Los guerrilleros hostigados a diario

0

Aunque ha venido funcionando la mesa interinstitucional para la atención de la crisis carcelaria, no se detienen los hostigamientos diarios a los prisioneros de las FARC en las cárceles del país.

Hernán Camacho
@camachohernan

En los establecimientos carcelarios aún no se percibe la inminencia del cese al fuego bilateral entre las FARC-EP y el Gobierno nacional. El Semanario VOZ ha venido recibiendo denuncias frente a atropellos violentos y agresiones sistemáticas contra los prisioneros políticos de las FARC-EP que se encuentran recluidos en más de cincuenta cárceles del país. Pero en especial llegan denuncias de la penitenciaria La Picota, en la capital del país.

“Denunciamos ante la opinión pública nacional, ante los entes de control y ante las organizaciones jurídicas Y defensores de derechos humanos los atropellos, vejámenes y tratos crueles, inhumanos y degradantes de que hemos sido objeto hoy, en horas de la mañana, por parte del cuerpo de custodia y vigilancia en su modalidad de CRI (Comando de Reacción Inmediata). Ayer 7 de junio entraron guardianes del Inpec en horas de la tarde al pabellón #15 a realizar un procedimiento de requisa y nos tiraron las pertenencias sobre las charcas de agua y actuaron destrozando nuestras cosas.

Hoy 8 de junio ingresa el CRI nuevamente nos sacan del pabellón en calzoncillos Y nos obligan a sentarnos en el piso de la cancha durante largos ratos, con una actitud humillante, hostil y grotesca. Es de anotar que el piso estaba muy frío y hacía mucho frío. No contentos con esto, entraron a las celdas y destrozaron nuestras pertenencias, todo lo tiraron al piso mojado. Hace más de 20 días nos tienen pasando hambre el desayuno que regularmente es un pan con agua de panela, llega alrededor de las 11:00, el almuerzo a eso de las 16:09 y la cena entre las 20:00 21:00 horas.

Hoy nos han informado que el cuerpo de custodia no le compete ni le importa lo que tiene que ver con el suministro de alimentos y que a las 17:00 horas seremos encerrados en las celdas con o sin comida. Estamos siendo atropellados y violentados en nuestras mínimas garantías para la supervivencia. Están violentados nuestros derechos humanos, nuestra dignidad humana, y están incurriendo en prevaricato, pues la ley 65/93 es clara: “los internos pasarán a sus celdas después de haber cenado”. No deben someternos a tratos torturados, no deben ponernos aguantar hambre… Hacemos el llamado a la Defensoría del Pueblo, a la Procuraduría, a las ONG jurídicas y defensores de derechos humanos para que acudan en nuestro auxilio”, relatan los prisioneros en su denuncia.

Aunque ha venido funcionando la mesa interinstitucional para la atención de la crisis carcelaria, no se detienen los hostigamientos diarios a los prisioneros de las FARC en las cárceles del país. Como tampoco han sido atendidas las peticiones hechas desde la mesa de paz de La Habana para ser reubicados los guerrilleros en pabellones espaciales con un tratamiento particular en perspectiva de la firma de un acuerdo del cese al fuego bilateral.

Los guerrilleros le pidieron a los negociadores de la Delegación de Paz insurgente en La Habana denunciar los hechos y reclamar que se detengan los actos violentos en su contra.

Mientras reciben malos tratos y violaciones sistemáticas a sus derechos fundamentales, los guerrilleros farianos no amilanan su preparación política para la transformación de la lucha que se avecina.