“Indignémonos ante la injusticia”: Rodrigo Ramírez

0
Rodrigo Ramírez en la finca San Francisco. Foto Hernán Camacho.

El joven sucreño que antes de ser candidato a la Cámara por la UP en la lista Decente del departamento de Sucre, fue defensor de derechos humanos de las comunidades campesinas e indígenas

Redacción política

Rodrigo Alfonso Ramírez Salazar, es presidente de la Unión Patriótica en Sucre, se ha dedicado a la labor de derechos humanos en el territorio, hace parte del movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, y trabaja en el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos.

Más allá de ser candidato y por estos días pedir el voto de confianza de los sucreños, se enorgullece porque no es un político igual a los que por estos días sólamente, hacen discursos. Ha trabajado con las comunidades indígenas y campesinos desde siempre. Lo acompañamos en una visita a la finca San Francisco entre los límites de Córdoba y Sucre a un resguardo histórico y cuya lucha aun no termina. Aquí algunos fragmentos destacados de su discurso:

No soy candidato tradicional

“Buenos días compañeros y compañeras. Gracias por su amabilidad al escucharnos. Defender los derechos humanos de la Colombia Profunda y abandonada tiene un sentido que va más allá de buscar votos hoy, trabajamos por transformar realidades. No soportamos que la dignidad de las gentes como ustedes y de sus comunidades padezcan la hambruna y las dolencias sociales.

“Y realmente el compromiso nuestro no es solo por quienes hoy sufren por el abandono estatal, sino por los niños de ustedes, que son las generaciones futuras a las que hasta ahora el gobierno nacional y los gobiernos regionales, no les importa su suerte. La defensa de los derechos humanos salva generaciones que le van a aportar a la transformación del país”.

Comunidades protagonistas

“Estamos en una gran convergencia por el momento político y social que vive el país. Colombia está cerrando un ciclo de violencia profunda cuyas causas son sociales, casi que las mismas causas que ustedes hoy viven, con la diferencia que antes, nos matábamos los colombianos, ahora tenemos el arma de la política para transformar esas realidades”.

“Realidades que no cambian solas. Los verdaderos protagonistas del momento que vivimos son ustedes, los que van a tener que defender los acuerdos de La Habana, que no son más que la puerta abierta para que ingrese al campo colombiano, lo que se les ha negado por décadas: desarrollo. Son ustedes, las comunidades, las que van a transformar el territorio”.

“Estamos en tierra indígena y campesina entre los límites de Córdoba y Sucre, resguardos y tierras que han sido de interés de las multinacionales, los terratenientes y sus ejércitos paramilitares. Sin contar con las castas políticas que tienen prestigiosos apellidos y que han hecho de la miseria de las comunidades, el mejor vehículo para engordar sus bolsillos”.

Mirarlos a los ojos

“Nosotros somos gente decente, con hojas de vida limpias, sin tacha. A ustedes y a cualquier persona las podemos ver a los ojos. Somos promotores del cambio, de la paz con justicia social. no le tememos a quienes quieren perpetuarse en el poder en beneficio de sus propios intereses. Nos dedicamos a defender sus derechos. Derechos ganados al calor de la lucha, nada ha sido regalado. Primero le reclamamos justicia al Estado, luego defendimos la vida frente a quienes armados hasta los dientes y recibiendo orientaciones políticas de esos clanes corruptos, los desplazaron y les arrebataron lo que era suyo. La pelea nos ha costado sangre y lágrimas, pero en este tiempo ganamos algo necesario para seguir luchando: perdimos el miedo”.

Mujeres

“Espantamos el temor y abrazamos la esperanza de la mano de las incansables mujeres. Las mujeres fueron fundamentales para construir el camino recorrido. Ustedes son el pilar fundamental de la lucha por un país y una región decente. La historia les reconocerá un papel imprescindible en la historia de sus resguardos y de sus tierras. La historia contará que ellas fueron las valientes que levantaron a sus muertos, los enterraron y siguieron en la pelea. Lucha que también pasa por la cultura, por mantener sus costumbres, su paciencia y persistencia por los frutos de trabajar su tierra. Serán ustedes los responsables de mantener la cultura intacta y no dejarla permear”.

“Permearla de quienes con banderas de partidos políticos prometen y prometen. Los de Cambio Radical son aliados de quienes desde siempre han querido sus tierras a las buenas y a las malas. Por eso es tan importante la paz, que no es solamente el silencio de los fusiles sino la posibilidad cierta de que sus hijos tengan escuela y que vayan a la escuela desayunados y que tengan almuerzo cuando vuelvan de la escuela y que puedan visitar el médico en una urgencia. Esa es la paz nuestra, la que queremos para cada uno de los colombianos, para cada uno de los sucreños. Indignémonos ante la injusticia”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*