Imelda Daza: “No van a paralizarnos”

0

No se trataba de amedrentar sino de asesinarla junto con otros integrantes de la Unión Patriótica y de militantes de grupos políticos partidarios de los diálogos en busca de una paz con justicia social en Colombia.

imelda_daza_07052016

Libardo Muñoz

Imelda Daza reveló en Cartagena que a los integrantes de su escolta se les agotó la munición al responder en forma valiente el fuego que los sicarios abrieron contra la sede de Sutimac, donde ella desarrollaba una de las jornadas de pedagogía sobre la paz y el proceso de diálogos de La Habana, como está haciéndolo en otras localidades de esta ciudad.

“Corrimos el riesgo de ser masacrados, sentimos primero una gran explosión de bomba o granada, luego una ráfaga de tiros contra la ventana, estaba con mi esposo, salimos a ponernos a salvo, estábamos en el segundo piso”, narró Imelda en una rueda de prensa el sábado 7 de mayo, con la calma recobrada, al día siguiente de los graves hechos, ante un gran número de periodistas.

Los detalles contados por Imelda Daza sobre el atentado que iba dirigido contra su vida indican que no se trataba de amedrentar sino de asesinarla junto con otros integrantes de la Unión Patriótica y de militantes de grupos políticos partidarios de los diálogos en busca de una paz con justicia social en Colombia.

El grupo de sicarios que atentó contra Imelda Daza en Cartagena lo integraban unos cinco individuos, cuatro en dos motos y uno a pie, que merodeó alrededor de Sutimac. Uno de los atacantes llevaba puesta una camiseta verde, usaron una técnica distractiva, al hacer estallar algo como una granada o bomba que aturdió a todos. La orden dentro del salón fue arrojarse al piso y de inmediato sobrevino un tiroteo por espacio de unos diez minutos que parecieron una eternidad.

En ese trance del atentado contra Imelda Daza resultó herido en la cabeza un escolta del grupo de seguridad de Manuel Fernández, Presidente de Sutimac.

“No vi a ninguno de los atacantes, porque estábamos en el segundo piso. Este es un atentado contra la paz” declaró Imelda Daza.

“Pero no van a lograr paralizarnos”, añadió en forma vehemente Imelda Daza desde Cartagena, con una declaración en la que se exige al gobierno el desmonte del paramilitarismo y la defensa de todos los ciudadanos partidarios de la paz duradera con justicia social.