¿Otra vez desplazados? Campesinos del Catatumbo

0
Reunión entre el pueblo barí y la comunidad de Saphadana el 10 febrero en La Cooperativa.

La comunidad indígena Barí decidió expulsar a los campesinos asentados en su territorio ancestral desde hace veinte años, cuando llegaron huyendo del paramilitarismo

Yésica Ibarra – Agencia Prensa Rural

El desplazamiento de campesinos se da de nuevo en Convención (Norte de Santander), esta vez por un mandato del pueblo barí, que a través de un comunicado anunció que el lunes 12 de febrero a las cuatro de la tarde las familias campesinas asentadas en el caserío La Cooperativa, corregimiento Saphadana, debían desalojar. El plazo se cumplió y esta comunidad debió sacar sus enseres y dejar todo lo que habían construido desde hace veinte años en este territorio; esta situación llevó a estas familias a conformar un refugio humanitario en la vereda Caño Tomás, de Teorama.

“Hemos tomado la decisión de que todos los grupos no barí, entre ellos campesinos, organizaciones armadas, organizaciones sociales, asentados en territorio barí reconocido por los estados de Colombia y Venezuela; y todos aquellos que convivían con el pueblo barí hasta sucedidos estos hechos, salgan del territorio”. Este fue el anuncio del pueblo barí.

La Asociación de Autoridades Tradicionales del Pueblo Barí Ñatubaiyibari, a través de un comunicado, explicó la situación que se presentó y que los llevó a tomar dichas decisiones tras declararse en asamblea permanente: “El día 20 de enero de 2018, aproximadamente a las 02:30 pm, mientras el cacique Castú, autoridad de la comunidad de Bokshí, se transportaba río arriba por el Río de Oro, que es la frontera entre Venezuela y Colombia, en canoa junto a otro integrante de la comunidad, recibieron disparos de fusil por parte del ELN resultando dos hermanos barí heridos, siendo el cacique Leonardo Castú el de mayor gravedad”.

Las familias que hace veinte años llegaron huyendo de la violencia paramilitar y que buscaron refugio en el territorio del pueblo barí, quienes permitieron que vivieran allí, crearon el caserío Cooperativa-Saphadana a orilla del Río de Oro; este lugar se convirtió en un punto comercial para las veredas cercanas y del que hoy quedan las casas de tabla y otras de material vacías y los recuerdos de quienes habitaron allí.

Crisis humanitaria

María Carvajal, presidenta de la Junta de Acción Comunal y vocera en la Mesa Consultiva entre las comunidades campesinas, la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat) y el pueblo Barí, explica la situación de los campesinos afectados: “Estamos en refugio humanitario en la vereda Caño Tomás, porque fuimos desalojados de la comunidad, somos 22 familias que vivíamos ahí todos los días y 75 familias que vivíamos del comercio y donde nos buscábamos la comida del comercio informal y ahí sobrevivíamos”.

Además, la presidenta de la JAC de Saphadana le pide al Gobierno que resuelva esta situación: “Entendemos que el pueblo barí pide sus derechos, pero nosotros como campesinos también tenemos derechos, porque nosotros fuimos víctimas del paramilitarismo, llegamos en 1999 a esta región del Parque Natural Catatumbo Barí y ahí hacíamos vida; como presidenta le hemos venido pidiendo al Gobierno que resuelva la situación que vivimos. Hoy en día, estamos acá desplazados y con muchas necesidades porque no hay techo para todos, no hay comida, no hay atención de nada, estamos viviendo de la caridad, de lo que nos han colaborado las otras comunidades”.

Según César Jerez, de la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (Anzorc), quien ha acompañado estos días a las comunidades campesinas, “este desplazamiento hace parte de un conflicto en el territorio entre el pueblo barí y las comunidades campesinas. El pueblo barí reclama una ampliación de resguardos y un territorio ancestral hasta la línea negra, pero en ese territorio viven comunidades campesinas que fueron desplazadas a su vez hasta estos lugares por la violencia paramilitar de Estado”.

También Jerez explicó: “La Coope­rativa es un territorio que hace parte del Parque Catatumbo Barí, no es resguardo ni hace parte de las tres resoluciones territoriales de las que goza este pueblo con toda legitimidad. No obstante, el pueblo barí ha hecho valer un mandato, Ascamcat que hace parte de Anzorc evitó que se presentara una confrontación; sin embargo perduran órdenes del pueblo barí de desalojar todo el sector del Río de Oro, donde habitan por lo menos 1.500 personas. Han dado un plazo hasta el mes de mayo, y las comunidades se están organizando en el marco de la Mesa consultiva de la sentencia T-052 para poder resolver este conflicto territorial”.

El diálogo abre vía de solución

Por ello, las veredas Km 60, Pue­blo Nuevo, La Paz, La India, Bella Vis­ta, Caño Tomás, Caño Ra­món y Saphadana de los municipios Con­ven­ción, Teorama y Tibú, participaron en la asamblea realizada en el refugio humanitario el viernes 16 de febrero.

Esta asamblea, cuyo objetivo era dar a conocer a estas comunidades la difícil situación humanitaria que se presenta por el desalojo de la comunidad de La Cooperativa, reconoció a Ascamcat como vocera de los campesinos afectados. En este espacio, la Asociación Campesina socializó qué es la sentencia T-052/17 de la Corte Constitucional, que ordenó la creación de la Mesa Consultiva entre Ascamcat y el pueblo barí que cuenta con el acompañamiento de Anzorc y la ONIC, también los avances y cómo ésta podría dar solución a este conflicto territorial.

Como resultado de esta asamblea, estas comunidades hicieron unas exigencias a las autoridades municipales y al Gobierno nacional, entre las que se encuentran:

–Que se garanticen por parte del Gobierno las condiciones de vida digna de quienes estamos en refugio humanitario. Exigimos la presencia de las autoridades municipales de Convención, Teorama y Tibú. Ante la crisis alimentaria que se presenta solicitamos provisión de alimentos, medicinas e implementos para dormir.

–Partiendo de que quienes fuimos desalojados por el pueblo barí estábamos asentados dentro del Parque Nacional Catatumbo Barí, exigimos que se instale y sesione de manera urgente la Mesa Local de Parques, según acuerdo del paro campesino del Catatumbo de 2017.

–Exigimos que se instale de manera extraordinaria una sesión de la mesa consultiva ordenada por la Corte Constitucional en la sentencia T-052/2017, con el objetivo de discutir las situaciones de crisis humanitaria en el corregimiento de Saphadana y las comunidades que habitan el Río de Oro.

–Solicitamos al Gobierno nacional una sesión urgente y extraordinaria de la Comisión Nacional de Garantías en la región.

Por último, los campesinos reiteraron su voluntad como catatumberos de realizar un pacto por la vida, la reconciliación y la paz, pues no quieren que violaciones sistemáticas a los derechos humanos como las ocurridas en las últimas semanas se multipliquen, y hacen un llamado para que la violencia no dañe la convivencia, pues siempre han compartido el territorio como hermanos e hijos de esta tierra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*