho a estar en una familia. Son hijos de Dios y tienen derecho a una familia. Lo que tenemos que hacer es crear una ley de uniones civiles. Así están cubiertos legalmente. Yo apoyé eso”.

Como dice el dicho popular, el papa entre “dos males se decanta por el menos peor”: cuando era arzobispo de Buenos Aires se opuso a legalizar los matrimonios homosexuales, pero estuvo a favor de una ley que regulara las uniones civiles.

No me refiero aquí a la pederastia, no porque no me interese sino porque ese es un tema de vulneración de derechos humanos, que es necesario tratar por aparte. Tema en el que igualmente ha sido contradictorio: ante las denuncias de abusos realizadas en Chile, enfadado exigió pruebas, después, una vez más, pidió perdón, recibió a las víctimas en Roma e hizo dimitir a los obispos chilenos que cometieron u ocultaron esos abusos.

Mientras la base de la doctrina siga siendo el Catecismo católico y no haya cambios en éste, en la práctica no hay ninguna puerta abierta, solo se entreabrió por unos segundos y los sectores LGTBI católicos se dejaron encandilar, por un momentáneo rayito, pensando que han visto el sol. La oscuridad sigue igual, y mientras, entre tinieblas, la vulneración es la contante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*