Inició negociación USO – Ecopetrol

3

Un petitorio en el que el disfrute de la riqueza petrolera por parte de comunidades será punto de debate, se empezó a discutir entre la estatal petrolera y sus trabajadores. Las intenciones de venta de la empresa y la desmejora de garantías laborales y sindicales serán la piedra en el zapato

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@Aurelianolatino 

Un petitorio con tres propósitos y 69 puntos es discutido entre los negociadores de la Unión Sindical Obrera, USO, y los de la estatal petrolera Ecopetrol, desde el pasado 14 de agosto.

La primera de las metas para la USO es la defensa de la estatal petrolera como patrimonio de los colombianos, es decir, evitar que sea privatizada; la segunda, son los derechos de los trabajadores directos y tercerizados; y la tercera, es el derecho a la negociación colectiva en el marco de convenios internacionales suscritos por el Estado colombiano.

No obstante, días antes del inicio de las primeras reuniones entre las partes el ambiente fue afectado por las recomendaciones que hizo el Consejo Gremial al Gobierno nacional, en las que creen necesario vender acciones de Ecopetrol para usar esos recursos en infraestructura. También, porque días antes de la primera reunión medios de comunicación del Establecimiento informaron que las peticiones del sindicato costaban dos billones de pesos.

Las mentiras

En rueda de prensa, César Loza, presidente de la USO, se encargó de desmentir las informaciones que tratan de deslegitimar la labor del sindicato, entre ellas que esta organización cuenta con 53.639 días de permiso. Dijo que los días laborales de 2017 fueron 222, menos los días de vacaciones y los de fines de semana; entonces 241 dirigentes sindicales tendrían permiso, lo cual no es cierto ya que solo hay 53 con este beneficio permanente, en sus 25 subdirectivas con las que cuentan en todo el país.

El tema produce inconvenientes en la negociación por cuanto la USO espera tener progresividad en el pliego de peticiones, tanto en partidas económicas como en los beneficios para el desarrollo de la actividad sindical.

Sobre el punto de no permitir la enajenación de más acciones de la compañía y por lo contrario, hacer una recompra de las que se han vendido, explicó que una línea estratégica para la economía nacional como es el petróleo, debe estar en manos del Estado.

El presidente de la USO dejó claro que la negociación le atañe a todos los colombianos porque en esta se discute la no venta de ese patrimonio, que al hacerse se harían más reformas tributarias para compensar lo que produce Ecopetrol.

De venderse -anotó-, también habría un impacto sobre los trabajadores porque la convención colectiva desaparecería y afectaría a quienes devengan salarios convencionales y salarios legales mejorados. “El país también se verá impactado negativamente porque la mayor fuente de generación de divisas, de utilidades y dividendos es esta empresa. Desde el primero de enero de 2007 hasta el 31 de diciembre de 2016, Ecopetrol le aportó a la economía del país 184 billones de pesos por estos conceptos. Si se vende, los colombianos tendremos pagar más impuestos para compensar. Por eso el impacto será para todos”, argumentó el Presidente de la USO.

A la opinión pública le pidió acompañamiento a los trabajadores para defender el patrimonio, la dignidad del país, la economía nacional, la soberanía y el recurso estratégico.

Posible huelga

Ante estos intentos, la USO desarrolla un plan de trabajo dirigido a todos los trabajadores en refinerías, campos de producción, puertos y todos los puestos de trabajo directos y tercerizados, para lograr un compromiso en defensa de le entidad. De la misma manera, han estado en un diálogo con congresistas, sindicatos, estudiantes, para lograr hacer una fuerza común en su defensa.

De acuerdo con lo anterior, los trabajadores de la USO han sido enfáticos en decir: “Si la pretensión de este Gobierno y esta administración es vender la empresa no vacilaremos en irnos a una huelga nacional con afectación de la producción, con participación de los trabajadores directos y de firmas contratistas. No nos queda otro camino para contrarrestar esta amenaza contra el país”, expresó César Loza.

Salarios

Justificó la petición del sindicato en cuanto a un reajuste salarial, en el hecho de la afectación que han tenido los salarios de los trabajadores de esa empresa, porque entre otras cosas, en 2003 un laudo arbitral los dejó sin incremento y han tenido una pérdida de poder adquisitivo de las mesadas en relación con el costo de vida.

Explicó los costos del pliego de peticiones para la empresa, pues aclara que no son dos billones de pesos como se ha dicho en medios: “Si la nómina de la compañía, donde está incluido el salario del presidente de la empresa hasta el último trabajador, valió 2,3 billones de pesos, no tiene fundamento decir que un petitorio vale dos billones, como si estuviéramos partiendo de ceros. Si se conserva la tendencia, la variación entre el año 2016 y 2017, el costo del actual pliego podría estar en el orden de los 160 mil y 200 mil millones de pesos. Además, los costos laborales representan el 4,65% de los costos de producción de la compañía”.

Los obreros tercerizados que trabajan para Ecopetrol son aproximadamente el 80% y en el año 2015 fueron golpeados cuando les bajaron sus salarios entre un 25 y 45%, no tienen estabilidad, lo que hace que ellos sean un tema primordial en la negociación.

Le envió como mensaje al presidente de Ecopetrol y al Gobierno nacional que el sindicato privilegia el diálogo para conseguir un acuerdo que garantice los derechos económicos y sociales, pero sobre todo, la no privatización de la empresa.

Por otra parte, pidió la garantía para el ejercicio de la actividad sindical en el marco de los convenios 89 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo, OIT.

El inicio

En este contexto, los negociadores de las dos partes tuvieron sus primeras reuniones en las que pactaron un acta de garantías logísticas, de comunicaciones y reglamento de la negociación. Se definió la metodología para trabajar por comisiones. “Invitamos a la presidencia de Ecopetrol a que tenga voluntad de encontrar soluciones en el escenario de este diálogo, ya sea en la primara etapa de 20 días o en la prórroga que son otros 20”, dijo a VOZ, César Loza, quien agregó que en el debate también estará el bienestar de las comunidades aledañas a los campos de producción o impactadas por la explotación petrolera, ya que esta riqueza no se ve reflejada en estas zonas. “En la Cira Infantas, corregimiento de Barrancabermeja, se han sacado 870 millones barriles en cien años de explotación, que se han aportado a la economía del país, sin embrago no hay carreteras pavimentadas, no hay un hospital, las comunidades están sin servicios públicos en buenas condiciones. En Barrancabermeja no hay una Unidad de Cuidados Intensivos en el hospital, y por eso discutiremos puntos en la vía de mejorar las condiciones de vida de esas personas”, concluyó el Presidente de la USO.

César Loza en rueda de prensa.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*