La biósfera en peligro: Minería en aguas profundas

0
256
La riqueza del ecosistema marino está en peligro por la expansión de la minería en aguas profundas.

Los daños podrían afectar la pesca, introduicir metales en la cadena alimenticia, alterar la retención de carbono en las profundidades del océano y reducir la biodiversidad

Un grupo de científicos y oceanógrafos, en artículos recientes publicados en revistas especializadas, han advertido sobre los peligros que para el medio ambiente, la cadena alimentaria y la sobrevivencia misma de miles de especies marinas, acarrean varios proyectos de exploración minera en marcha, que cuentan con la aprobación, principalmente, de la administración de los Estados Unidos.

La revista ‘Clima y capitalismo’ asegura que el mundo está entrando en “una nueva fase de las relaciones de la humanidad con la biósfera, en la que los océanos no solo son cruciales, sino que están sufriendo un cambio fundamental”. Los autores aportan abundantes datos sobre la voluntad creciente del capitalismo de industrializar los océanos y los fondos marinos, un proceso que algunos científicos denominan “aceleración azul”.

La preocupación se desprende del hecho de que en los últimos diez años, grandes empresas transnacionales han aumentado su interés en instalar nodos de exploración minera en aguas profundas oceánicas para obtener cobalto, zinc, cobre, manganeso y otros metales preciosos.  En la actualidad al menos 30 licencias de exploración han sido concedidas, para adelantar búsqueda de metales en un área de 1.5000.000 kilómetros cuadrados de fondo marino en alta mar, y algunos países consideran incluso explotaciones en sus propias aguas territoriales.

En peligro enormes ecosistemas

La semana pasada se publicó un nuevo artículo en ‘Actas de la Academia Nacional de Ciencias’, que introduce un llamado de urgencia: la minería en aguas profundas plantea riesgos significativos para los vastos ecosistemas de aguas intermedias, que se encuentran muy por encima de los fondos marinos, donde se ubica la explotación minera.

Esto sugiere afectaciones no solo en la zona de operaciones mineras, sino en un amplísimo radio de acción, por la extraordinaria capacidad de desplazamiento de enormes masas de agua, por encima de lecho marino, lo que pone en peligro enormes ecosistemas de aguas de profundidad media.

Durante la exploración minera se generan grandes cantidades de lodo, de productos químicos disueltos, amén de que los equipos producen un ruido extraordinario, que se propaga a lo largo y ancho del mar. Desafortunadamente, los estudios sobre los daños que podría causar la minería en el fondo de los océanos, no son todavía abundantes.

Calculando el daño

El oceanógrafo Jeffrey Drazen, uno de los autores del último artículo, dice: “Esto es un llamado a todas las partes interesadas. La exploración minera se prepara, pero carecemos de pruebas científicas para comprender y controlar las repercusiones en los ecosistemas pelágicos (que viven en zonas alejadas de la costa) profundos, que constituyen la mayor parte de la biósfera.

Las aguas de profundidad intermedio del océano mundial constituyen más del 90 por ciento de la biósfera. Albergan 100 veces más peces que la captura anual mundial y desempeñan un papel profundo en la regulación del clima y del ciclo de los nutrientes.

 

📢 Si te gustó este artículo y quieres apoyar al semanario VOZ, te contamos que ya está disponible la tienda virtual donde podrás suscribirte a la versión online del periódico. Ofrecemos el mejor análisis político, económico y cultural para pasar el confinamiento en casa.

#QuédateEnCasa y lee el semanario VOZ.

👇🏽👇🏽👇🏽

tienda.semanariovoz.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*