La movilización que despide el año

1

Miles de trabajadores y estudiantes universitarios hacen su última gran marcha nacional y se alistan para retomar sus peleas en enero de 2019. Las centrales obreras inician sus discusiones con Gobierno y empresarios acerca del incremento salarial para el próximo año

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@Aurelianolatino

Otra gran movilización nacional fue aprobada por el Comando Nacional Unitario, las centrales obreras, el movimiento estudiantil y otros sectores sociales, motivados por los mismos dos puntos de que los han hecho salir a las calles en los dos últimos meses: recursos para la educación que garanticen el funcionamiento de las Instituciones de Educación Superior, a mediano y largo plazo, y el retiro de la reforma tributaria, del Congreso de la República.

El 6 de diciembre fue la fecha escogida por el movimiento social, con el objetivo de llegar a la Plaza de Bolívar en Bogotá, caminando desde diferentes puntos de la ciudad, para asistir a un acto político y cultural, con un concierto musical por parte de grupos estudiantiles.

En la reunión del Comando Nacional Unitario, los voceros de los estudiantes universitarios reiteraron su decisión de continuar en paro y revelaron que hasta ese día (3 de diciembre), el Gobierno no había presentado fórmulas de solución a la grave crisis financiera que afronta la educación superior. Se quejaron de las maniobras dilatorias de la ministra de Educación para no solucionar sus peticiones y señalaron que el reajuste del 0,5 para el año entrante es insuficiente.

En esta, también decidieron mantener la preparación de una gran velatón en todo el país contra la reforma tributaria, por la financiación de las universidades públicas, por la paz y la vida, para este 7 de diciembre.

Igualmente, convocaron a los sectores sindicales, sociales y populares a los actos que se están preparando para conmemorar el 10 de diciembre el Día internacional de los derechos humanos.

En el encuentro, realizado el pasado 3 de diciembre, hubo participación de diversas organizaciones sociales que se aglutinaron alrededor del rechazo a la política económica del actual Gobierno, que apenas se asoma con la propuesta de reforma tributaria o Ley de Financiamiento.

Balance

Para acordar la realización de la nueva manifestación nacional, las organizaciones hicieron un balance de la pasada, realizada el 28 de noviembre en todo el país. El presidente de la Federación Colombiana de Educadores, Fecode, Nelson Alarcón, calificó como muy buena la participación del magisterio en las recientes movilizaciones, pero destacó la del pasado 28 en la que en todas las capitales de departamento los profesores colmaron las calles.

Nelson Alarcón.

Fecode nuevamente exigió el cumplimiento de los acuerdos pactados desde 2015 y 2017, como avanzar en las comisiones para estructurar una propuesta de reforma constitucional al Sistema General de Participaciones, que garantice mejores recursos para la educación desde el preescolar, hasta el grado superior.

Asimismo, reclamaron por puntos como la falta del decreto de reestructuración de las escuelas normales: “Necesitamos fortalecer esas escuelas que son el eje fundamental de la carrera docente, de la pedagogía, del desarrollo de actividades; es algo que lo concertamos hace ocho meses y no ha sido expedido por parte del Ministerio de Educación Nacional”, dijo a VOZ el presidente de Fecode, Nelson Alarcón.

Ante los reclamos, este Gobierno culpa al anterior, pero para el Presidente de la Federación el acuerdo fue con el Estado independientemente de la administración y aunque se reconoce que se ha cumplido en algunos ítems, se requiere llevar a cabo la totalidad de lo suscrito.

El mínimo

Por su parte, y sobre la nueva movilización, Diógenes Orjuela, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, dijo que en todo el país se debe protestar ya que hay una empecinada intención por parte del Gobierno de hacer una reforma tributaria, teniendo como base golpear a las clases medias y a los colombianos de menores recursos a través del IVA: “No nos basta que se diga que no se grava la canasta familiar, porque bajo otros artilugios están introduciendo las mismas cargas impositivas para la población”.

Diógenes Orjuela.

De la misma manera, lo dio a conocer la CUT en comunicado: “…a pesar de los supuestos cambios que anuncian que excluirán el 18% del IVA en el 2019 a varios de los productos ‘esenciales’ de la canasta familiar, gran parte de componentes importantes del mercado de las familias sí serán gravados, lo cual impactará las finanzas de la clase trabajadora colombiana. Las centrales han expuesto que hay otras posibilidades de financiar el presupuesto nacional sin afectar a la clase media y baja, tal como eliminación de beneficios tributarios a inversión extranjera y multinacionales, aumento a la  tarifa del impuesto de renta a personas naturales de mayores ingresos, impuesto a las gerencias progresivo hasta el 40% e impuesto a las remesas empresariales, entre otros”.

Esta movilización puede verse como la última del año, puesto que también se decidió no hacer el paro nacional que se tenía programado para el 13 de diciembre. Y aunque en 2018 queda la discusión de la definición del salario mínimo para 2019, las manifestaciones continuarán en enero próximo y serán anunciadas el 13 de diciembre en rueda de prensa.

Sobre los diálogos a realizar en el contexto de la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales, para definir los puntos a reajustar en el salario mínimo para 2019, se tuvo la primera reunión el pasado 4 de diciembre, en la que las centrales obreras escucharon las exposiciones de los ministerios de Trabajo y de Hacienda.

A su vez, las organizaciones de los trabajadores presentarán su propio diagnóstico de la situación económica: “Es una fórmula que lleva no solo los ítems que establece la ley, sino elementos de pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores colombianos en los últimos 10 años, por una mala medición de la productividad e igualmente, de recuperación del poder adquisitivo de los sectores de menos recursos para quienes la inflación es muchísimo más alta que la inflación media que siempre da el Gobierno. Escucharemos a los ministerios y en la misma semana a Planeación Nacional y al Banco de la República, y el intercambio de opiniones lo arrancaremos en firme, la próxima semana”, explicó Diógenes Orjuela, quien también dijo que la exigencia de puntos a incrementar para el salario Mínimo del próximo año estará por encima del 10%.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*