Obligaciones bilaterales: Los días D que vienen

0
44
Guerrillero de las FARC en campamento, en los Llanos del Yarí.

Los siguientes días serán claves para la paz, la dejación de las armas y la ley de amnistía e indulto

Guerrillero de las FARC en campamento, en los Llanos del Yarí.

Hernán Camacho

La incertidumbre generada por conocer cuándo sería el primer día del proceso de dejación de armas ha terminado. En un comunicado emitido por las FARC-EP y el Gobierno nacional, el pasado 1 de diciembre, se clarificó que ese día se pondrían en marcha los protocolos de introducción, ejecución y cumplimiento de las fases de desarme y las obligaciones que ello acarrea para las partes hasta el día 180 del desarme.

Según las delegaciones de paz se están haciendo todos los esfuerzos por iniciar el proceso lo más rápido posible, cumpliendo las condiciones protocolarias y con el objetivo de tener éxito en cada uno de los pasos allí estipulados. “Lo importante es la voluntad política que tienen las partes”, dijo el comandante Iván Márquez, al instalarse la comisión de seguimiento al proceso de dejación de armas, requisito para iniciar el traslado de los insurgentes a las zonas de normalización y preparar el tránsito de esa tropa insurgente a movimiento político sin armas.

D+1

Para llegar al primer día después de la refrendación surtida el pasado 30 de noviembre, las partes debieron conformar el Mecanismo de Monitoreo y Verificación, MM&V, del cese bilateral al fuego y su Componente Internacional, conformado por veedores de distintas nacionalidades alistados en terreno y con la misión clara de verificar el tránsito de las tropas, su ubicación y atender los pormenores del cese bilateral para los próximos 180 días. Las labores del MM&V en las regiones contemplan verificar la salida de la tropa fariana desde sus tradicionales territorios hasta las 20 Zonas Veredales de Transición y Normalización, ZVTN, y los siete puntos de Zonas de Normalización.

El primer paso para la dejación de armas es la entrega al Mecanismo de Monitoreo y Verificación y su Componente Internacional de información por parte de las FARC sobre la ubicación exacta de sus tropas, igualmente lo hará la Fuerza Pública para posibilitar los desplazamientos de la estructuras insurgentes, siempre bajo el monitoreo del Mecanismo.

D+5

Para el día cinco, el Componente Internacional y el MM&V tendrán la información completa, coordenadas y tiempos de desplazamientos de las tropas insurgentes y oficiales. Con esa información le darán una especie de partida a los guerrilleros para iniciar el desplazamiento. Para ese momento ya deberán estar listas las cuestiones logísticas que permitirán la movilización de la tropa, como adecuación de servicios de agua, energía y conectividad a internet en las Zonas de Normalización. Las tropas tendrá tres medios para movilizarse: a campo traviesa, trochas o caminos; por carreteras y en vehículos; y a través de ejes fluviales.

El día séptimo el MM&V iniciará el monitoreo del transporte de las armas de acompañamiento, armamento de las milicias, granadas y municiones. Tal procedimiento se llevará acabo hasta el denominado día D+30 que sería la fecha límite para que la fuerza guerrillera llegue a las Zonas Veredales de Normalización y dejen allí las armas.

El día sin armas

El día D+8 será la fecha en la que los colombianos sabrán a ciencia cierta cuantos insurgentes tiene las FARC-EP y el número exacto del armamento en su poder. D+10, más tarde el Mecanismo y el Componente Internacional tendrán en su poder la información de las “caletas” o depósitos de armas y explosivos de fabricación artesanal con el fin de iniciar el proceso de destrucción.

Toda arma que entre a las Zonas de Normalización estará custodiada por las FARC-EP en unos armerillos temporales hasta el día D+60, cuando dichas armas pasarán a custodia de las Naciones Unidas, e ingresarán después de un censo para pasar al container destinado en cada Zona Veredal para ello. Ese será el día en que las FARC-EP dejen de portar armas luego de 52 años de conflicto.

Desde ese día la responsabilidad de la custodia de las armas pasa a ser de las Naciones Unidas que tendrán los siguientes plazos: Recibido el armamento el día D+150, a más tardar el día D+180 finalizará el proceso de extracción de las armas por parte de Naciones Unidas, conforme a los procedimientos acordados para esta materia y certificará el cumplimiento de este proceso procediendo a comunicarlo al Gobierno nacional y a la opinión pública. Y de manera automática el día D+180 se da por terminado el funcionamiento de estas Zonas y el Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo.

Obligaciones para Gobierno

Pero no solamente las FARC-EP tienen obligaciones en este periodo. El Gobierno nacional desde el día D+1, además de entregar la información exacta de sus tropas en terreno, deberá dar la orden para movilizarse del camino destinado para el despliegue de la fuerza guerrillera, así como también prohibir el vuelo de aviones cercano a las Zonas de Normalización a menos de cinco mil pies de altura. Tampoco los delegados del Gobierno ni funcionarios podrán hacer declaraciones hostiles en contra de los farianos.

Pero lo más importante es que el Gobierno deberá radicar en el Congreso de la República el proyecto de ley de amnistía, indultos y tratamientos penales especiales que cubrirá al pleno de la insurgencia y a los líderes sociales acusados de los delitos asociados al conflicto.

Situación que aún no se ha dado debido a que se espera que la Corte Constitucional se pronuncie sobre el trámite legislativo que tendría la implementación de los acuerdos de paz. El alto tribunal debate la posibilidad de revivir el llamado Fast Track o si avala la refrendación hecha por el Ejecutivo ante el Legislativo de los nuevos acuerdos. Al cierre de esta edición la Corte Constitucional debatía el asunto en sala extraordinaria.

Amnistía e indulto

Otra de las obligaciones del día D+1 es la salida de los guerrilleros que bajo el amparo de la ley 418 puedan acceder a los indultos allí establecidos. Pero los que no fueran objeto de tal ley deberán salir inmediatamente del penal donde se encuentren y el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario trasladarlos, en coordinación del MM&V, a las Zonas de Normalización. Estas personas se ubicarán en espacios diferenciados de los campamentos donde se ubiquen los miembros de las FARC-EP en proceso de dejación de armas, no pudiendo ingresar en los citados campamentos.

“El Inpec podrá ingresar a las ZVTN en cualquier momento a efectos de verificar el cumplimiento del régimen de traslado, vigilancia y custodia. Cuando el Inpec decida verificar dónde se encuentra el trasladado informará al Mecanismo de Monitoreo y Verificación, para que coordine su ingreso de acuerdo con los protocolos acordados por el Gobierno nacional y las FARC-EP. Antes de efectuarse el traslado, la persona privada de libertad suscribirá un acta de compromiso obligándose a respetar el régimen de traslado, vigilancia y custodia de conformidad con lo establecido en este acuerdo, así como obligándose a someterse a la Jurisdicción Especial para la Paz cuando esta entre en funcionamiento”, señala el acuerdo de facilitación suscrito entre las partes.

Así las cosas el camino de la paz se despeja. La salida de los insurgentes sin ningún contratiempo hará parte del éxito del periodo para la dejación de armas. Se destaca la voluntad de paz declarada públicamente por las partes que llevará a solucionar cualquier inconveniente durante este periodo.