No pueden traicionar a las víctimas

0
Vereda Carrizal, Segovia Antioquia, municipio que hace parte de una Circunscripción de Paz. Foto Prensa Rural.

Las bancadas de derecha en el Congreso de la República pretenden desnaturalizar las dieciséis curules de paz

Hernán Camacho

“Nos negaron la democracia por la guerra y ahora lo quieren hacer por la paz”, fueron las palabras de uno de los campesinos después de ser informado de que en el tránsito legislativo que hace por la Cámara de Representantes los ponentes de la iniciativa incluyeran un artículo en el que se elimina la posibilidad que las cabeceras municipales puedan votar en las Circunscripciones de Paz. Organizaciones sociales y campesinas están a la expectativa de la reglamentación que les permitirá, gracias al acuerdo de paz, elegir sus representantes ante el parlamento.

Las Circunscripciones de Paz otorgarán dieciséis curules que se disputarán en los territorios más golpeados por el conflicto armado. Tales escaños están diseñados para que sean ocupados por organizaciones sociales y de víctimas que habitan en esos territorios y que han soportado los rigores de la guerra. Otro de los criterios con que los acuerdos de paz de La Habana privilegió estas comunidades, es que fueran aquellos que tradicionalmente no han tenido representatividad en el Congreso de la República.

El conejo

En la ponencia para segundo debate, el proyecto de acto legislativo señala que los habitantes de las zonas urbanas de municipios como Toribío, Caldono o Bojayá no podrán elegir a los candidatos propuestos por las organizaciones sociales o de víctimas en el territorio. Una propuesta perversa y estructurada para desnaturalizar los acuerdos y que deja sin la opción de elegir a por lo menos tres millones de personas.

Y si a eso se le suma que hoy la Registraduría Nacional del Estado Civil, encargada de la logística necesaria para las elecciones no tiene previsto ubicar puestos de votación en las zonas rurales más alejadas del país y que se encuentran inmersas en las Circunscripciones Especiales de Paz, el panorama de cumplimiento se desdibuja.

Las víctimas han señalado asuntos vitales para el éxito de la elección de las curules especiales: iniciar cuanto antes un amplio proceso de pedagogía electoral, realizar múltiples jornadas de inscripción masiva de cédulas en los territorios en donde no se ha ejercido el derecho a votar y la necesidad de puntos de votación. Según las víctimas, en los territorios de la llamada Colombia profunda la meta es derrotar el abstencionismo producido por la desconfianza de los ciudadanos o la inexistencia de garantías de participación política real.

Las necesidades

El otro peligro que asoma es el apetito voraz de los partidos tradicionales que ya pusieron en marcha estrategias para apropiarse de esas curules. De una parte, los jefes políticos, representantes y senadores han intentado modificar la concepción de las Circunscripciones y que a  estas puedan participar los partidos con personería jurídica; y por otro, en los propios territorios buscan, mediante su maquinaria electoral, ofrecer a las organizaciones campesinas tradicionales en el territorio, una especie de compra de aval para participar en cuerpo ajeno en las elecciones o crear organizaciones sociales que solo existen en los documentos de constitución pero que no fueron reales en los territorios.

Ante ese hecho las FARC reclamaron el cumplimiento de los acuerdos de paz y rechazaron las intentonas de los partidos tradicionales por cercenar la democracia de las comunidades que han reclamado como víctimas estar en el centro de los acuerdos.

“Eliminar la votación en las cabeceras de los 170 municipios que conforman las circunscripciones atenta contra el derecho político a elegir de los habitantes de esos municipios; […] Suprimir el derecho excepcional a elegir simultáneamente, tanto para las  circunscripciones especiales, como para la circunscripción ordinaria del respectivo departamento, afecta los propósitos de reparación frente a la exclusión y la sub-representación histórica y de ejercicio de justicia territorial frente a las víctimas del conflicto”, indicó la dirección de la FARC en comunicado público.

Reacción de la FARC

Y reiteraron que detrás de esas pretensiones anunciadas de alteración del proyecto original de reforma se esconden objetivos politiqueros y mezquinos cálculos electorales, que buscan sin argumentos serios desconocer uno de los pilares de la democratización política convenida en La Habana. “Estamos frente a un nuevo intento de incumplimiento manifiesto de los acuerdos por parte de sectores del Congreso, que expresan con su postura equivocada una vez más su resistencia frente a las mínimas reformas”, subrayó la dirección del nuevo partido.

La Comisión de Seguimiento a la Implementación de los acuerdos de paz, Csivi, hizo un llamado de serenidad a la Cámara de Representantes para honrar los acuerdos de paz a los que llegó el Estado en su conjunto y no frustrar la aspiración de inclusión política que se ha abierto para las comunidades marginadas y victimizadas del país.  “Solicitamos a los países garantes y a los acompañantes internacionales del punto de participación política, a intervenir en favor de los pobladores de estos territorios priorizados, en aras del respeto integral a lo pactado y del principio de bilateralidad del acuerdo”, señalaron voceros de la Csivi.

Cámara de Representantes

Una semana atrás se realizó un encuentro de organizaciones de víctimas pertenecientes a los territorios señalados para elegir las curules especiales de paz. Allí el representante a la Cámara Alirio Uribe advertía la imperiosa necesidad de la aprobación del proyecto de acto legislativo que le entregara participación política por dos periodos a los territorios que han padecido el conflicto: “la aprobación de este proyecto de acto legislativo es fundamental para garantizar la participación los colombianos que durante años han estado excluidos por causa del conflicto armado: La Cámara de Representantes tiene la obligación de permitir que se amplíe la democracia y se garantice la participación de los que sufrieron durante estos más de 40 años”.

En el mismo sentido el representante a la Cámara por el Polo Democrático, Víctor Correa señalaba: “El país, las víctimas, los territorios esperan que nuestra labor esté a la altura del momento. No podemos retrasar más la implementación […] el Congreso de la República tiene un compromiso con la paz que debe expresarse en la voluntad política para la aprobación de los proyectos de ley y acto legislativo que cursan vía fast track”.

La importancia de estas curules es que tendrán la tarea de ejecutar los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET, que abarcan todos los puntos del acuerdo y que van desde el impulso a los programas de desarrollo rural, los planes de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos hasta la planeación y ejecución de infraestructura primaria y secundaria para el campo, de acuerdo a las necesidades de cada territorio.

@camachohernan 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*