Por los derechos campesinos

0
Clara López Obregón, presidenta del PDA, y dirigentes sociales acompañaron la radicación del Proyecto de Ley. Foto Polo Democrático.

El senador Alberto Castilla radicó un proyecto de acto legislativo “por medio del cual se reconoce al campesinado como sujeto de derechos, se reconoce el derecho a la tierra y a la territorialidad campesina, y se adoptan disposiciones sobre la consulta popular”.

Juan Sebastián Barragán – Agencia Prensa Rural

El martes de 5 de abril, el senador Alberto Castilla radicó ante la Secretaría del Senado un Proyecto de Acto Legislativo que pretende un reconocimiento político al campesinado.

El Proyecto “por medio del cual se reconoce al campesinado como sujeto de derechos, se reconoce el derecho a la tierra y a la territorialidad campesina, y se adoptan disposiciones sobre la consulta popular” busca lograr el reconocimiento del campesinado como actor social de la realidad colombiana.

Superar la vulnerabilidad del campesinado

En el 2013 el país fue testigo de la fortaleza del movimiento campesino. A lo largo y ancho del territorio se desarrollaron importantes protestas que llevaron a que el Gobierno tuviera que sentarse a discutir con los líderes de las movilizaciones una vía para conjurar las graves problemáticas que vivían los pobladores del campo.

Desde entonces la opinión pública ha puesto más interés en las difíciles situaciones que afrontan los campesinos en sus territorios. La concentración de la tierra, la creciente pobreza y el desarrollo de megaproyectos son algunas de las problemáticas a las que hoy el campesinado hace frente.

Respondiendo a la vulnerable situación jurídica y política en que se encuentra el campesinado, este proyecto se propone objetivos como la inclusión de las palabras “campesino” y “campesina” en la Constitución política, el reconocimiento al derecho a la tierra, la construcción social del territorio por parte de comunidades campesinas, el derecho a las semillas, garantizar la equidad de género en la distribución de recursos, la adaptación de los derechos sociales a las particularidades del campesinado, y la obligatoriedad de la consulta popular en caso de que haya afectación de territorios campesinos.

Esta última propuesta es trascendental a la hora de la discusión del modelo de desarrollo que se quiere para el país, pues pone sobre la mesa el hecho de que los proyectos agroindustriales, megaproyectos de infraestructura y minero-energéticos vulneran los territorios, pero también la cultura y los modos de vida de los campesinos.

Respaldo de las organizaciones sociales

La radicación del proyecto estuvo acompañada por varios dirigentes sociales y políticos, así como por un grupo de senadores de la República.

Un grupo de campesinos se hizo presente con un mercado dentro de las instalaciones del Congreso, como respaldo a una propuesta amenazada por el actual gobierno de Bogotá. El senador Castilla recibió con gusto este respaldo que a su vez sirvió para denunciar la situación.

Algunas organizaciones y líderes campesinos, en diálogo con Prensa Rural, sugirieron que faltó más participación de otras organizaciones y sectores sociales, pero anotaron que es una iniciativa positiva en la dirección de proteger los derechos de los campesinos y sus territorios.