Los topos cubanos

0
655

“Soy un cineasta que intenta a su manera ser también un historiador, que intenta tener algo de perspectiva histórica sobre los hechos. Creo que el cine es una gran herramienta para eso si lo usas de manera correcta, si no lo usas de un modo partidista”, Olivier Assayas, director de La red avispa

Juan Guillermo Ramírez

Sin ser un documental, pero respetando la historia, sin desconocer la emotividad del cine y evitando la manipulación. Así es Olivier Assayas como director de una película sobre espionaje entre Cuba y Estados Unidos en La red avispa (2019), basada en el libro Los últimos soldados de la Guerra Fría de Fernando Morais e inspirada en hechos reales. El propio Assayas escribió el guion de un conflicto que –no podía ser de otra forma– deja establecido quiénes son los agredidos y quiénes los agresores de una historia que remonta el medio siglo.

Olivier Assayas es el heredero de la Nueva Ola Francesa. Se dedicó primero a la crítica de cine, escribió en la revista ‘Cahiers du Cinéma’ durante cinco años, a los cortos, después a los largos y finalmente a las series: en 2010 obtuvo el Globo de Oro a mejor miniserie por Carlos, vista en estrenos en un pasado Festival de Cine de Cartagena. Trabaja como guionista para Roman Polanski y ha dirigido actores como Robert De Niro, Penélope Cruz y Juliette Binoche. Assayas sigue siendo un hombre curioso y crítico que conoce los matices del oficio cinematográfico.

Hay tramas, subtramas, textos y contextos en un guion que hace una mezcla de personajes, espionajes y contraespionajes en el que se destaca el papel de Penélope Cruz, mujer cubana cuyo marido, piloto, se larga a Miami y la deja descompuesta y desconcertada en su realidad revolucionaria.

Al espectador le ocurre algo parecido, pues se le ofrece un dibujo abstracto del exilio cubano, la geopolítica, las acciones anticastristas, las prédicas de Fidel y un oscuro trenzado de intereses económicos, boicoteos, tráficos, tentaciones burguesas y sacrificios por la causa internacional.

Assayas respeta los hechos y solo se dio espacio y libertad para hablar de los sentimientos y las emociones de sus protagonistas. Es una historia de espías que sucede en el mundo moderno, pero al final es la historia de una pareja desmoronándose y reuniéndose por el destino y por sus propios esfuerzos.

El elenco

Aunque La red avispa está basada en hechos reales, Assayas elige para este relato de servicios secretos y agentes dobles una explicación cinematográfica, y mediante el uso de «flash back» hacia la mitad de la historia, revela causas y efectos que la ensortijan aún más. En el elenco aparecen notables figuras del cine internacional como el mexicano Gael García Bernal, el venezolano Édgar Ramírez, el brasileño Wagner Moura, el argentino Leonardo Sbaraglia, y la cubana Ana de Armas, quien ha desarrollado una exitosa carrera en Hollywood. En la cinta participan también los cubanos René de la Cruz, Iris Pérez y Omar Alí …, y entienden a sus personajes y se esfuerzan por dotarles del carácter y el acento cubano apropiado y ahí es donde sobresale esa facilidad para el desparpajo de la española Penélope Cruz.

Olivier Assayas se había ubicado muy bien en el thriller político con Carlos, ahora su nuevo territorio parece situado en el drama y la complejidad psicológica. La red avispa, que podría considerarse como un thriller político o de espionaje, se va difuminando para enmarcarse en el melodrama familiar, con algunos toques documentales, con intriga, suspenso y la reflexión ideológica sobre la Cuba de los años noventa, con la Unión Soviética entre la caída del Muro de Berlín y una Miami siempre atenta y voraz.

La red avispa deja claro desde una objetividad histórica, que los cubanos infiltrados en organizaciones contrarrevolucionarias del exilio de Miami tenían el derecho a velar por la seguridad de su país y detener así la ola de atentados terroristas de los años 90 bajo el amparo de Estados Unidos.

Inconsistencias y vacíos

El tema de los cinco héroes y las historias que de él se desprenden permitirían realizar unos cuantos filmes y seriales. Pero en toda obra basada en la realidad hay una selección de acontecimientos y personajes, junto a licencias artísticas puestas en función de una dramaturgia y simplificación del argumento.

Aunque el filme ha sido promovido como un thriller de espionaje, el director afirma que se trata de una visión histórica concebida con la intención de plasmar una gesta que, tras conocerla, lo cautivó. Pero los hechos son los hechos y la honestidad artística, aunque se vea precisada a matizar, no puede desprenderse de ellos. La red avispa es digna y meritoria de verse, lo que no la libra de inconsistencias en su realización, la más significativa, la dispersión motivada al querer abarcarlo todo y explicar más de lo necesario, atendiendo al posible desconocimiento que del tema pudiera tener una audiencia lejana. En tal sentido, el guion recurre a saltos en el tiempo y a una entrada y salida de personajes que dejan vacíos en cuanto a propósitos del relato y a la falta de redondez de ciertas situaciones, como la concerniente a la huida hacia Cuba que emprende el infiltrado Juan Pablo Roque.

La red avispa se inclina por las historias de René González (Édgar Ramírez) y su esposa Olga Salanueva (Penélope Cruz, en excelente actuación). También el mencionado Roque y la esposa que se radica en Miami (Ana de Armas), cada pareja con sus conflictos amorosos-políticos muy particulares y llevados con bastante soltura en la trama. Gael García Bernal interpreta a Gerardo Hernández, líder del grupo.

El filme reconstruye con eficiencia los atentados terroristas contra instalaciones turísticas, muestra los rostros máximos del exilio contrarrevolucionario y recurre a fragmentos de imágenes de archivos. Así aparecen, por separado, el presidente Clinton y Fidel, hacia los finales, durante una entrevista que le realizara una periodista estadounidense. Fidel resulta concluyente en cuanto al derecho que tiene el país más espiado del mundo, Cuba, de saber qué hacen los enemigos en suelo estadounidense para atentar contra el pueblo cubano.

Importante aspecto a tener en cuenta en el filme del francés Assayas, un prestigioso realizador cuya obra, conocida en nuestro país, que ha permitido apreciar la sensibilidad de un artista capaz de abordar las problemáticas humanas más disímiles desde relatos intimistas.

📢 Si te gustó este artículo y quieres apoyar al semanario VOZ, te contamos que ya está disponible la tienda virtual donde podrás suscribirte a la versión online del periódico. Ofrecemos el mejor análisis político, económico y cultural para pasar la cuarentena en casa.

#QuédateEnCasa y lee el semanario VOZ.

👇🏽👇🏽👇🏽

tienda.semanariovoz.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*