Proyecciones demográficas

0
Panorámica de barrios de la localidad Ciudad Bolívar en Bogotá.

Iván Posada Pedraza

De acuerdo a estadísticas del DANE y Planeación Distrital (año 2015), hoy día Bogotá redondea los 8 millones de habitantes y su población crece cada año en 100.000 habitantes. Eso quiere decir que para el 2020 la capital tendrá una población de 8’300.000 habitantes. Con esa tasa de crecimiento, a la mitad del siglo se llegará a una población de 11’000.000 millones de habitantes.

La tendencia es que el ritmo de crecimiento (o tasa de crecimiento), que en la actualidad es de 1,6 por ciento comience a disminuir a menos de 1 por ciento a partir del año 2060. La explicación es que para mediados de siglo se inicie la etapa de transición demográfica, lo que quiere decir que van a nacer menos bebés y van a morir menos personas. Pero para que se de esta tendencia es necesario la implementación de las políticas públicas en salud, educación, adulto mayor, etc. en cuanto a cobertura en estos temas, o sea, las políticas que implementen las autoridades nacionales, distritales y locales.

Suba, por ejemplo es la localidad con mayor población con 1’280.000 habitantes, lo que representa el 16 por ciento del total de Bogotá y presenta una tasa de crecimiento de 3,2 por ciento. Esto debido en parte a que Suba fue durante varios años la localidad mayor receptora de población desplazada en el marco del conflicto. Junto con Usaquén son las localidades que tienen todos los estratos sociales, donde se mezcla la pobreza, carencia de servicios públicos con residencias lujosas, familias de altos ingresos, etc.

Localidades jóvenes y veteranas

En localidades como Teusaquillo, Chapinero y La Candelaria por ejemplo, la población de personas mayores de 65 años llega al diez por ciento, y con la población menor de 15 años ocurre otro tanto. Por eso se les denomina “localidades envejecidas”, sin que eso tenga sentido peyorativo. La tasa de crecimiento en estas localidades está por debajo de 1,6 por ciento. De acuerdo a las proyecciones, estas localidades van a perder cerca de mil habitantes cada una.

Teusaquillo por ejemplo, presenta la población de mayor envejecimiento, donde se estima que por cada mayor de 60 años hay un menor de 4 años.

En contraste, localidades como Bosa, Ciudad Bolívar y Usme, se consideran “localidades jóvenes” por cuanto cerca del 26 por ciento de sus habitantes son niños y las personas mayores representan tan sólo el 5 por ciento. En Usme, que se considera la localidad más joven, por cada dos menores de cuatro años, hay una persona adulta.

Por ingresos, Teusaquillo y Chapinero presentan alta concentración de personas con altos recursos, lo que se traduce en mejor acceso a educación y salud, mayor presencia de la mujer en el mercado laboral, lo que a su vez explica la baja natalidad y mortalidad. Se estima que en esta localidad vive un menor de 4 años por cada adulto mayor de 60 años. La proyección indica que en 2020 Suba tenga una población de 1’380.000 habitantes y por edades, la mayoría estará entre los 30 y 45 años. Para el resto de la ciudad los cálculos son similares.

Las anteriores reflexiones llaman a unas preguntas obvias: ¿dónde y cuantos jardines infantiles, parques, colegios, universidades, hospitales, albergues geriátricos, construir, etc.? Antes que resolver estas cuestiones, lo más importante es el tema de las políticas públicas en estos temas. Además falta por resolver la problemática actual en cuestión de trabajo digno para la juventud, el grave problema de los habitantes de calle, el de la población adulta sin protección social, etc.

Vivienda y familia

Las estadísticas del DANE y Planeación Distrital muestran que desde 2014 los hogares de la capital están compuestos por 3,2 personas, en 2011 era de 3,4 personas por hogar y dentro de tres años se reducirá aún más a tres miembros por familia. Las “localidades viejas” de Bogotá ya están por debajo de esta proporción. Chapinero por ejemplo, está en un promedio de 2,1 personas por hogar.

Se estima que existe un déficit en Bogotá y sus 16 municipios vecinos de la Sabana de cerca de 118.000 viviendas. De mantenerse ese déficit para la próxima década harán falta 400.000 nuevas viviendas.

Natalidad y mortalidad

Para 2020 se espera que se produzcan 800 nacimientos menos. Hoy día nacen 15.800 bebés por año, en la siguiente década disminuirá a 15.000. Lo anterior se explica por el ingreso masivo de la mujer en el mundo laboral y educativo. Además, porque ya se modificó la tendencia en los hogares de los sectores rurales a procrear hijos para integrarlos como “mano de obra gratis” en las labores domésticas y campesinas.

Las políticas públicas, sobre todo en materia socioeconómica, del actual alcalde Enrique Peñalosa van en contravía de las necesidades de la comunidad de Bogotá y sus localidades. Esta administración tiene enfocado sus recursos económicos hacia el proyecto Transmilenio que no es la solución para el transporte masivo para 8 millones de habitantes y a intervenir la reserva Van der Hammen, área de reserva forestal de Bogotá y de la región.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*