Pat Sheehan preocupado por prisioneros políticos

0

“Instamos al gobierno colombiano a que ponga fin a su política de maltrato a los prisioneros, y que se enfoque en la conclusión exitosa a las negociaciones de paz”, asegura el vocero internacional del partido de la izquierda irlandesa Sinn Féin.

basque_mural_Oct_2013_Pat_Sheehan

Justice for Colombia

El vocero internacional de Sinn Féin, el diputado Pat Sheehan, quien es ex prisionero e hizo huelga de hambre en el Bloque H en 1981, ha solicitado al gobierno colombiano poner fin a la protesta de los prisioneros políticos de las FARC y que avance a la conclusión e implementación de las negociaciones de paz.

En reacción a los informes de Colombia, según los cuales más de 1.000 prisioneros políticos de las FARC están en huelga de hambre para denunciar la falta de atención médica para los prisioneros heridos y enfermos, Sheehan dijo:

“A Sinn Féin le preocupan altamente los reportes sobre el maltrato a los prisioneros políticos en Colombia que llevaron inevitablemente a esta protesta masiva en las cárceles. Esto ocurre en un momento cuando el proceso de paz colombiano se está desarrollando positivamente y esperamos ver una conclusión exitosa en el futuro cercano.

Nuestra experiencia nos enseña que los procesos de paz requieren compromiso, determinación y liderazgo visionario para tratar las cuestiones difíciles que parecen insuperables. También requieren impulsos positivos y gestos que crean confianza por parte de, y hacia todas las partes del conflicto.

En estos procesos la cuestión de los prisioneros políticos, entre otros temas importantes, es fundamental para garantizar confianza entre los protagonistas. En vista de eso, y desde una perspectiva humanitaria, pedimos al gobierno colombiano que haga todo en su poder para poner fin a las circunstancias que crearon la necesidad que los prisioneros inicien esta huelga peligrosa.

Todos los prisioneros tienen derecho a una atención médica adecuada. Negarles un tratamiento humanitario a los combatientes capturados es un abuso de poder y será, con razón, condenado por la comunidad internacional.

Instamos al gobierno colombiano a que ponga fin a su política de maltrato a los prisioneros, y que se enfoque en la conclusión exitosa a las negociaciones de paz, para crear una nueva sociedad en Colombia basada en la justicia, democracia, igualdad y libertad para todos sus ciudadanos”, indicó.