Oposición en Bogotá exige garantías políticas

0

En una rueda de prensa, diversos concejales de Bogotá, y líderes políticos de la Alianza Verde, el Polo Democrático y la Unión Patriótica, quienes se han declarado en oposición al gobierno de Enrique Peñalosa, suscribieron siete puntos en los que rechazan públicamente los señalamientos del sub secretario de Convivencia y Seguridad de Bogotá, Daniel Mejía, de estar tras los “hechos vandálicos” ocurridos durante manifestaciones en Transmilenio.

En el comunicado, dado a conocer en la rueda de prensa, rechazan enfáticamente los calificativos que la administración viene adelantando en contra de la oposición y del movimiento social en Bogotá. Al tiempo que exigen garantías para el ejercicio de la movilización social, que en los últimos días han suscitado las medidas del Alcalde actual.

hollman-morris

Concejal Hollan Morris, tomada de: http://cr00.epimg.net/

Los señalamientos a la oposición en Bogotá, sin fundamento probatorio ha ocasionado que los medios nacionales de comunicación hagan eco de calificativos que están afectando la imagen de las organizaciones sociales y en ese mismo orden a quienes hacen parte de ellas. Este es el caso de la lideresa Diana Marcela Otavo quien en el transcurso de la semana ha sido víctima de matoneo en redes sociales.

En este sentido, además de solicitar la renuncia del sub secretario de Convivencia y Seguridad de Bogotá, Daniel Mejía, este grupo de dirigentes y organizaciones políticas piden al presidente de la República, una reunión con el fin de tratar el tema de las garantías para la oposición en Bogotá.

La unidad de los demócratas

Por su parte Hollman Morris, dirigente de los Progresistas, le mencionó a VOZ, el compromiso de fortalecer una agenda en Bogotá desde los sectores sociales que busque defender las conquistas sociales que logró tener la ciudad en los últimos años. “Nos sentimos orgullosos de Territorios Saludables, que le lleva prevención en salud a la casa a los sectores más vulnerables. Bogotá logró desde su educación pública estándares muy importantes.

Son conquistas sociales, más la concientización por temas como el de la agenda de paz, en apoyo a ese sueño de los colombianos, la concientización de una ciudad en torno a la lucha por el cambio climático entre otros elementos que hoy vemos amenazados con un alcalde como Enrique Peñalosa y sus intenciones de privatizar los bienes de la ciudad, las empresas públicas, entre otros”, aseguró Morris.

Este proceso de unidad en torno a una alternativa democrática en Bogotá y en Colombia, ha tenido dos momentos, el primero de ellos es la visita que se desarrolló desde los diferentes sectores de izquierda a la mesa de diálogo en La Habana, que tenía como fin crear un gran frente democrático, alternativo en defensa del proceso de paz, pero además la creación de “un gran movimiento de la reconstrucción de este país. No creo que la hegemonía conservadora y liberal tengan la autoridad moral, sean los llamados a construir este país después de los acuerdos de paz. Pero en cambio creo que los sectores populares, el de víctimas, el movimiento de derechos humanos, con voceros como Ángela María Robledo, Alirio Uribe, Iván Cepeda, Aída Avella, Piedad Córdoba, hasta los nuevos liderazgos que estamos llegando a la política”.

Finalmente enfatizó, en que Bogotá durante los doce últimos años, “Aprendió a que los conflictos sociales se tramitan por medio del diálogo. Logramos que esta ciudad se comprometiera con la paz, con la resolución política y negociada de los conflictos y Bogotá no puede dejar perder eso”.