Primer aniversario de Marcha Patriótica: Hacia la segunda y definitiva independencia

0
Las aspiraciones de Marcha Patriótica pasan por alcanzar el poder y transformar el país.

Un año marchando por la paz con justicia social, ganando en la batalla de ideas

Las aspiraciones de Marcha Patriótica pasan por alcanzar el poder y transformar el país.
Las aspiraciones de Marcha Patriótica pasan por alcanzar el poder y transformar el país.

Hernán Camacho

Crece la audiencia. Puede ser la frase que mejor permite dar cuenta de lo que ha pasado con el movimiento político y social Marcha Patriótica desde su nacimiento formal hasta estos días, cuando cumple su primer aniversario. Un cimbronazo que sacudió todo.

El 23 de abril de 2012 surgió en el escenario Marcha. Ese hecho causó revuelo, crispación y esperanza, cuando cien mil campesinos venidos de los más recónditos lugares del país se tomaron la ciudad capital, con ponchos, sombreros y banderas en mano notificándole al país que juntaron sus rebeldías con las rebeldías de los jóvenes, de las mujeres, de los comunistas y no comunistas, de los demócratas e intelectuales y de las gentes del común.

Entre marchas

“Fue así, entre paros y marchas, al calor de la protesta popular, como surgieron decenas de organizaciones, del más variado tipo y en los más sorprendentes rincones, que se unieron al vasto movimiento social preexistente para poner a germinar la Marcha Patriótica”, decía hace poco Andrés Gil, uno de los cuatro voceros del movimiento, evocando justamente su natalicio.

Dos mil organizaciones sociales y populares le dieron el punto de partida a la plataforma política que hoy proclaman como su pensamiento. La diversidad de sus luchas encontró un lugar común: la solución política al conflicto y la construcción de un nuevo país, incluyente y democrático. Esa tarea fue asumida en cada una de las regiones y el paso siguiente fue la construcción de Marcha Patriótica, en cada región.

La misión fue cumplida si se tiene en cuenta que son ya 24 consejos patrióticos departamentales, máximas autoridades políticas y organizativas del movimiento en las regiones. Cada uno de ellos contó en su instalación contó con una nutrida participación de líderes sociales y cada capital de departamento se movilizó ratificando su origen popular. Así quedaron instalados en el pasado mes de julio consejos a todo lo ancho de Colombia.

Sujetos políticos

La política nacional y local cuenta con un nuevo sujeto político. Marcha habla sobre la paz, la economía, la crisis de la salud, la educación pública, los paros regionales y nacionales, la situación de los trabajadores y desempleados, y la pobreza, temas en los que sus voceros y figuras representativas tienen toda la autoridad política para dar sus opiniones.

La paz con justicia social es el epicentro de Marcha. Las Constituyentes por la Paz son el pulso político de Marcha con las que se pretende aterrizar la paz en las gentes del común con la solución real de sus cotidianos problemas, todos atados a la solución política al conflicto y la construcción de unas nuevas realidades sociales. El ejercicio constituyente está recorriendo el país y se aspira a cumplir al menos una constituyente en cada departamento y la gran Asamblea Nacional Constituyente que será el plebiscito popular por la paz con justicia social y un nuevo respaldo al proceso en La Habana.

Ser gobierno y poder

Y es que las aspiraciones de la Marcha Patriótica no solamente pasan por generar opinión. Sus voceros le apuntan a ser poder en el país y transformar desde allí las inconformidades sociales que llevan al país a lugares deshonrosos de pobreza y desigualdad. “Tenemos el país en la cabeza”, dicen sus voceros.

Marcha agrupa 14 sectores sociales, entre ellos, los jóvenes. Al menos nueve mil jóvenes colombianos marcharon el pasado agosto al denominado Cabildo Juvenil donde reflexionaron sobre el país y la problemática juvenil. Los jóvenes le apuntaron a las constituyentes juveniles por la paz y la defensa de sus derechos, principalmente la movilización por la educación pública y para todos. Las mujeres y los afrodescendientes también tienen su lugar en Marcha. Las luchas por la defensa del territorio contra la megaminería y la defensa de los páramos productores de agua hacen parte de la agenda política que echa a andar Marcha.

A Marcha le temen

¿Pero quién le teme a la Marcha? Es evidente que el surgimiento de Marcha Patriótica, su naturaleza y accionar político en regiones más excluidas preocupa a grupos políticos tradicionales en el país. El ataque de estos sectores marcadamente antidemocráticos ha hecho que se eleve sobre el nombre de Marcha un manto de duda sobre su origen y carácter político.

Y no es para menos, el temor tendría fundamentos si se recuerda que las movilizaciones del 23 de abril del pasado año y las del reciente 9 de abril en donde un millón de personas se lanzaron a la calle fueron iniciativa de Marcha Patriótica. Eso preocupa a sectores radicales de la política y el militarismo que ven en las movilizaciones un enemigo del statu quo. “El país ya no acepta las prácticas políticas excluyentes de siempre, así que deben garantizarse plenas garantías para nuestro desempeño, haciendo caso omiso al discurso estigmatizante y satanizador con el que nos han recibido ciertos sectores”, dice Gil.

El frenético militarismo ha hecho que en lo corrido de un año sean asesinadas ocho personas del movimiento, desaparecidas tres y una cifra incuantificable de perseguidas, además de las constantes amenazas que reciben los miembros de dirección como muestra de la ausencia de garantías en esta democracia. La detención ilegal de Andrés Gil y su negativa a autorizarle salir del país a una invitación hecha por sindicatos de Europa son otros de los antecedentes que acompañan el primer año del movimiento.

Respaldo mundial

Aun cuando la persecución de sectores de derecha no se detiene, la solidaridad mundial por Marcha se acrecienta. David Flórez, vocero del movimiento, visitó el Viejo Continente y constató cómo los movimientos sociales y populares, más los sindicatos y los partidos políticos de izquierda están atentos a lo que puede pasar con Marcha. Flórez a su llegada al Norte de Irlanda reportó visitas con representantes de la Iglesia católica, la Iglesia protestante, los partidos unionistas, los partidos republicanos y diversas organizaciones partícipes y actores fundamentales en el Acuerdo de Viernes Santo de 1998.

No obstante no es el único apoyo, el del Viejo Continente, el que recibe Marcha. El Foro de Sao Paulo, acogió la petición formal del Partido Comunista Colombiano (PCC) de entregarle la membresía como participante pleno del Foro a Marcha. Ahora ya son tres los interlocutores de la izquierda colombiana ante el continente.

Lo que viene para Marcha Patriótica es continuar las luchas sociales y populares emprendidas. La movilización por la paz y la construcción de un nuevo país son el camino de los marchantes confundidos entre miles de rostros que representan la nueva Colombia.