Hambre y armas

3

José Ramón Llanos

Cuando leí la noticia, inmediatamente rememoré la consigna tantas veces repetida: libros si, armas no. Sólo que ante el contenido de la noticia, entendí que había que adecuar la consigna: Pan, sí, aviones, no. Esta consigna deberá llenar las páginas de periódicos y el papel de la canalla, como nombran los burgueses y sus corifeos a las paredes y murallas. Es tan absurda la pretensión de los militares y algunos parlamentarios de emplear miles de millones de pesos para comprar bombarderos y otro tipo de aviones, que toda la población debe salir a las plazas y calles del país a protestar para impedir que se haga esa compra absurda. Que, además, constituye una revictimización de los padres y parientes de los centenares de niños y adultos que han muerto de hambre y enfermedades no atendidas por las carencias del sistema de salud.

En primer lugar, no es cierto que el país esté en peligro de recibir ataque de ningún país latinoamericano. El único país que bombardeó e invadió a varios países latinoamericanos fue Estados Unidos, con las secuelas de destrucción y muerte de los habitantes de Haití, Nicaragua, República Dominicana, Panamá, Guatemala, Argentina y México.

En segundo lugar, es ilógico que en Colombia se haga ese gasto innecesario, ya que aquí mueren de hambre centenares de niños; donde clínicas y hospitales no tienen suficientes espacios, ni recursos clínicos ni médicos para atender los pacientes que requieren atención médica y mueren en las puertas de estos establecimientos o en los automóviles al deambular por las calles del país, en busca de atención médica y no hallarla. Donde, además, las sedes de escuelas, colegios y universidades se caen a pedazos. Un ejemplo de este aserto es la sede de la Universidad Nacional de Bogotá.

En tercer lugar, es probable que la razón para la compra de los aviones, no es táctica militar, para la defensa del país, sino las altas comisiones que pagan las empresas fabricantes de aviones y armas. Sabemos que desde los años setenta del siglo XX, casi todas las compras de armas y aviones para las Fuerzas Armadas han estado rodeadas de denuncias de corrupción. Al comienzo de siglo, el senador Vargas Lleras criticaba la licitación para compra de aviones así: “A pesar de que en 2002 la licitación se terminó por escándalos de corrupción e inconveniencia, en enero de 2004 se abre con las mismas características técnicas”.

Esta pretensión de los militares exige que el Partido Comunista, la Colombia Humana, la Unión Patriótica, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, los Verdes el Polo Democrático Alternativo llenen las calles y plazas de Colombia de pueblo protestando para evitar la compra absurda.

3 Comentarios

  1. Definitely believe that which you said. Your favorite reason seemed
    to be on the internet the simplest factor to remember of.

    I say to you, I definitely get irked even as other
    folks consider worries that they plainly don’t know about. You managed to hit the nail upon the highest as well as outlined out the
    whole thing without having side effect , people can take a signal.
    Will likely be again to get more. Thank you

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*