La ortodoxia de Carrasquilla le hace daño al país

2

La aplanadora de la derecha en el Congreso se alista aprobó el Presupuesto del Gobierno Duque para 2019. La oposición presentó su propia ponencia cuya prioridad es lo social y la paz

Redacción política

El mejor ejemplo de ortodoxia política y económica al servicio del gran capital -nacional o extranjero- y el neoliberalismo es Alberto Carrasquilla, quien desde la cartera de Hacienda, ha tenido en el último mes la tarea de organizar las finanzas del gobierno Duque para el próximo año con el Presupuesto General de la Nación, que deberá ser aprobado a más tardar el próximo 20 de octubre.

Una semana crucial para Carrasquilla quien fiel a su ideario económico, ha podido plasmar en el Presupuesto su afán por recortar los derechos de los ciudadanos, ampliar la participación privada en el Estado, es decir privatizar a toda costa, y generar el mejor escenario para la inversión extranjera con la fórmula de reducirle impuestos a los más ricos y aplicárselos a los más pobres.

De ahí que la oposición haya tenido que separarse radicalmente de la ponencia y haber radicado el viernes pasado una alternativa para salvaguardar los sectores sociales que fueron despreciados por Carrasquilla: salud, educación y paz.

Los más felices con el presupuesto que presentará el ministro con el apoyo de las bancadas liberales, conservadoras, de la U, Cambio Radical, Mira, Justa Libres y el disidente de Decentes el senador Tamayo, son los fondos de capital extranjeros, quienes por concepto de deuda pública van a recibir el 52% del Presupuesto, es decir, 126 billones de pesos, de los cuales el 50% servirán solo para pagar intereses de la deuda.

Ponencia alternativa

VOZ tuvo acceso a la ponencia alternativa que firmaron los senadores ponentes, Aída Avella, Gustavo Bolívar e Iván Marulanda; y aún cuando el documento será una constancia histórica, allí se plasma parte de los tejemanejes que le dio el ministro a la discusión y se dejan entrever los problemas de fondo que tiene la propuesta mayoritaria.

La discusión no tuvo orden ni rigurosidad, dicen los ponentes de la propuesta alternativa, porque la información no se entregó completa ni a tiempo, sino fraccionada, sobre la marcha y en forma caótica. “Entre reunión y reunión, la información presentada por el gobierno cambiaba significativamente, haciendo así imposible la tarea de los ponentes de estudiar sus propuestas y sugerir alternativas oportunas. Esto nos aboca, presionados en el límite del tiempo, a debatir el PGN en primer debate solo hasta el último día”, señala Aída Avella senadora de la UP por la lista Decente.

No es comprensible ni procedente que el Ministerio de Hacienda, solo después de cerrada la discusión de la ponencia, haya enviado la información detallada del articulado y de los rubros de ingresos y gastos. La denuncia de la oposición es que el ministerio se negó a entregar los desagregados para que por ejemplo no pudieran ubicar partidas extraordinarias como sucedió con el billón de pesos destinados a comprar misiles antiaéreos, mientras se cierran hospitales públicos en el país.

Mentiras sobre el déficit

La oposición identificó que el déficit anunciado por Carrasquilla, y que le sirvió como excusa para proponer una reforma tributaria, no es tal y de una discusión a otra, como por arte de magia se diluyó quedando en promedios normales entre cualquier economía del continente.

“La nueva distribución del gasto presentada en el texto aprobado en primer debate exhibió la mayor cantidad de adiciones en los sectores de Hacienda por 1,9 billones; Educación por 2,48 billones; Inclusión Social y Reconciliación por 1,1 billones; Minas y Energía por 1,9 billones; Salud y Protección Social por 3,8 billones y Transporte por 1 billón. Aunque parece haber un aumento, no es suficiente”, señala la ponencia alternativa.

Otros sectores que en principio iban a ser castigados presupuestalmente lograron adiciones por virtud de la postura de los congresistas de la oposición que defendieron causas como el medio ambiente, la ciencia y la tecnología, el deporte, la recreación y la cultura.

Consideraciones opositoras

El presupuesto que llega para aprobación en plenaria no es transformador. “Por el contrario, perpetúa las enormes inequidades del país, así como vicios de la política contra los que nos manifestamos en las urnas cerca de 12 millones de colombianos hace menos de dos meses, con mensajes claros que deben ser escuchados por el Congreso y el gobierno”, le dijo a VOZ uno de los ponentes de la bancada Decentes.

Los mismo que propusieron una discusión regional del presupuesto: “El trámite mediante el cual se ha discutido y construido el PGN demuestra la urgencia de adoptar presupuestos participativos, con el fin de que sea desde los territorios y no desde salones en la capital, donde se construya el presupuesto, de tal manera que corresponda a las necesidades reales de los colombianos”.

El proyecto de presupuesto 2019 no contribuye a resolver los problemas estructurales del país. “Seguiremos siendo de las sociedades más desiguales del mundo. De hecho, Colombia es uno de los países latinoamericanos donde menos se reduce la desigualdad, después de la intervención estatal. Según la Cepal, mientras países como Brasil logran disminuir sus índices de desigualdad en 7 puntos después de tomar en cuenta los subsidios, transferencias, impuestos y pensiones del gobierno, en Colombia el índice de desigualdad disminuye en menos de una décima (de 0.53 a 0.52). Este pobre resultado sólo es comparable con el de Honduras, El Salvador, Nicaragua y Paraguay”, señala la ponencia de las bancadas Decentes y Partido Verde.

Las principales preocupaciones

En cuanto a los ingresos proyectados por el gobierno para 2019, preocupan los siguientes aspectos, según la ponencia alternativa: I). El servicio de la deuda y las amortizaciones para 2019 comprometen 51.9 billones, que corresponden al 5% del PIB, monto a todas luces excesivo que restringe el gasto social y las inversiones para el desarrollo productivo. II). No se conoce el plan de privatizaciones del gobierno que explique el arbitrio de 2.5 billones de ingresos en la cuenta de recursos de capital. III). Más de la mitad de los ingresos del gobierno, 143 billones, provienen de impuestos indirectos (IVA 61 billones), que de por sí son regresivos y de impuestos a la renta (64 billones) que no gravan a los contribuyentes con tarifas progresivas que correspondan a las escalas de ingresos; y IV). finalmente, preocupa cómo espera recaudar el gobierno 14 billones, por medio de una Ley de Financiamiento, que faltan para financiar el presupuso. Al tiempo que desconcierta la actitud del gobierno, que, al momento de calcular los ingresos, estableció un precio de referencia del petróleo de US$65 por barril, cuando hoy los precios fluctúan por encima de los US$81 por barril.

Aunque la ponencia alternativa será derrotada en plenaria, la oposición le apunta a desnudar las intenciones de un gobierno que está al servicio de los intereses del gran capital, local o foráneo, en contra de las demandas sociales de los colombianos.

 

Ponencia completa de la bancada de oposición en el siguiente link ponencia alternativa PGN

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*