Lo que buscan los árabes en Santurbán

0
Entre bombas y comparsas, la ciudadanía salió a marchar. Foto Camilo González Blanco.

Cerca de cien mil personas se movilizaron en Bucaramanga contra la explotación minera y por la defensa del agua y el páramo de Santurbán

Javier Castro
@jcastronauta 

Se llevó a cabo en la ciudad de Bucaramanga la multitudinaria movilización contra la megaminería, actividad convocada por el Comité para la Defensa del Páramo de Santurbán, plataforma cívica que viene trabajando hace ocho años y que agrupa organizaciones sociales, partidos políticos, colectivos estudiantiles, entre otros.

Fueron alrededor de 100 mil personas las que acudieron al llamado y desde las dos de la tarde se dieron cita el pasado 6 de octubre en el sector de La Puerta del Sol para desde allí tomarse las principales vías de la capital santandereana unidos en una sola consigna: “Agua sí, oro no”.

Con dedicada preparación logística y el compromiso de la ciudadanía, se logró, luego de seis años, la segunda versión de la marcha que superó con creces las personas convocadas en 2011, esta vez para manifestar rechazo al controvertido proyecto de extracción minera en el bosque alto andino de Santurbán, que pretende desarrollar la Sociedad Minera de Santander Minesa, con sede principal en Abu Dabhi, Emiratos Árabes Unidos.

Afectación ambiental

Estudios del proyecto realizados en 2010 y, luego los análisis de prefactibilidad en 2016, el pasado 28 de agosto fue radicada una solicitud de licencia ambiental ante la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) para iniciar la extracción en los municipios de California y Suratá, provincia de Soto Norte. De tener vía libre, explotarán al menos 96 millones de onzas de diferentes minerales, entre ellas 13 millones de onzas de oro y 26 millones de onzas de plata.

Aunque la empresa ha manifestado en espacios de socialización, a través de comunicados y su permanente propaganda que hará uso de tecnología de punta que garantizará la sostenibilidad del proyecto, reduciendo el impacto medio ambiental a su mínima expresión, hay suficientes argumentos entre quienes se oponen, los cuales basados en estudios científicos demostrarían que Minesa está mintiendo y nuevamente estaríamos avocados a un desastre ecológico, poniendo en riesgo el suministro de agua para 2.5 millones de personas.

Sumado a las ambiciosas pretensiones de Minesa, preocupa a los santandereanos que ya son siete las empresas mineras de origen extranjero que permanecen en la región, entre las que se destacan Eco Oro Minerals Corp, Anglo Gold Ashanti y Red Eagle, las cuales han intentado todo tipo de maniobras para lograr hacerse con las licencias.

Las exigencias de los santandereanos

“Exigiremos a la ANLA convocar una audiencia pública en Bucaramanga en aras de abrir escenarios de discusión de cara a las comunidades, pues no es posible que Minesa pretensa hacernos creer que no usará cianuro ni mercurio en sus procedimientos, ya que, según ellos, contarán con tecnología de pulverización de piedra para sacarla del país y extraer el oro y plata en el exterior, es en verdad algo que no nos convence. Además, hablar de minería subterránea como la mejor opción es una falacia, pues este tipo de actividad se realiza mediante la construcción de grandes túneles, muchos de hasta 30 metros de profundidad, los cuales ocasionan la ruptura de la conexión hídrica o vasos comunicantes dentro de la montaña, secando fuentes de agua” afirma Óscar Estupiñán, dirigente del Sindicato de trabajadores del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga.

En ese mismo sentido, el economista y profesional de la Cátedra de Paz de la Universidad Industrial de Santander, John Carlos Pabón, manifiesta que “el sector minero en Colombia se ha distinguido históricamente por su capacidad de generar conflictos socioambientales, muchos de ellos han devenido en violencia, desplazamiento, despojo y deterioro del medio ambiente. Es por ello que el proyecto que la multinacional Minesa pretende desarrollar en el páramo de Santurbán, y que por demás, no cuenta con el licenciamiento de los santandereanos, es una vulneración directa a los acuerdos firmados entre las FARC y el Gobierno nacional, en contravía del punto 1 de los acuerdos que tratan el desarrollo rural integral y los PDET. A su vez, cierra las puertas a realizar avances en esta materia con el ELN, que bien es sabido, rechazan de manera enfática la locomotora minero energética impulsada por los gobiernos de los últimos años, ya que no constituye de ninguna manera una fuente de desarrollo sostenible y sustentable”.

Luego de la gran marcha, la actividad continúa y las organizaciones articuladas al proceso de defensa del páramo de Santurbán se mantendrán vigilantes, desarrollando iniciativas que propendan por convocar a quienes por desinterés o falta de información aún no se han sumado a la inmensa mayoría consciente que nuestro oro es el agua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*