Irma atacó a Cuba con furia

0
“Al mal tiempo buena cara”. Un cubano observa con tranquilidad el desastre que causó el huracán Irma a su alrededor. Foto PL.

Causó enormes desastres en el Caribe y en La Florida, Estados Unidos

Prensa Latina y VOZ

En la noche del viernes 8 de septiembre, el huracán Irma arremetió con furia contra el territorio insular de Cuba, luego de causar destrozos en su paso violento  por las Antillas Menores y Puerto Rico. La isla de Barbuda y la parte francesa de San Martín prácticamente quedaron destruidas. Son casi una veintena las personas muertas.

A Cuba ingresó por la Costa Norte, en Cayo Romano, provincia de Camagüey y afectó la zona central donde causó estragos, destrucciones e inundaciones. Pasó luego a Villa Clara, cerca de Remedios y Caibarién, dejando daños enormes. Entre la tarde del sábado y el domingo pasados, con menor intensidad, pasó por Matanzas, Mayabeque y La Habana. En la capital, fuertes olas sobrepasaron el tradicional Malecón y hubo inundaciones en las calles habaneras.

Los vientos sobrepasaron los 85 kilómetros por hora y es el primer huracán categoría cinco que toca con su ojo tierra cubana desde 1932, según explicaron los expertos. El domingo siguió su rumbo hacia La Florida, en las costas de Estados Unidos, donde como estaba previsto llegó con mayor fuerza.

Medidas preventivas

Antes de su llegada, en Cuba las autoridades se adelantaron a tomar medidas para prevenir el impacto del huracán Irma. En la provincia de Holguín (en la zona nororiental) se habilitaron más de 230 albergues para evacuar a los residentes en zonas bajas, en el litoral y en municipios vulnerables como Gibara, Banes, Rafael Freyre, Antilla, Frank País y Mayarí.

En Camagüey (centro) fueron evacuadas más de 140 mil personas a fin de preservar vidas humanas ante el paso del huracán. Nuevitas, el municipio costero más habitado de esa provincia, recibió previamente especial atención en su puerto, uno de los más importantes del país.

Del mismo modo, en Ciego de Ávila (centro) en esta jornada se intensificó la evacuación de familias ante la proximidad de Irma. Más de 37 mil avileños de las zonas más propensas a inundaciones y penetraciones del mar se trasladaron hacia viviendas más seguras o a los 120 centros acondicionados para la ocasión.

Además, las autoridades avileñas adoptaron medidas como el aseguramiento de unas 13 mil toneladas de azúcar, el desmonte de los sistemas de riego en la agricultura y de los paneles solares.

En los cayos al norte de la provincia se resguardaron los bienes materiales y equipos de las instalaciones hoteleras y se limitó el paso por la carretera sobre el mar hacia los cayos Coco y Guillermo.

Una de las acciones más complicadas en el lugar fue el traslado por vía aérea de los seis ejemplares del delfinario de Cayo Guillermo hacia el centro marino de Cienfuegos, tarea que se acometió con extremo cuidado para preservar la vida de los animales.

Asimismo fueron evacuados los más de cuatro mil 700 turistas hospedados en hoteles del polo Jardines del Rey.

No obstante, los daños materiales son cuantiosos. Buena parte de la isla se quedó sin energía, hay casas destruidas y las inundaciones hicieron mucho daño a la agricultura. Parte del complejo turístico quedó averiado. Del mundo ha llegado solidaridad con la isla caribe, territorio libre de América.

@PrensaLatina_cu 

@SemanarioVOZ

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*