El proceso de circulación del capital

0

Los temas centrales del tomo II de El Capital

Alberto Maldonado Copello

El tomo II de El Capital, quizá el menos conocido y estudiado de los tres tomos, contiene aspectos básicos para la comprensión de la estructura y funcionamiento del capitalismo. En el tomo I Marx se concentró principalmente en el estudio del proceso inmediato de producción de mercancías donde mostró las características y tendencias fundamentales del modo de producción capitalista: la plusvalía como relación básica de explotación de los trabajadores, las formas de producción de la plusvalía absoluta, fundamentada en la extensión de la jornada de trabajo, y la plusvalía relativa que consiste en el desarrollo de la productividad mediante el mejoramiento de la tecnología y la organización productiva; la transformación del valor de la fuerza de trabajo en salario; la tendencia general de la acumulación capitalista que se expresa en la creación de un ejército industrial de reserva permanente, el incremento del capital constante, y la concentración y centralización del capital. Finalmente, Marx muestra el proceso de acumulación originaria de capital que es básicamente la disociación de los productores directos de sus medios de producción.

Pero el sistema capitalista es la unidad de la producción y la circulación. La producción de mercancías y de plusvalor debe realizarse en el mercado, si no se vende, no se cumple el propósito del sistema capitalista, la realización de plusvalía. El proceso económico de conjunto comprende por tanto todas las actividades de producción, pero también las de circulación, que permiten que las mercancías elaboradas se intercambien y lleguen a su destino final, ya sea este el consumo individual de los trabajadores y capitalistas o el consumo productivo.

El capital es un proceso en movimiento continuo, en el cual el valor pasa por diferentes fases donde adopta formas diferentes. Marx habla de tres ciclos: el ciclo del capital dinero, el ciclo del capital productivo y el ciclo del capital mercancías. El ciclo del capital dinero comienza con un desembolso de dinero para comprar fuerza de trabajo y medios de producción, con lo cual el capital dinero se convierte en capital productivo. En el proceso productivo se combinan estos factores de producción y el resultado son las mercancías: el valor adopta ahora la forma de un capital mercancías que debe ser vendido para transformarse en dinero, es decir, para retornar a su forma original, incrementado con la plusvalía.

El ciclo del capital productivo comienza con la producción y se cierra cuando con el dinero obtenido por la venta de las mercancías el dinero sirve nuevamente para comprar fuerza de trabajo y medios de producción: se trata aquí de la renovación constante de la producción. Todo capital debe seguir constantemente estos ciclos y por tanto se encuentra en todo momento distribuido entre los tres tipos de capital: capital dinero, capital productivo y capital mercancías. El entrelazamiento de todos los capitales forma la circulación global de la sociedad.

La rotación del capital

En el análisis de estos ciclos del capital encuentra Marx: a) La necesidad de distribuir el capital en sus diferentes fases lo cual afecta la magnitud de la plusvalía y de la acumulación; b) La generación de fondos de reserva en distintas partes, por ejemplo, plusvalía que todavía no puede reinvertirse o capital fijo recuperado en forma de dinero que todavía no se puede reponer materialmente. Los obstáculos que se presenten en cualquier punto del ciclo son posibles fuentes de crisis en el funcionamiento del sistema.

Con respecto al primer punto, muestra Marx que no todo el capital se puede destinar a la fase de producción inmediata, dado que son necesarias diversas actividades como la compra y la venta (el comercio), la contabilidad, el almacenamiento, el transporte, la tesorería, los pagos, etc., que no son productoras de valores de uso, pero necesarias e indispensables para su realización. En la medida en que estos gastos aumenten se disminuye la producción de plusvalía y la rentabilidad el capital.

En la segunda sección Marx examina otro factor que afecta la generación de plusvalía y las tasas de explotación y de ganancia entre capitales: la rotación del capital. Un capital puede recuperarse en tres meses, en seis meses, en un año o en un tiempo mayor: entre más rápido logre el capitalista recuperar el capital invertido más plusvalía obtendrá. La rotación del capital se ve afectada por diversos factores, siendo uno de los más importantes, la distribución entre capital fijo y capital circulante.

El capital fijo está conformado por los medios de producción que se usan en el proceso productivo pero que sirven en un período largo y no se transfieren completamente al producto: por ejemplo, una máquina que funciona durante 20 años. El capital circulante está conformado por las materias primas y la fuerza de trabajo, que se invierten y recuperan en períodos más cortos de producción. Adicionalmente, hay otros factores como la duración de los procesos naturales de trabajo (la agricultura, la producción de vino, etc.) y el tiempo de circulación que depende, entre otras cosas, de los medios de transporte. El capital intenta por todos los medios aumentar la rotación de su capital, disminuyendo los tiempos de circulación y de producción.

Valores de uso concreto

En la tercera sección Marx pasa del análisis individual al análisis de conjunto. Hasta el momento no se han examinado las interrelaciones entre la producción y el consumo, asumiendo que el capitalista individual vende sus mercancías y encuentra los medios de producción en el mercado. Pero desde la perspectiva social ahora se requiere que esto se realice en valores de uso concretos y con cierta proporcionalidad, entre medios de producción y medios de consumo. Por ejemplo, los capitalistas productores de medios de consumo deben producir mercancías suficientes para satisfacer la demanda que proviene tanto de capitalistas y trabajadores asalariados de todos los sectores de la economía, y los capitalistas productores de medios de producción deben elaborar las mercancías que requieren todos los productores.

Si no se cumplen estas proporcionalidades se pueden presentar también desequilibrios y crisis en la economía. Marx examina en esta sección la estructura y movimiento del capital global dividiéndolo en dos grandes sectores: el sector productor de medios de producción y el sector productor de bienes de consumo, y establece las condiciones de proporcionalidad mediante lo que denomina los esquemas de la reproducción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*