Nuevo libro de Luis Alfonso Mena

0
878
Portada del libro

El gran mérito de la Revista Alternativa fue haber fungido como tenaz e incesante propiciador de la unidad -crítica- de la izquierda colombiana

Luis Carlos Domínguez Prada

En la tarde del pasado jueves 15 de octubre, en forma virtual, se hizo la presentación del nuevo libro del periodista Luis Alfonso Mena titulado ‘Periodismo independiente en Colombia. La historia de la revista Alternativa’, que en realidad fue su tesis de grado para optar por la Maestría en Historia, de la Universidad Tecnológica de Pereira.

En la presentación del libro intervinieron, además del autor, los docentes de la UTP, Carlos Alfonso Victoria y Alberto Antonio Berón, y el periodista y abogado Jorge Enrique Almario. El prólogo del libro corrió por cuenta del también jurista y colaborador de VOZ Luis Carlos Domínguez Prada. Presentamos a los lectores una síntesis del prólogo:

El trabajo de grado con el que Luis Alfonso Mena Sepúlveda optó al título de Magíster en Historia de la Universidad del Valle, “Periodismo independiente en Colombia: La Historia de la Revista Alternativa (1974-1980)”, de cuyo debut editorial me concedió el honor de ser el prologuista, amerita tan amplia y profunda exégesis, que era muy digno de un prologuista de más luces. Manes de la generosa amistad. Porque lo primero que salta a la vista al acometer la lectura de esta monografía, es que su rigor y universalidad bien la hacían tesis para igual grado en Periodismo, y sumándole algunos fundamentos teóricos, en Análisis Político.

Sabido es y ya es tópico decirlo, la revista Alternativa marcó un hito en el periodismo colombiano. Y como tal, hizo historia. Por muchos factores además del prestigio y la trayectoria de los intelectuales que tuvieron la iniciativa de editarla, su carácter abiertamente de izquierda, de confrontación y denuncia  en una época de represión violenta, gobiernos de López y Turbay donde el concepto de democracia tenía la férula militarista impuesta por el Departamento de Estado a las de su patio trasero; lo creativo e irreverente de su estilo, y a lo último, por la insólita circunstancia de que un medio de tales características lograra una alta circulación y sus editoriales y revelaciones fueran  referente obligado del debate político a lo largo de su existencia.

Antecedentes

Por ello la tesis de grado que en buena y justa hora ve las luces editoriales, y que por su minuciosidad y agudeza constituye un tratado sobre el tema abordado, satisface una deuda de la historiografía nacional. Ya que si bien ha habido algunos trabajos serios sobre Alternativa  a los cuales el autor reconoce su valía -en particular “La revista Alternativa: prensa de oposición y periodismo de izquierda” de Carlos Gerardo Agudelo-, ninguno había asumido la tarea pendiente de ser un estudio totalizante de ella a la luz del alto propósito que inspiró a sus fundadores -la unidad de la izquierda, ser medio de denuncia, contra información  y voz de las clases subalternas-, estudio que comprende el contenido de  cada uno de sus números, la canónica irresuelta conflictividad interna si los fundadores eran adeptos a  las distintas líneas, tendencias e interpretaciones  que dividían a la izquierda; sus relaciones con los voceros de esos diferentes partidos, líneas y tendencias así como con los portavoces de los grupos insurgentes a quienes daban cabida en sus páginas, el entorno político tanto del poder como del contrapoder en el marco del cual se da su periplo vital, y las imprevistas circunstancias del cierre. Sobre este punto el suscrito escribano se extenderá en este exordio con opiniones que quizás sí, quizás no, sean las del autor.

El historiador, dejando sentado los principios de las dos escuelas del periodismo, el anglosajón y el americano con sus postulados el primero de emitir la noticia aséptica donde se narran escueta y objetivamente los hechos y el segundo, uno donde el periodista entra a ser parte de la noticia al asumir una posición con los altos riesgos que ello conlleva en materia de objetividad y manipulación –v. y gr. el periodismo colombiano-, el autor repetimos, hace una perfecta simbiosis de las dos escuelas en este trabajo, lo cual es apenas lógico ya que no se trata propiamente de un trabajo informativo sino de uno académico.

Luis Alfonso Mena

Un ejercicio de militancia

Porque esta tesis hoy investida con la toga de la imprenta, sin dejar de ser lo que es, quiero decir sin perjuicio de su rigor académico atendiendo los cánones propios de un trabajo de esta naturaleza, es -me complace relievarlo- un ejercicio de esa militancia. Hecho con recato y altura intelectual, en la que convergen el historiador graduado y el medio objeto de su estudio.

Y que en consecuencia, se encuentran más, mucho más, en el acompañamiento de la huelga obrera, que en el cubrimiento del glamour indiferente exhibiéndose en el parque de la 93 de Bogotá; más, mucho más, en el cubrimiento de la sangrienta arremetida militar y paramilitar contra la Universidad de Antioquia, que de la  belleza y la ostentación campeando en el Parque Lleras de Medellín; más, mucho más, en la denuncia de la pobreza y violencia en Aguablanca y la masacre pastranista del 26 de febrero en la Universidad del Valle, que del derroche pavoneándose en el barrio Granada de Cali.

Por eso, los grandes méritos de Alternativa fueron los de haber fungido como tenaz e incesante propiciador de la unidad -crítica- de la izquierda, haber luchado por la apertura de espacios auténticamente democráticos más allá de los mezquinos formales que reconocía el régimen, y haber sido de manera inédita  en Colombia -aclarando para ser justos en materia de periodismo de gran ascendiente-, el dedo que marcó indeleble en la historia y la memoria colectivas, un “Yo acuso” que avergüenza a los aludidos al enrostrarles las obscenidades de su despotismo en los casi dos siglos de ejercicio del poder. Siglos que se pasaron muy rápido, duraron tan solo seis años. Y este libro de Luis Alfonso es como un gran calidoscopio que en blanco y negro nos mostrara todo ello.

Un estudio de enjundia

Son muchos los méritos del medio objeto de este riguroso estudio histórico, dignos de su encomio. Uno que tanto se extraña hoy en el periodismo nacional, es el seguimiento de la información, del caso denunciado. V. y gr. qué virtud tuvo Alternativa en la consecutividad de sus revelaciones sobre la tortura – ¡ah! ¡la tortura!-, los consejos de guerra contra cientos de estudiantes, sindicalistas, indígenas y opositores, sobre la violación masiva de los derechos humanos, la corrupción en las altas esferas del poder incluido el militar, sobre la estafa toda que fue la carrera política del “gran revolucionario” Alfonso López Michelsen desde el MRL, la forma como el arma de dominación de la burguesía en todos los gobiernos fue la represión militar, y el magnífico rastreo y debate sobre el gran paro cívico del 14 de septiembre de 1977.

Luis Alfonso trata en su obra un aspecto que era ineludible en un estudio histórico de esta enjundia: el final de Alternativa. El por qué. Y aquí sale a relucir el aspecto económico ya que era claro, la revista no era sostenible dados los sutiles pero eficaces bloqueos y censuras oficiales que, había que contar con ello, padecía. También las contradicciones internas sobre la línea editorial y política que debía prevalecer, y el hecho de que tal vez el gran propósito fundacional, el de ser canal de unión de la izquierda, sí que fue una causa irremediablemente perdida.

📢 Si te gustó este artículo y quieres apoyar al semanario VOZ, te contamos que ya está disponible la tienda virtual donde podrás suscribirte a la versión online del periódico. 

tienda.semanariovoz.com