Mesa de Quito: Diálogo para avanzar

10
El comandante del ELN, Nicolás Rodríguez Bautista, lee el comunicado del Comando Central, acompañado de algunos de sus integrantes.

En el país y en el exterior numerosas organizaciones y personas, plantean la necesidad de reanudar los diálogos y pactar un nuevo cese bilateral de fuegos

Hernando López

El Partido Comunista Colombiano, al igual que lo hacen numerosas organizaciones y personas en el país y en el exterior, demandó la reanudación de los diálogos y el acuerdo de un nuevo cese bilateral de fuegos a fin de abordar los temas esenciales contenidos en la agenda de los diálogos Gobierno-ELN, aprobada el año pasado. “Los lamentables actos en el departamento del Atlántico contra estaciones de la Policía Nacional, con graves consecuencias en vidas humanas y heridos, constituyen situaciones irresponsables en el marco del diálogo entre el ELN y el Gobierno nacional. La vía para superar la continuación de tales conductas es restablecer las condiciones del diálogo hacia un cese al fuego bilateral con mecanismos adecuados de verificación y control en la perspectiva de avances para una solución política y un acuerdo de paz justo”, dice la declaración del Partido Comunista Colombiano.

Para los activistas de la paz en Colombia, el mejor camino para superar la crisis de los diálogos entre el Gobierno nacional y la guerrilla del ELN es la vía democrática y política, alejada de la confrontación armada, para tejer un acuerdo político con salidas democráticas y sociales constructivas. Es lo que han venido buscando las partes en Quito, capital del Ecuador, en los cuatro ciclos anteriores, de conformidad con el cronograma acordado. Nadie duda, a pesar de algunos problemas que se presentaron, que el cese bilateral fue útil y disminuyó no solo la confrontación del ELN y las Fuerzas Militares y de policía, sino también los atentados y los llamados efectos colaterales que afectan a la población civil.

A raíz de los atentados criminales en el Atlántico, que dejaron varios muertos y heridos entre miembros de la fuerza pública y algunos civiles, de los cuales la Fiscalía, los organismos de inteligencia y el Gobierno responsabilizan a una célula del ELN, el presidente Juan Manuel Santos declaró suspendido el inicio del Quinto Ciclo “hasta tanto el ELN dé muestras de voluntad política y evidentes señales de paz”. En palabras de los expertos en estos temas, los diálogos quedaron en el limbo y en estas condiciones será difícil que se reanuden en el corto tiempo. “El tiempo de la paz jamás se agota, mientras exista el conflicto”, le dijo uno de ellos a este semanario.

Hay que recordar que durante el gobierno de César Gaviria Trujillo, en 1992, fueron suspendidos los diálogos con la Coordinadora Guerrillera “Simón Bolívar”, tras el secuestro y la muerte en cautiverio del exministro Argelino Durán Quintero, atribuida al EPL, integrante de la Coordinadora, no fueron reanudados y se escaló la confrontación en el marco de la modalidad de la guerra integral del gobierno gavirista. Hasta 1998, durante la administración de Andrés Pastrana, volvió a darse un proceso con las FARC, conocido con el nombre de “diálogos del Caguán”. La medida de la suspensión “enfría los motores de las partes”, ya calientes en este caso por la realización de cuatro ciclos con avances significativos, como lo reconoció en su momento el exjefe de la delegación gubernamental, Juan Camilo Restrepo.

El gobierno de Santos sigue a la espera de que el ELN dé muestras de la voluntad política de paz y le ponga punto final a los “actos terroristas”. Sin embargo, ordenó una ofensiva militar en el país contra los frentes de la guerrilla elena, incluyendo cruentos bombardeos, que en el caso del Chocó tuvo como objetivo no un campamento insurgente sino un resguardo indígena la semana pasada. “Es la trágica realidad de la guerra”, que debe evitarse con acuerdos para centrarse en los elementos esenciales del diálogo, según palabras de expertos en el tema de la paz.

Un pacto político de paz

El itinerario es iniciar el Quinto Ciclo, reanudar los diálogos, pactar el cese bilateral de fuegos, de forzosa obligación para las dos partes y con rigurosa veeduría, de tal manera que el Gobierno nacional le ponga fin a los bombardeos y a las acciones ofensivas contra los campamentos guerrilleros del ELN y esta guerrilla suspenda toda acción militar y de hostilidad que afecte a la población civil, incluyendo acciones contra excombatientes de las FARC. Es la manera de despejar el camino para que fluya el diálogo sobre los temas de fondo que deben conducir a un pacto político de paz.

El ELN en un comunicado titulado: “Coherencia con los compromisos firmados”, dice que “existen unos acuerdos en curso, de Agenda, de funcionamiento del proceso y de la Mesa, que deben respetarse y por tanto llevarse a su cumplimiento”. Respondiendo a la exigencia del gobierno de coherencia para continuar los diálogos, aseguran que están dispuestos “a cumplir lo pactado ya y lo que venga en el futuro”, por consiguiente, para el Comando Central, “lo procedente es instalar el ciclo quinto, para renegociar un nuevo cese bilateral que resulte más favorable a la población y darle desarrollo a  los puntos de la agenda, que comienzan  con la participación de la sociedad”. Es un mensaje inequívoco de que quieren dialogar para llegar a acuerdos de paz.

Avances en el proceso

En el mismo documento, el COCE hace un balance de lo recorrido: “En el anterior Cuarto Ciclo, se firmaron unos acuerdos referidos al inicio de la participación de la sociedad y un Cese del Fuego Bilateral, Temporal y Nacional, que culminaba el 9 de enero; junto a unos propósitos de avanzar  en la calidad de los acuerdos sobre temas de la agenda; a la vez que se  mejoraba la situación humanitaria con la población y sobre todo la protección y respeto de los derechos humanos de los dirigentes sociales y comunitarios”.

Y agrega: “Si bien fueron acuerdos iniciales y limitados, marcaron un camino concreto de avance en el proceso, pero en medio del cese del fuego se evidenció que continuaban las masacres y asesinatos de pobladores y dirigentes sociales; de igual manera, el gobierno no respetó el mecanismo de veeduría y verificación del cese, pues se negó a evaluar los incidentes donde las Fuerzas Militares del Estado estaban comprometidas, comportamiento en el que demostró su poco compromiso con el acatamiento a lo acordado para el cumplimiento del Cese”.

La salida de la crisis

De otra parte, la delegación de paz del ELN en Quito, le respondió a los firmantes de una carta abierta y pública, dirigida a las dos partes, en que les reclama sentarse a dialogar y pactar el cese bilateral de fuegos, que “la mejor salida a la situación de enfrentamiento, que se viene dando después de terminado el cese al fuego bilateral el 9 de enero, es la instalación inmediata del Quinto Ciclo de conversaciones, para trabajar en la Mesa los puntos de  interés de las partes y, en especial para avanzar en la agenda de participación y, a su vez pactar un nuevo cese al fuego bilateral, previa evaluación del anterior”.

La extrema derecha presiona la ruptura inmediata, al igual que algunos medios de comunicación. “Es una exigencia criminal”, dicen facilitadores de paz, porque un ambiente de guerra puede conducir a que se acaben los compromisos pactados en el Acuerdo Final de La Habana, de suyo ya renegociados y adulterados por las decisiones del Congreso y de la Corte Constitucional.

El incumplimiento en la implementación del Acuerdo Final de La Habana, el desconocimiento de los pactos firmados con organizaciones agrarias, sindicales y populares, el desconocimiento de los referéndum para proteger el medio ambiente, el agua y las regiones afectadas por la explotación minera de las transnacionales y el escalamiento de la violencia y de la guerra sucia contra excombatientes, dirigentes sociales, humanitarios y populares, se tornan en obstáculos para que avancen con velocidad los diálogos de Quito, porque cunde la desconfianza en el ELN. El Gobierno y los voceros del establecimiento deben tomar atenta nota de ello.

10 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*