Persecución oficial contra la Juventud Comunista

0

Hoy las declaraciones de la Policía Nacional pretenden generar un manto de duda sobre la legitimidad de la lucha social, a fin de justificar el montaje judicial contra nuestros compañeros en Medellín y el accionar criminal contra la JUCO.

juco

La Juventud Comunista Colombiana rechaza de manera categórica los señalamientos del General José Gerardo Acevedo, comandante de la Policía Metropolitana de Medellín, quien irresponsablemente y de manera insinuante atribuye a militantes de nuestra organización la comisión de actos delictivos en la ciudad. Denunciamos el despliegue de un plan de desprestigio y criminalización de las organizaciones que de forma abnegada luchan por la paz de Colombia, entre esas la JUCO.

Justamente un día después del anuncio del acuerdo general de las conversaciones de paz en la Habana, en un acto de satanización, el oficial en representación de la Policía Nacional presenta como un positivo la desarticulación de “un plan terrorista para atentar contra la Policía de Medellín, organizado por organizaciones juveniles, en retaliación por las capturas realizadas el pasado primero de mayo”.

Efectivamente en la fecha mencionada, al concluir la movilización del día internacional de la clase obrera, estudiantes de la Universidad de Antioquia miembros de la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios (ACEU) y militantes de la JUCO fueron detenidos de manera arbitraria e ilegal, mientras se desplazaban a sus casas, quienes al día de hoy permanecen detenidos imputándoseles el delito de terrorismo, sin ningún sustento probatorio que hasta el momento justifique su detención; afectando no solo el derecho al debido proceso, sino también su integridad personal, física, emocional, su seguridad y dignidad humana.

Esta situación, junto al asesinato de Klaus Zapata, los hostigamientos y amenazas a nuestros dirigentes, y el reciente atentado en Cartagena contra la dirigente nacional de la UP, Imelda Daza, hacen parte de un plan sistemático por acallar las voces que defienden la paz como conquista del pueblo colombiano.

Hoy las declaraciones de la Policía Nacional pretenden generar un manto de duda sobre la legitimidad de la lucha social, a fin de justificar el montaje judicial contra nuestros compañeros en Medellín y el accionar criminal contra la JUCO. Llama la atención, que sin ser una autoridad judicial y sin una investigación previa, la Policía Nacional desvirtúa y niega los móviles políticos de los recientes acontecimientos, apelando a la delincuencia común y actos de intolerancia.

La Juventud Comunista Colombiana (JUCO) es una organización abierta y legal, miembros del Partido Comunista Colombiano, integrantes de Marcha Patriótica y la Unión Patriótica. Nuestra organización ha sido víctima de la estigmatización y la guerra sucia. La JUCO está amparada por el programa de protección PCC-UP del Ministerio del Interior y Justicia, a raíz del proceso de solución amistosa por el genocidio contra la UP que actualmente se adelanta en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

Exigimos al Estado colombiano y al Gobierno de Juan Manuel Santos la necesidad de hacer efectivas las garantías que permitan el ejercicio de la oposición política en Colombia. Invitamos a las organizaciones defensoras de derechos humanos e interesadas en la paz de Colombia, a nivel nacional e internacional, a estar vigilantes a la situación de recrudecimiento de la violencia en contra de luchadores y luchadoras sociales, en particular contra la Juventud Comunista Colombiana.

Bogotá, mayo 13 de 2016.

Comité Ejecutivo Central
Juventud Comunista Colombiana