“Ladrones de cuello blanco”

1
Una líder de las mujeres le explica a Aída las afectaciones sociales de su comunidad. Foto Carolina Tejada.

Una gira con el rostro de la decencia llegó a La Guajira. Aída Avella, enfrentó en la calle y en los medios a los corruptos que tienen sumidos en la miseria a cientos de habitantes

Carolina Tejada Sánchez
@carolltejada 

¡Ahí va, ahí va! – ¿Quién? La señora que no tiene pelos en la lengua, la que le cantó la tabla a los corruptos en la emisora.

Cuando llegó Aída Avella a tierras cesarences, para iniciar su gira por la costa caribe, en el marco de su campaña al Senado de la República desde la lista Decentes, varios medios regionales y alternativos de comunicación que sabían de su arribo le extendieron sus micrófonos para conocer sus propuestas.

Aída es una mujer sonriente, amable, con una capacidad para romper el hielo en cualquier lugar y entablar un diálogo con la gente, incluso si no la conocen. Con un rostro alegre, siempre juega con la ironía, y eso le gusta a quienes la escuchan. Después de recorrer las emisoras y de dialogar con algunos periódicos regionales, como El Pilón, las jornadas de campaña en calle habían cogido vuelo, no solo en el Cesar, también en La Guajira y posteriormente en el Magdalena. Cuando se le veía pasar por las principales calles o mercados con un micrófono conectado a un sonido portátil que hace llevar a sus giras, su voz ya era reconocida. Así lo expresaba la gente; “esa es la de la emisora, la que le cantó la tabla a los políticos”.

En La Guajira

A su llegada al pueblo guajiro, otro de los departamentos golpeados por la corrupción, desde el año 1992, siete de los ocho gobernadores están en la cárcel o investigados por corrupción. Todos han sido responsables por la crisis en salud, desnutrición de la primera infancia y demás afectaciones sociales a los guajiros.

Allí también un cúmulo de gentes vive en medio de la informalidad, más del setenta por ciento de la población se gana la vida por medio de la venta ambulante, del resuelve diario. Los niveles de pobreza superan cualquier expectativa.

En medio de tanta marginalidad, y del olvido del Estado, la felicidad camina sobre una capa de tristeza. Con sus coloridos trajes, las mujeres sonrientes junto a los hombres se comprometen también a impulsar la decencia por el departamento. En una de los rancherías -barrios-, recibieron a Aída, no era la primera ves que llegaba allí, por eso el recibimiento fue con un rostro más familiar y con propuestas puntuales que ella iría recogiendo con su lema, “no se vale solo escuchar, yo vine a escuchar para actuar”.

Aída en su recorrido por el barrio Villa Fátima en Riohacha. Foto Carolina Tejada.

Las comunidades de Villa Fátima, un barrio humilde de Riohacha, padecen la infamia de los politiqueros de la región. “Los Luque y los Ballesteros se quieren adueñar de la tierra de los pobres. Los notarios se están prestando para escriturar las zonas ancestrales de las comunidades”, denunciaba Aída en redes sociales, refiriéndose a como el “poder mafioso” le abre la represa del río Ranchería en la madrugada a los humildes habitantes de Villa Fátima, sus ranchos son inundados por el caudal del agua y en medio de la oscuridad de la noche, deben salir corriendo a resguardarse en el colegio más cercano, de donde los sacan a las cinco de la mañana, pues deben abrir las puertas para recibir a los chiquitos que estudian allí. Todo tiene una intención, dicen los habitantes, “ellos vienen después de la inundación a decirnos que debemos desalojar, por nuestra seguridad. Nos quieren sacar para montar torres de apartamentos que luego venden a altos costos, nos niegan todos los derechos, incluyendo el que el carro de la basura pase hasta nuestro barrio para recogerla”, afirma Dodanis, una líder social del barrio.

¿Y de dónde vienen? – Venimos desde Uribia, porque queremos escuchar a Aída y a Petro. Era el acto central que se llevó a cabo en el parque de Los Loteros, comuna 10 en Riohacha. Se presentaron varios candidatos al congreso que compartieron sus propuestas con la gente. Y ahí estuvo Aída en medio de la gente del común, recibía vivas por su carácter. Esa forma típica de referirse a “los ladronzuelos de cuellos blanco”.

Aída saluda a los guajiros en el Parque de los loteros. Foto Carolina Tejada.

En medio de su aplaudido discurso, en donde proponía una serie de salidas a la crisis social de la región, también reconocía la magnitud de la fuerza guajira, pues en medio de la corrupción y de la politiquería que tiene sumida en la indiferencia a la región, allí se encontraban muchas gentes, apoyando el cambio, buscando la decencia en las urnas. “Estamos felices de encontrar tantos rostros de esperanza y alegría, a pesar de ser una región golpeada por la corrupción, la desigualdad y la politiquería de Cambio Radical. Gracias valiente pueblo guajiro, resisten la ignominia”, afirmaba Aída.

Después de este acto multitudinario, se dirigieron a otros municipios, Maicao, y San Juan del Cesar. Comitivas de líderes sociales recibieron la propuesta de los decentes al senado. “Hoy hemos pasado por Maicao y el sur de La Guajira. Nos recibió gente linda y valiente que está cansada de la corrupción de la región. Familias de mafias politiqueras gobernando para robar mientras el pueblo se enfrenta a la pobreza, y a la falta de oportunidades para salir adelante”, afirmaba en sus redes sociales.

Reunión con el candidato a la Cámara Lucho Gómez, por La Guajira, junto a líderes sociales en
San Juan del Cesar. Foto Carolina Tejada.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*