Oleg Blokhin

0
Oleg Blokhin, un futbolista de la elite mundial en la década 70 y 80.

La historia en deuda con un crack soviético

Hernán Camacho
@camachohernan 

El Fútbol nunca ha dejado de ser seductor para las comparaciones entre los mejores para encontrar, el más grande de todos los tiempos. Maradona o Pelé, Messi o Cristiano Ronaldo, Alfredo Di Stéfano o Alfonso Pedernera. Pero la comparación, que para muchos es ajena, la protagoniza un jugador de nacionalidad holandesa y exquisito con el balón, Johan Cruyff y Oleg Blokhin, el centro delantero más importante de la selección nacional de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS, segundo jugador comunista en alcanzar el galardón del Balón de Oro y uno de los emblemas de las últimas generaciones de futbolistas brillantes que vistieron la camiseta C.C.C.P.

Blokhin inició su carrera en las divisiones inferiores del equipo ucraniano, Dínamo de Kiev, debutando como profesional en el año 1972, y jugando diecisiete temporadas en la capital ucraniana. Allí triunfó como campeón de la liga de la URSS en 1974 y campeón de la Recopa de Europa 1974-75 y en el mismo torneo pero en 1986.

Las características de Blokhin como delantero eran su ve­lo­cidad, su definición tranquila a la hora de marcar y la capacidad de ubicarse perfectamente en el área chica. Siempre usó el número 11 a su espalda y con él marcó 266 goles en 528 partidos en el fútbol profesional de Europa. Con el seleccionado soviético jugó 112 partidos internacionales y se convirtió en insignia de esa selección en las décadas de los setenta y ochenta. Fue el máximo goleador con 42 anotaciones vistiendo la casaca comunista. Fue ganador de la Medalla Olímpica de Bronce en los certámenes de Alemania Federal y Canadá en 1972 y 1976 respectivamente.

En el año 1981 el gigante Real Madrid y el bávaro Bayer Múnich, pujaron por quedarse con los derechos deportivos de Oleg Blokhin, pero el Comité de Deportes de la URSS no permitió su venta pues  las reglas soviéticas no permitían negociar jugadores menores de 29 años, y además los soviéticos preparaban su participación para España 82 y Blokhin era clave.

Ya en ese mundial la selección roja liderada por Blokhin se estrenó con derrota ante los brasileros y se recuperó contra Nueva Zelanda y ante Escocia, consiguiendo así seis puntos que le sirvieron para avanzar a segunda ronda, ante una poderosa Polonia que le frustró la ilusión soviética de llegar a semifinales.

En el mundial de México en 1986, la suerte de la selección soviética sería la misma. Los triunfos ante Francia, en donde Blokhin marcaría un gol, y Canadá en donde fue capitán, dejaron a los comunistas en las puertas de la segunda ronda, esperando a la selección belga, que fue la sorpresa en ese mundial por su buen fútbol, y que eliminó a los soviéticos. A los belgas del mundial manito solo los detuvo el gran Diego Armando Maradona con uno de sus goles memorables en semifinales.

Oleg Blokhin se despidió de los mundiales en México. Allí alternó su posición con Igor Belanov, quien cuatro años más tarde en Italia 90, sería la figura de la última selección soviética en un mundial de fútbol. Blokhin se despidió del fútbol como un héroe, en el Estadio Central Lenin de Moscú ante 90.000 espectadores, el mismo lugar en que dos años después la Unión Soviética se despediría para el mundo en un partido contra Italia, empatando a cero, por la eliminatoria a la Eurocopa de Suecia 1992, el 12 de octubre de 1991.

Oleg Blokhin fue un grande que le dejó mucha historia al fútbol soviético y mundial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*