Personalidades piden liberar a 71 presos políticos colombianos

0

Se trata de 71 colombianos encerrados en condiciones de extrema crueldad para sus graves problemas de salud, la mayoría de ellos agravados por la nula o deficiente atención médica que el Estado les brinda.

20150723presos

La Coalición “Larga Vida a Las Mariposas” Por la Libertad de las y los Prisioneros Políticos en Colombia difunde ante la Comunidad Nacional e Internacional la carta humanitaria emitida por reconocidos activistas por la paz, académicos, parlamentarios, juristas y defensores de derechos humanos en Europa, Estados Unidos y Sur América, quienes se han unido para solicitar la libertad inmediata de 71 presos políticos en Colombia que sufren torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes.

Agradecemos este importante gesto de humanidad y solidaridad internacional con las y los prisioneros políticos en Colombia y Pedimos a nuestras/os colegas, amigas y amigos en el mundo difundir masivamente la Carta Humanitaria y sumar mas firmas, manifestando su voluntad de suscripción a los correos coalicion.lvm@gmail.com y/o coalicionlvm.internacional@gmail.com.

La Solidaridad es la Ternura de los Pueblos…

Juntas y Juntos podemos lograr que 71 Mariposas Traspasen Los Muros!

Carta humanitaria por la libertad de 71 presos políticos colombianos

Julio de 2015

Juan Manuel Santos
Presidente de Colombia

Emilio Álvarez Icaza Longoria
Secretario Ejecutivo de la
Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Ban Ki-Moon
Secretario General de las Naciones Unidas

Su Santidad Papa Francisco
Iglesia Católica Apostólica Romana

Olav Fykse Tveit
Secretario General del
Consejo Mundial de Iglesias

De nuestra mayor consideración:

Esta es una petición basada estrictamente en razones humanitarias. Se trata de setenta y un mujeres y hombres colombianos encerrados en condiciones de extrema crueldad para sus graves problemas de salud, la mayoría de ellos agravados por la nula o deficiente atención medica que el Estado les brinda.

Podríamos haber empezado por hablar de los miles y miles de personas que pueblan del peor modo posible las cárceles de Colombia, condiciones tan indignas que la Corte Constitucional Colombiana habló en 1998 de un “estado de cosas inconstitucionales” y de “hacinamiento crítico” (y todo se ha deteriorado tanto, que en abril de este año, los magistrados María Victoria Calle, Mauricio González y Luis Guillermo Guerrero, advirtieron que el actual sistema penitenciario es “indigno, cruel e inhumano”); pero de la situación general carcelaria se ha hablado mucho y hay muchas gestiones en marcha. No diremos una palabra de todos ellos.

También podríamos mencionar la persistente negativa del gobierno colombiano a consentir lo obvio, la existencia de miles de presos por razones políticas; más aún desde que ha reconocido un conflicto histórico por el cual se llevan adelante conversaciones de paz con una de las fuerzas insurgentes y en la que se discuten infinidad de temas entre los que se incluyen los relacionados con las víctimas, las reparaciones y los modos de hacer justicia. Una vez más apoyamos la salida negociada y pacífica del conflicto y nos pronunciamos por un pronto y exitoso final de dichas conversaciones que ansiamos traigan una paz sustentable para el pueblo colombiano, que será la paz para toda América Latina.

El repaso de las condiciones de supervivencia de las setenta y un personas que aquí mencionamos (seguros de que hay otras en iguales o peores condiciones o que la situación de alguna de ellas pudo haber mejorado en estos días) nos exime de cualquier reflexión adicional sobre el tema.

Por ninguna razón ser humano alguno en ningún lugar de la tierra merece sufrir lo que sufren estas personas. En el agravio a lo más elemental de su dignidad humana está agraviada la humanidad toda y en nombre de esa humanidad es que venimos a pedir la urgente libertad de estas personas sin ninguna otra consideración que la defensa de la dignidad humana que no solo es arrasada para los que sufren la situación de tortura permanente que entraña esta situación sino también para quienes se ven llevados a realizar estas acciones deshumanizantes.

Mientras se tramite su libertad, que insistimos es urgente y prioritaria, estamos dispuestos a trasladarnos en el menor tiempo posible a cada uno de los sitios de detención donde estas personas están alojadas para constatar, junto al gobierno colombiano y representantes de las agencias internacionales de preservación de los derechos humanos, las condiciones que más abajo denunciamos en el anexo que acompañamos.

Con el respeto y la consideración que su persona y función ameritan:

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz (Argentina)

Noam Chomsky, Filósofo, Lingüista, Pedagogo, Profesor Emérito del Instituto Tecnológico de Massachusetts y Activista Estadounidense (EUA)

Angela Davis, Filósofa, Pedagoga, Profesora Emérito de la Universidad de California, Activista Afroamericana y contra el Encarcelamiento Masivo (EUA).

Christian Juhl, Parlamentario, Representante de la Comisión de Relaciones Exteriores del Parlamento Danés (Dinamarca)

Marcelo Chalreo, Abogado y Presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Colegio de Abogados del Brasil – Sección Rio de Janeiro (Brasil)

Mark Burton, Abogado Defensor de Derechos Humanos, Gremio Nacional de Abogados -National Lawyers Guild- (EUA)

Sahar Francis, Abogada y Directora de ADDAMEER – Prisoner Support and Human Rights Association/ Apoyo a Prisioneros y Asociación de Derechos Humanos (Palestina)

Jose Erenesto Schulman, Secretario Nacional de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (Argentina)

James Jordan, Activista de Derechos Humanos, Co-coordinador Alianza por la Justicia Global/ Alliance for Global Jusitice (EUA)

Marie Bundgaard Hagensen, Activista de Derechos Humanos, integrante del Grupo “Solidaridad con Colombia” (Dinamarca)

Ivan Pinheiro, Secretario General do PCB – Partido Comunista Brasilero (Brasil)

Bernardo Soares, Unión de Juventudes Comunistas (Brasil)

Benjamin Defise, Responsable del grupo América Latina de Bruselas (Bélgica)

-Anexo de casos:
Listado de presos políticos en condiciones de emergencia extrema cuya libertad es imperiosa (PDF)