Imelda Daza Cotes, la mujer del año en Colombia

0
68

Mujeres que se prodigaron a fondo en la búsqueda de su papel protagónico, se sobrepusieron al consumismo y al mundo banal que ofrecen los medios masivos de comunicación.

Nelson Lombana Silva

Durante el presente año brillaron con luz propias encantadoras y valientes mujeres de la república de Colombia. Todas ellas merecen la más sincera y profunda admiración.

Con su inteligencia y coraje contribuyeron decididamente a fortalecer la lucha popular en este país sudamericano, en medio de la cruda adversidad de un régimen machista, criminal y racista como lo es el sistema capitalista, forjaron sueños y utopías con grandeza verdaderamente heroica en diversas áreas del conocimiento.

Mujeres que se prodigaron a fondo en la búsqueda de su papel protagónico, se sobrepusieron al consumismo y al mundo banal que ofrecen los medios masivos de comunicación.

Rieron y lloraron. Pasaron momentos de placer y tristeza con la más transparente dedicación y estoicismo. Siempre en la maravillosa dinámica de llevar amor, vida y esperanza a un pueblo sacudido por la vil explotación del hombre por el hombre.

Son muchas las que brillaron. Realmente sería imposible hacer un listado completo. Sin embargo, sería pertinente destacar en el contexto nacional a la compañera Imelda Daza Cotes. Una mujer encantadora, una lideresa a toda prueba con nervios de acero.

Toda la vida la ha dedicado a las causas más nobles en pro de la defensa de los oprimidos. Las amenazas contra su integridad física no han sido impedimento para denunciar las infamias del régimen capitalista y llamar al pueblo a romper con esa ideología burguesa.

Ha pasado a la historia como la primera mujer presidenta del concejo municipal de Valledupar. Economista, pasó 30 años en el crudo exilio en Suecia, país europeo que la acogió, pasando de la tierra ardiente y guapachosa a la cumbre del frío y la soledad.

Aportó decididamente a la construcción de la Universidad Popular del Cesar, lo mismo que en la empresa de acueducto y alcantarillado. Durante cinco años fue presidenta de la Asociación de Economistas del Cesar, concejala galanista y tiempo después concejala por la Unión Patriótica.

En Europa se vinculó al Partido Socialdemócrata siendo concejala por doce años. Además, candidata al parlamento sueco en tres oportunidades. Fue durante algún tiempo docente y dirigenta de la Universidad Jonkoping.

Al convocarse el congreso nacional de la Unión Patriótica en Bogotá, Imelda Daza Cotes regresó y se quedó, volviendo a las lides de la lucha política en su departamento. Aceptó el reto de ser candidata a la gobernación del Cesar, siendo avalada por la UP y con el respaldo de fuerzas de izquierda y democráticas como Alianza Verde, Polo Democrático Alternativo, MAIS, Progresistas, sectores de base de origen liberal y conservador, agrupaciones religiosas y organizaciones sociales.

Recorrió el departamento metro a metro, centímetro a centímetro con un discurso nuevo, fresco y humanista, lleno de vitalidad y esperanza.

Después de estos resultados, la compañera Imelda Daza Cotes se ha dedicado a recorrer el país apoyando el proceso de paz que se forjaba en la isla de la libertad, Cuba.

Estuvo en Ibagué. También en el municipio de Coyaima (Tolima), acompañada por dirigentes regionales del Partido Comunista y de la Unión Patriótica. No se reunió con sector solamente, se reunió con todos los matices que conforman la UP. Siempre con palabras cariñosas pletóricas de humanismo y formación política, abrazando con ternura el concepto amplio y profundo de la unidad.

Asume ahora la enorme tarea ser vocera del movimiento Voces de Paz y Reconciliación, movimiento político de las FARC-EP en su transición de fuerza armada a fuerza política. No me sorprendió su intervención en el Parlamento pues sé de sus capacidades y arrojo. Me llenó de alegría y esperanza contar con una mujer con tanta capacidad y coraje para decir lo que dijo allí. Es una pieza oratoria para enmarcar indudablemente. ¡Qué acierto de las FARC-EP al depositar su vocería en esta encantadora y combativa mujer orgullosamente colombiana!

En el Tolima, también vale la pena destacar a dos mujeres comunistas que durante 2016 se destacaron con su decidido liderazgo. Hago referencias a las compañeras Ruth Nieto Martínez y a Doris Romero Hernández.

Ruth es una incansable defensora de derechos humanos de larga data, en este año asumió la tarea de ser la organizadora del Partido Comunista, Local Ibagué. Su trabajo tesonero está lleno de compromiso revolucionario, sin aspaviento y excentricidades de las que suelen decir pero no hacen.

Por su parte, la compañera Doris, secretaria de mujer y género del Partido, se viene sobreponiendo a sus dificultades físicas y asumiendo la postura de superación validó en este año el bachillerato. Contando siempre con el respaldo de su compañero, el camarada Evelio Villarreal Herrán, la compañera Doris viene desarrollando un trabajo importante en la ciudad de Ibagué y en el Partido Comunista. Es una mujer de sensibilidad humana oceánica.

A todas ellas, nuestras sinceras felicitaciones y augurarles los mejores éxitos en el 2017. Muchas felicitaciones.