Mujercitas: la alegría sobre la dificultad

19
528
Fotograma de Mujercitas (2019).

La película Little Women es una nueva adaptación de la novela de Louisa May Alcott que se desarrolla a finales del siglo XIX, luego de la guerra civil en los EE.UU. Greta Gerwig, directora del film, logra darle al drama un toque personal con aportes críticos en un moderno feminismo

Gloria Lara

Esta gran obra narra la vida de las cuatro hermanas March: Jo, que además de ser escritora, es rebelde y explosiva; Meg, convencional y tranquila; Amy que quiere ser pintora y Beth, una tímida pianista. Hijas de un capellán itinerante (ausente por la guerra) y de Laura Den, eje en el desarrollo, vida y actividades de sus hijas.

La directora del film, Greta Gerwig, hace un retrato cálido de las relaciones femeninas, refuerza la idea de que los oficios artísticos son difíciles y sacrificados, resalta los aspectos económicos y el dilema existencial del escritor(a).

Relaciones, dificultades, fuerza y esperanza

La cinta es una novela semiautobiográfica escrita y narrada por Jo, la hermana mayor, inspirada en el estrecho vínculo con sus hermanas y mamá, como una forma de superar la infancia que desaparece, y también de honrar a su querida hermana menor. A diferencia del libro original, se desarrolla en distintos planos temporales, establece una trama que contrasta la libertad y el desenfado de las actividades infantiles con los cargos que asumen años después.

Resalta también la película, la continuidad del tiempo, las vocaciones artísticas, el cariño entre hermanas, sus gestos particulares, su vanidad, sus deseos, su visión social, dejando ver cómo la transición hacia la juventud va cambiando con los años. La fortaleza de la obra está en sumergirse en la relación de estas cinco mujeres con sus cambios inevitables con el paso del tiempo, y que, a pesar de las dificultades, predominan la alegría y la esperanza.

Mujeres, independencia y derechos

En esta época de reivindicación de los derechos de las mujeres, todas queremos ser Jo e identificarnos con ella: amamos los libros y la escritura, su actitud libertaria, independencia económica y emocional, pues no basa su existencia en el ideal del matrimonio, ni en la conformación de una familia tradicional.

Este es uno de los valores validados del libro: una mujer protagonista, independiente, admirada por las otras mujeres y que con alegría maneja las dificultades que se le presentan. Un libro escrito para resaltar la independencia de la mujer, porque los derechos tienen que ver con la igualdad de posibilidades de elección.

En la cinta Mujercitas las protagonistas son mujeres y la figura masculina no tiene tan fuerte importancia. Greta Gerwig, su directora, logra darle al drama un toque personal con aportes críticos en un moderno feminismo. Resalta la difícil tarea, para una mujer, de ser escritora en aquella época; lo notamos cuando el editor presiona para cambiar el final de novela, para que la protagonista se case y forme una familia.

El film es una adaptación muy cercana a la novela publicada en 1868, con algunos cambios que contemporizan la versión: cuando abre una escuela mixta, distinta a la versión original en que solo es para varones, algunos familiares y niños huérfanos.

Resulta valioso pensar en Louisa May Alcott, como la escritora moderna, valiente y desconocida en su tiempo, a quien le tocó vivir la Norteamérica de la Guerra de Secesión como enfermera, y que gracias a las ventas de su libro Little Women, logró ayudar a salir a su familia de las dificultades económicas en las que siempre vivieron.

La autora defendió las causas del abolicionismo, el voto femenino y enfrentó su posición de mujer soltera, muy difícil para su momento, en una sociedad tan conservadora, sociedad tradicional que entre otras cosas es encarnada en la película por el personaje de Meryl Streep. En aquella época, los editores del libro eliminaron algunos capítulos del original y ajustaron términos para su “fácil comercialización” en públicos femeninos.

La primera vez en la pantalla grande

Hollywood apoyó la primera versión cinematográfica muda en 1917, enseguida llegó (también muda) la versión de 1918, luego vino en 1933 la protagonizada por la gran Katherine Hepburn, como Jo; vino otra en 1949 con Elizabeth Taylor, como Amy, luego en 1994, y la más recientemente estrenada, la del 2019, a la que al parecer, no se le dio la importancia merecida en los pasados premios Oscar, pues solo ganó galardón a mejor vestuario, a pesar de las diferentes nominaciones a mejor película y mejor protagonista femenina, Saoirse Ronan, mejor actriz de reparto, mejor guion adaptado y mejor banda sonora. Cabe recordar que la Academia no tuvo en cuenta a ninguna mujer nominada como mejor directora.

Es recomendable releer la novela y no quedarse con la interpretación y adaptación del cine, y así poder descubrir la importancia del pensamiento rebelde, valiente y alegre de Louisa May Alcott.

19 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*