Las voces de las centrales

0
Tarima del acto central en la Plaza de Bolívar de Bogotá. Foto J.C.H.

Todos los discursos apuntaron a no creer que no haya dinero e invitaron al Gobierno a dialogar con soluciones reales

En el acto político y cultural de Bogotá el pasado 16 de mayo, se dirigieron a los marchantes los presidentes de las tres centrales obreras y de la federación de profesores, Luis Alejandro Pedraza de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT; Luis Morantes de la Confederación de Trabajadores de Colombia, CTC; Julio Roberto Gómez, de la Confederación General del Trabajo, CGT; y Carlos Rivas de la Federación Colombiana de Educadores, Fecode.

El dirigente de la CUT inició saludando la unidad vista en las calles de las principales ciudades del país, en las que hubo profesores, trabajadores, estudiantes, campesinos e indígenas. Anotó que las protestas fueron para rechazar el obedecimiento del Gobierno nacional a la banca internacional y a la OCDE.

Ante los argumentos del Presidente de la República y del Ministro de Hacienda sobre la ausencia de recursos para cumplir con las peticiones de los trabajadores y el cumplimiento de lo pactado años anteriores, el líder sindical dijo que no son ciertos, y que el “ofensivo ofrecimiento” de un 0,15% de incremento salarial, será respondido con más movilizaciones y un paro cívico nacional, de ser necesario con organizaciones cívicas.

“El Gobierno hace de la paz una demagogia permanente para ocultar la verdad, de continuar empobreciendo a la nación para solucionar sus crisis generadas por el mal manejo de la economía, lo que hace afectando los intereses de los trabajadores, de los campesinos e indígenas, así quieren pagar la deuda producto del mal manejo”, concluyó Alejandro Pedraza, quien también dijo que están dispuestos a sentarse a la mesa, pero que el Gobierno llegue con propuestas serias que den soluciones reales y no con mentiras como “No hay plata”.

A su turno el presidente de la CTC, Luis Miguel Morantes, explicó que el problema no es sólo de los intereses económicos de los trabajadores, sino es una protesta contra la desigualdad, ya que el país comparte con Guatemala el primer lugar en Latinoamérica en ese flagelo. “El Gobierno no está gobernando para los colombianos, sino para las transnacionales, para los poderosos y ricos del país que son apenas un grupúsculo. En cambio millones de trabajadores andan en la extrema miseria y otros por debajo de la línea de pobreza”.

Julio Roberto Gómez, presidente de la CGT, expuso cómo los gobiernos colombianos están acostumbrados a hacerle trampa a la clase trabajadora. Por eso –aseguró-, los responsables del paro son el Ministro de Hacienda y el Presidente de la República, y reclamó que mientras hablan de paz hayan disminuido el presupuesto para el sector agrario de cuatro billones a un billón trescientos mil millones de pesos.

Exigió positivas respuestas gubernamentales para que la acción popular no sea la extensión de los paros cívicos que ya iniciaron en Chocó y Buenaventura, y que deben extenderse por todo el país.

El representante de los docentes, Carlos Rivas, pidió respuestas económicas viables que permitan levantar el paro, y que no se mienta más acerca de la falta de recursos, más cuando la corrupción campea: “No es cierto que nos hayan estado cumpliendo con la nivelación salarial porque en 2015 superaba el 28,32% y en la mesa de negociación se logró un 12% y este año requerimos aumentarla para 2020 y 2021. Le mienten a Colombia cuando dicen que no hay recursos, cuando hay un ahorro de 25 billones de pesos porque ya no hay guerra, una reforma tributaria con un aumento del IVA del 16 al 19%, y la repatriación de capitales”.

Por último, solicitó agilizar la contratación de la salud de los maestros e invitó a la Ministra de Educación a llevar a la mesa propuestas, para obtener condiciones que dignifiquen la profesión docente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*