Jugada de monopolio. El sector de la salud en Colombia

0
Pacientes esperando ser atendidos. Foto J.C.H.

Nelson Fajardo

Cualquier ciudadano promedio de nuestro país tiene conocimiento del alto grado de corrupción que rodea el sistema nacional de salud. Sin embargo, esto no impide que la salud no constituya uno de los sectores más rentables para transacciones de alto significado, tal como sucedió alrededor de la EPS Cafesalud.

Dicha transacción comercial se desata en medio de una guerra (mal llamada competencia) entre las EPS y las IPS; estas últimas concebidas con un rango inferior a las primeras. Pero la puesta en venta de Cafesalud demostró que esa ubicación de las IPS ha variado. Es así como el consorcio Prestasalud, que agrupa ocho instituciones de carácter IPS (Hospitales, clínicas y otras), compró Cafesalud por $1,45 billones de pesos y la Red Esimed que cuenta con 3.300 camas hospitalarias en todo el país. Es decir que la propiedad de Cafesalud paso a manos de una IPS, en clara confrontación, que mostró la debilidad de las EPS.

El pago de la transacción cuenta, para su cancelación, con la gestión propia de Cafesalud, calculada en $1,8 billones, un patrimonio superior a los $700.000 millones y una utilidad operacional de $180.0000 millones de pesos. Es decir, que no se trata de una EPS en franca quiebra. Si el venderla requiere $1,4 billones; la transacción está respaldada en la buena situación financiera de Prestasalud. Pero requiere conseguir $2 billones para asegurar el negocio, cuya diferencia con el costo de la venta, debe obtenerse, de los servicios que preste dentro de una competencia que agrupa a 6.728 IPS con utilidades que llegan a $2.7 billones; situación que favorece la integración vertical entre grupos monopólicos. Es precisamente en las utilidades (ganancia), donde están los recursos para comprar la EPS, pues los hospitales y las clínicas tienen suficiente capacidad pues han logrado más de 40 millones de pesos en utilidades.

Como se puede observar, se trata de una jugada de monopolio, donde las EPS, como espacio óptimo de monopolización, están en proceso de declive, debido a una alta acumulación inicialmente soportada en los servicios médicos, y, posteriormente, saqueada por la corrupción, que hace declinar su tasa de ganancia y entran en crisis.

Corresponde, entonces, a las Instituciones Prestadoras de Servicios (IPS), absorber a las Entidades Prestadoras de Servicios (EPS), en declive. Desde luego que superar el desprestigio de las EPS, no será tarea fácil. Y no olvidemos, que si la lógica del capital está determinada por la tasa de ganancia, es muy difícil que suceda algo distinto en un sistema de salud altamente mercantilizado y descompuesto, como el sector de la salud; donde la fuerza de trabajo calificada, como los médicos, están en una situación de trabajadores altamente explotados; pero con una consciencia social pequeño burguesa y poco proletaria. Condición, esta última, para salir del economicismo que los embarga, para politizar la lucha contra la salud privatizada y colocarla al servicio de toda la sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*