Le temen a los Decentes

0
Actuales magistrados del Consejo Nacional Electoral. Foto Presidencia.

El fino hilo para romper la precaria democracia colombiana en las próximas elecciones

Redacción política

El artículo 262 de la Constitución fue objeto de una reforma para que partidos minoritarios pudieran presentarse a elecciones de corporaciones públicas de elección popular en lista de coalición. En el año 2015, el Consejo Nacional Electoral señaló que la modificación constitucional no se podría aplicar hasta que el Congreso de la República la reglamentara.

Hoy a 30 días de las elecciones al Congreso, el mismo Consejo Nacional Electoral, vuelve a ponerle trabas a la lista de coalición, muy a pesar que el fallo de una tutela le permitirá a los partidos minoritarios presentarse en coalición y participar en la justa democrática del próximo mes de marzo.

Dicho fallo judicial señaló que una reglamentación no puede ser impedimento para el ejercicio de la democracia en Colombia, y le ordenó a la Registraduría Nacional del Estado Civil, ente que reglamenta las elecciones en el país, que permitiera la inscripción de los candidatos avalados por un partido minoritario para conformar una lista al Senado de la República.

Desde ahí los partidos minoritarios, Unión Patriótica, ASI, y MAIS, decidieron organizar una lista de nombres de hombres y mujeres que se denomina: La Lista de la Decencia, a la que se sumaron los movimientos políticos Colombia Humana y Todos Somos Colombia. Bajo el mismo concepto político de la decencia se inscribieron 16 listas a Cámara de Representantes, en la mayoría de ellas con los mismos protagonistas.

Los magistrados que representan a Cambio Radical, el Centro Democrático y el Partido Liberal, sostienen la tesis de impedir el reconocimiento de las coaliciones y por ende de la Lista Decente, argumentando que no hay ley estatutaria. Mientras la otra tesis, que permitiría mantener las coaliciones a los partidos minoritarios, la defienden, el magistrado que representa el interés de los partidos minoritarios, de la U y el Partido Conservador. La decisión se encuentra en tablas y entró a discusión el pasado 5 de febrero. El voto decisivo lo tendrá en sus manos el dirigente liberal Héctor Elí Rojas.

Para los integrantes de la lista Decentes, los magistrados que se oponen a la conformación de listas de coalición están atentando contra la democracia y la Constitución. Para entendidos políticos, es una decisión política de los sectores de derecha que ven en la lista Decentes, un fuerte sujeto político determinante para las próximas elecciones, tanto de Cámara y Senado, como a la Presidencia de la República.

Las reacciones no se hicieron esperar. Integrantes de la lista Decente señalaron en plaza pública que la decisión del Consejo Nacional Electoral, está orientada a debilitar el auge que ha tenido entre los colombianos, la conformación de dicha lista, a demás de la consulta a la presidencia de la República. Gustavo Petro señaló: “Es la magistrada Yolima Carrillo de Cambio Radical de Vargas Lleras, la que como presidente del consejo electoral, pidió el cambio de orden del día para discutir la demanda contra Decentes y lograr el hundimiento de su inscripción. Aún dicha votación no se realiza”.

Por su parte el líder Decente, Gustavo Bolívar, indicó desde su cuenta en Twitter: “Señores Consejo Nacional Electoral, sería antidemocrático borrar la lista de la Decencia del tarjetón, le harán un favor a las mafias corruptas que nos manejan, y violan el derecho a ser elegido. En la lista no hay ladrones, muchos candidatos se endeudaron para hacer campaña”.

“El Consejo Nacional Electoral, órgano corrupto y dirigido por politiqueros, quiere impedir que la lista de la Decencia pueda participar en el ejercicio electoral. Antidemocracia doble: Truncan la revocatoria al inepto Peñalosa y ahora truncan la fuerza del cambio social. Indignación”, expresó Aída Avella.

En caso que la decisión del Consejo Nacional Electoral sea favorable a los intereses de los sectores de derecha, el país se enfrenta a un nuevo capítulo de cercenamiento de la vida política del país y una nueva frustración de cambio en el control político del Estado y el Congreso de la República.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*