Profes pasan Gobierno al tablero

0
96
Profesores marchan con escudos de cartón como símbolo de rechazo a la violencia que han recibido de la Policía.

Los docentes han sido enfáticos en expresar que la pelea no es principalmente por salarios sino por mejorar las condiciones de la educación de los colombianos. El Gobierno no da respuestas satisfactorias. La agresión de la Policía produjo la radicalización de la protesta

Juan Carlos Hurtado Fonseca

El asesinato de tres educadores en diferentes regiones del país en los últimos días y la agresión del Esmad a los docentes que protestaban la semana pasada en Bogotá, hacen parte de la crisis por la que pasa el conflicto que involucra a más de 320 mil profesores por un lado y al Gobierno nacional, por el otro.

El cese de actividades –uno de los más largos de la historia del magisterio nacional-, tocó fondo cuando las partes sentadas a la mesa no llegaron a acuerdos, el presidente Juan Manuel Santos expresó que no había dinero para cumplir las peticiones y la Federación de Trabajadores de la Educación, Fecode, aseguró que radicalizarían la protesta con bloqueos de vías y ayudando en la realización de un paro cívico nacional.

Sólo un acuerdo

Por otra parte, la mesa de negociación con el resto de trabajadores estatales tuvo avances, pero se encuentra muy los de una solución definitiva que permita el retorno a la normalidad de varias instituciones y soluciones a los problemas laborales y de funcionamiento de las mismas.

El negociador de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, en esta, Alberto Vanegas, explicó el avance que hubo y el estado de las conversaciones: “Se miró el tema de incremento salarial de 2017 y 2018, acordamos dos días de prorroga y se solicitó siete días más para discutir todos los capítulos, metas de educación, de salud, de justicia, todos esos temas siguen en discusión. Estos días se sigue tratando el pliego nacional estatal y mantenemos orientación de paro estatal y paro del magisterio, rodear a Fecode, el paro sigue.

“En el salario se acordó un reajuste de IPC más un punto para los dos años, lo mismo que se había pactado en el acuerdo del 2015 es 5,75 más un punto: 6 75. En el resto de temas no hay acuerdos; plantas, carreras administrativas, garantías sindicales, bienestar social, convenios, sectores de salud, justicia, educación, universidades públicas, medio ambiente, todo esto se trabajará hasta el 16 de junio”.

A su vez, los profesores tomaron nuevamente a Bogotá el pasado 6 de junio, y la contundencia de la movilización mostró la unidad del magisterio que respaldó a los negociadores, y el apoyo de miles de padres de familia y estudiantes. El mismo día, en alocución televisiva el Presidente de la República dijo que la Fuerza Pública estaba para garantizar el derecho a la protesta, pidió el levantamiento del paro, dijo haber sido muy generoso con los maestros y dijo que nunca antes se le había invertido tanto en infraestructura para educación.

Fecode pide un cara a cara

En la tarima de la plaza de Bolívar de la capital del país, Carlos Rivas, el 6 de junio, en su discurso le solicitó al Presidente de la República una audiencia con el ejecutivo de Fecode para recordarle el compromiso que hizo con ellos. “Si en este Gobierno no hay atención para el Sistema General de Participaciones esa política de la defensa de los recursos como el agua potable, la defensa de la salud y educación, lo pondremos en el paro cívico nacional”.

Se comprometió en agotar todas las vías para conseguir un acuerdo con dignidad que satisfaga el derecho a la educación de la niñez: “…en el marco de un posconflicto donde los maestros somos importantes para la reconstrucción del tejido social y la construcción de la democracia y la libertad, todo en medio de la resistencia al Gobierno neoliberal”, dijo el presidente de la Federación.

Invitó a los maestros a la toma de vías, a la confrontación del régimen neoliberal, a “no levantar el paro sino un puño de rebeldía. El presidente Santos leyó un mensaje en medios de comunicación para los empresarios y las multinacionales, pretendiendo decirnos a un millón y medio de trabajadores que un 1% es significativo para mejorar las condiciones laborales…”, anotó Carlos Rivas.

Satíricamente criticó los intentos del Ejecutivo de amilanar a los docentes: “La Ministra cree que diciendo que nos va a hacer los descuentos nos vamos a ir a trabajar. Ese punto de reponerles a los niños y a las niñas los contenidos programáticos siempre ha sido una responsabilidad ética de los maestros de Colombia”, anotó el líder sindical.

Se despidió invitando a los docentes a ir a sus regiones a fortalecer la movilización para seguir defendiendo la educación como derecho público y mostró toda la voluntad para seguir sentados a la mesa presentando propuestas para la obtención de recursos: “Pero al Gobierno le tiembla la mano porque prefieren ayudar a los hampones de cuello blanco que se roban la plata de los colombianos. Buscamos un acuerdo que mejore el Sistema General de Participaciones, por un derecho a educación digna con todos los recursos necesarios. Es mejor levantarnos sin acuerdo que levantarnos del paro de rodillas porque no lo vamos a hacer…”, remató su alocución.

Ayuda a la OIT

Ante los incumplimientos, las dilaciones del Gobierno en las negociaciones y la represión o la manera como da tratamientos a los conflictos, el 12 de junio la CUT solicitó a la Organización Internacional del Trabajo, OIT, su intervención.

En uno de sus apartes de la petición la CUT explica: “En el sector público pese a que existen dos acuerdos nacionales producto de la negociación, estos no se han cumplido a cabalidad y actualmente, luego más de tres meses de negociación y de amplias movilizaciones, no se ha logrado aun un acuerdo definitivo.

“En el propio Ministerio del Trabajo, los funcionarios se encuentran en paro desde el 9 de mayo por la imposibilidad de negociación colectiva con sus representantes y con el agravante de que ello implica, además de la suspensión total durante estos días de la inspección laboral en Colombia.

“En el sector industrial y extractivo, especialmente con empresas multinacionales como empleadoras, se han tomado represalias contra el ejercicio del derecho de huelga, procediendo a despidos masivos a quienes hayan participado de esta, como actualmente está ocurriendo en la empresa Cerromatoso, con más de 16 trabajadores despedidos al día de hoy”.

Por su parte, el Comando Nacional Unitario, CNU, en reunión el mismo día, programó marchas de antorchas, cacerolazos, acompañamiento al paro del magisterio y una plenaria de organizaciones sociales, sindicales y políticas para avanzar en la preparación del paro cívico nacional, a realizarse en Bogotá el 20 de junio.

Al cierre de esta edición, las partes estaban distantes, el Gobierno no ofrecía soluciones a las problemáticas y se realizaban más manifestaciones donde los sindicatos indicaban tener “el espíritu entero, completo y dispuesto a seguir peleando”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*