Militares sabotean 41º festival folclórico colombiano en Ibagué

0
Tolimenses y turistas comiendo tamal en el parque Manuel Murillo Toro. Foto Nelosi

Nelson Lombana Silva

Se realiza en la ciudad musical de Colombia, Ibagué y en varios municipios del departamento, el 41º festival folclórico colombiano, declarado patrimonio cultural y artístico de la nación, del 22 de junio al 1 de julio. Las floridas carrozas, los reinados populares, los juegos pirotécnicos, la corrida de toros, los desfiles por la carreta quinta, son la cotidianidad por estos días en esta parte del país. Propios y extraños se unen al calor del aguardiente, los aires autóctonos, el baile y las comidas típicas como la lechona y el tamal, a lo largo y ancho de una ciudad que brisa por los 700 mil habitantes.

Tolimenses y turistas comiendo tamal en el parque Manuel Murillo Toro. Foto Nelosi
Tolimenses y turistas comiendo tamal en el parque Manuel Murillo Toro. Foto Nelosi

Delegaciones internacionales se han hecho presente con sus propios rasgos culturales. Ayer, por ejemplo, se presentó en la concha acústica “Garzón y Collazos” un selecto grupo de niños procedentes de Rusia, presentación que llamó poderosamente la atención entre los miles y miles de asistentes.

Hoy, 24 de junio, se celebra tradicionalmente la fiesta de San Juan Bautista en la ciudad de Ibagué y en los municipios del sur del Tolima como Espinal, Natagaima, Coyaima, Purificación, etc. Se ha considerado a San Juan como el patrón de este departamento. Sin embargo, mediante ordenanza de la asamblea departamental, se ha declarado este día como “el Día del Tamal”.

Por eso, muy temprano hoy (24 de junio) se instalaron decenas de casetas en el parque Manuel Murillo Toro y en otros sitios de Ibagué para ofrecer esta comida típica. La venta del tamal estuvo acompañada de música, colorido, el atuendo típico de la región como son el sombrero, la camisa y pantalón blanco, alpargatas y el rabo de gallo rojo.

Miles de tolimenses y cientos de visitantes se dieron cita desde las cinco de la mañana para participar de la alborada y de degustar el tamal. A pesar de la pertinaz lluvia, después de las siete de la mañana, los ibaguereños salieron copiosamente a compartir las tradicionales ferias y fiestas que hacen parte del folclor nacional.

La nota oscura o negativa la pusieron los militares cuando ayer en plena tercera comenzaron a reclutar masivamente a jóvenes para pagar el servicio militar. Al decir de las personas, prácticamente se los raptaban de sus manos a los padres de familia. Una señora indignada, sostuvo: “No somos de acá, venimos a divertirnos y miren con lo que nos salen”.

De otra parte, hay que reseñar la baja seguridad por parte de las autoridades: Entre el sábado y el domingo se presentaron cuatro personas asesinadas, una más fue arrollada y cientos de personas atracadas utilizando los ladrones y ladronzuelos distintas modalidades.

Todo sucede a pesar de haberse incrementado el número de agentes de policía. Según información periodística, casi tres mil agentes llegaron a la ciudad a reforzar la seguridad ciudadana, más agentes encubiertos y de distintos organismos secretos. Alguien dijo con cierta indignación: “Esos llegan a defender a los ricos. A los pobres que nos coma el tigre”.

A pesar de todos esos lunares, las fiestas siguen su curso. Dentro de ocho días, será el desfile de San Pedro y el reinado nacional. ¡Que vivan las fiestas! ¡Que viva el 41º festival folclórico colombiano, patrimonio cultural y artístico de la nación!