Un plan orquestado por la extrema derecha

0
Timo en campaña

Las acciones violentas contra la campaña de Rodrigo Londoño, no son hechos aislados

Hernán Camacho
@camachohernan 

La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC, decidió suspender la campaña presidencial en cabeza de Timoleón Jiménez, hasta tanto no existan las garantías adecuadas para evitar el plan de persecución y sabotaje, orquestado desde la extrema derecha. Los hechos ocurridos en los departamentos de Valle del Cauca, Quindío y Huila, en donde resultaron agredidos los acompañantes del máximo dirigente del partido de la Rosa, son de preocupación para el Consejo Político de esa organización y por ello tomaron la decisión de no seguir adelante con la campaña en actos públicos.

La Fuerza del Común hizo un llamado a los otros sectores políticos para firmar un pacto de reglas claras y dejar a un lado el juego sucio en este periodo electoral. Y es que se conocieron por distintos medios de comunicación las conversaciones de figuras representativas del Centro Democrático en las que instan a sus seguidores a perseguir en sus actos de ejercicio político a los ex jefes guerrilleros.

Los hechos

“Los sucesivos ataques realizados contra la campaña electoral de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC, en los departamentos del Quindío, Caquetá y Valle del Cauca, que ya cobran los primeros heridos y contusos, entre ellos dos menores, además de daños materiales a vehículos y a una sede sindical, ponen de manifiesto la existencia de un plan coordinado, dirigido a impedir la participación política de un partido legalmente constituido, luego del acuerdo de paz que puso fin a un conflicto armado de más de medio siglo y que se originó, precisamente, en la intolerancia y la exclusión política, mezclada con la violencia partidista”, señaló en rueda de prensa Pablo Catatumbo, del Consejo Político de FARC.

La regla básica de la democracia es el actuar en igualdad de condiciones. El partido político FARC aclaró que no está en contra de la protesta pero sí en contra de las agresiones físicas que se desprenden de ellas. Y rechaza que se quiera hacer ver dicha protesta como espontánea, cuando existen las pruebas sobre la mesa de cómo se organiza un plan en contra de la acción política de esa colectividad.

Pero el asunto ya pasó a mayores. Dos heridos menores de edad, una sede sindical destruida y daños materiales a bienes públicos, son el resultado de la última incursión de fuerzas uribistas en las campañas de la FARC, el pasado 7 de febrero en Yumbo, Valle. A este hecho se le suman las agresiones recibidas por una militante de la FARC en la localidad de Ciudad Bolívar en Bogotá.

“A lo anterior se agrega que el día 6 de febrero del año en curso en la vereda Puerto Guamo, del municipio de Montecristo, en el departamento de Bolívar, a las 11 de la noche, fue asesinado Kevin Andrés Lugo Jaramillo, quien era conocido como, Julián Morales, integrante de la FARC; al parecer por guerrilleros del Frente Guillermo Ariza del Ejército de Liberación Nacional, ELN”, indica el Consejo Político de la FARC.

Agreden a Aída

Lo mismo sucedió en la ciudad de Medellín, esta vez contra la dirigente de la Unión Patriótica, Aída Avella. En ese incidente se identificó al agresor, el abogado Jaime Restrepo, conocido uribista y acusado de pertenecer a las autodefensas de Colombia, hoy candidato por Opción Ciudadana a la Cámara, quien instigó a sus copartidarios para intentar violentar a la presidenta de la colectividad amarilla. Con palabras subidas de tono le gritaban a Aída que la querían ver muerta. Claramente se cometió un delito de apología al genocidio y servirá el hecho como argumentación en la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso del Estado colombiano contra el partido político Unión Patriótica.

El Gobierno nacional llamó a la mesura y a sacar la violencia de la política. La Procuraduría General de la Nación expresó su rechazo a las agresiones de las que fue víctima la candidata al senado por la lista de la decencia Aída Avella. “La Procuraduría repudia infames ataques contra Aída Avella. Urge detener ataques contra líderes de izquierda o derecha. Que las ideas y no el odio guíen el debate electoral. Partidos y candidatos presidenciales deben llamar al orden a sus militantes.”

El expresidente Ernesto Samper también se pronunció ante los acontecimientos: “la decisión de algunos sectores políticos de sabotear la legítima acción política de los dirigentes de la FARC, para obtener el favor electoral de los colombianos, es un acto de grave irresponsabilidad. En el fondo están haciendo una invitación a la agresión física. Por estas razones considero que el gobierno nacional debe convocar al Comité Nacional de Garantías para examinar esta situación y provocar un rechazo a la intranquilidad de la campaña electoral”, sentenció Samper.

La extrema derecha se apropia de la expresión: el país rechaza a la FARC. Y no es cierto, indicó Carlos Antonio Lozada, quien señaló que son claras las evidencias de que son líderes políticos regionales de extrema derecha los que están organizando las agresiones. “son grupos de provocadores profesionales”, destacó Lozada.

La FARC hará una petición a la comunidad internacional y a los países garantes del proceso de paz para apoyar el cumplimiento de la reincorporación política de quienes hasta hace poco estábamos alzados en armas, por causa de la intolerancia y la exclusión que ha caracterizado el sistema político colombiano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*