La pobreza multidimensional, sigue siendo vergonzosa

9

Alberto Maldonado Copello

El Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) está compuesto por cinco dimensiones i) condiciones educativas; ii) condiciones de niñez y juventud; iii) salud; iv) trabajo y v) condiciones de vivienda y servicios públicos domiciliarios. Estas dimensiones se dividen en 15 variables y se considera que un hogar que tiene “privaciones” en al menos 5 variables (33%), se considera en condición de pobreza multidimensional1. El índice combina acceso a bienes y servicios concretos (asistencia escolar, afiliación a salud, acceso a acueducto), con resultados de dicho acceso (alfabetismo, rezago escolar) y con condiciones laborales como desempleo y trabajo informal.

El IPM reemplazó al indicador de necesidades básicas insatisfechas (NBI) y se calcula desde 2010. De acuerdo con cifras del DANE en dicho año el 30,4% de la población era pobre, según el IPM, cifra que equivale a 13,7 millones de personas y en 2017 descendió a 17%, equivalente a 8,3 millones de personas, según el informe del Departamento Nacional de Planeación2. La reducción fue de 13 puntos porcentuales y según el gobierno esto condujo a sacar de la pobreza a 5,4 millones de personas. Como ya comentamos en una pasada edición.

En la tabla siguiente se presentan los datos de las 15 variables para los años 2010 y 2017. Los mayores mejoramientos se observan en “bajo logro educativo”, “sin aseguramiento a salud”, “trabajo informal” y “hacinamiento crítico”; en barreras de acceso a servicio a la salud no hubo mejoramiento y el desempleo de larga duración empeoró.

Omisiones evidentes

Este indicador se concentra en unos aspectos básicos pero omite variables claves como alimentación y nutrición. El informe del DNP no presenta explicaciones sobre las razones por las cuales se ha reducido la pobreza, por lo cual no es posible saber qué tanto se debe a mejoramientos en ingresos reales de los trabajadores, que les permitieron adquirir dichos bienes, o a gestión de entidades públicas mediante subsidios en dinero o en especie.

El indicador es engañoso y debería complementarse en la siguiente forma:

  • Hogares que no pueden pagar con sus ingresos los bienes y servicios
  • Hogares que reciben el servicio o el bien mediante un subsidio del Estado.
  • Hogares que todavía no reciben.

Mediante esto se podría analizar con mayor precisión esta dimensión de la pobreza, mostrando cómo una proporción determinada de hogares y personas tiene que recurrir a subsidios debido a que sus ingresos no les permiten comprarlos. Estos millones de hogares se mantienen en situación de dependencia y logran complementar en algo mediante estos subsidios, pero siguen siendo pobres dependen de la disponibilidad del Estado para recibir ayuda. De otra parte, el IPM no mide aspectos relativos a la calidad de los servicios, con lo cual el análisis es insuficiente.

Derechos constitucionales y regalias

De acuerdo con la Constitución y la ley le corresponde principalmente a las entidades territoriales la provisión de los servicios de educación básica y media, de salud y de acueducto y alcantarillado, con base en los recursos del Sistema General de Participaciones y de Regalías. Después de 30 años de la elección popular de alcaldes y de una transferencia sostenida de recursos, las coberturas en estos sectores deberían estar en 100%, garantizando los derechos a todas las personas. Encontrar que todavía hay hogares con privaciones en estas dimensiones más que un logro, para sacar pecho, es una vergüenza; esto puede deberse también a los recortes que se efectuaron a los recursos del SGP por parte del expresidente Santos en 2001 cuando fue Ministro de Hacienda. La atención a la niñez y la juventud se realiza en parte con los recursos de educación y salud del SGP, pero adicionalmente mediante los programas de educación preescolar, para los cuales no existen fuentes de financiación tan elevadas y constantes.

Interrogantes pendientes

En vivienda las cifras de buenos resultados parecen demasiado altas. Este es un sector que no tiene una fuente de financiación estable y grande como educación, salud y agua potable, aunque los programas nacionales de vivienda gratis canalizaron un monto importante durante los últimos años. Con relación a desempleo y trabajo informal son pocas las acciones directas del Estado y los resultados dependen más de variables económicas generales que escapan a su capacidad de gestión.

El informe del DNP no hace análisis alguno de las causas de la pobreza ni tampoco trata de establecer relaciones entre la gestión del Estado y los impactos. ¿A qué se deben los resultados? ¿Es posible establecer una relación entre las acciones del Estado y dichos resultados? Si se trata de garantizar derechos universales ¿por qué todavía no hay coberturas completas que permitan que ningún hogar presente privaciones por ejemplo en educación, salud y atención a la niñez, así como en acceso a los servicios públicos? Estos datos son un balance negativo de la gestión de las entidades territoriales, dado que ya en este momento debería haber coberturas completas.

1 DNP. (2011). Índice de Pobreza Multidimensional (IPM-Colombia) 1997-2008 y meta del PND para 2014. Bogotá, D.C.

2 https://colaboracion.dnp.gov.co/CDT/Desarrollo%20Social/Pobreza%20Monetaria%20y%20Multidimensional%20en%20Colombia%202010-2017.pdf

9 Comentarios

  1. First of all I would like to say wonderful blog!
    I had a quick question that I’d like to ask if
    you do not mind. I was interested to know how you center yourself and clear your mind prior to writing.
    I have had difficulty clearing my mind in getting my ideas out.
    I do enjoy writing but it just seems like the first 10 to
    15 minutes are generally lost simply just trying to figure out how to begin. Any ideas or tips?
    Kudos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*