“Hagan lo que les dé la gana”: Pacific Rubiales

0
La respuesta del Estado fue la militarización del campo y las vías del municipio. Foto USO.

Comunidades protestan en Puerto Gaitán (Meta). Con la mirada cómplice del Estado, desde hace años los pobladores de este municipio han sido víctimas de los abusos de la multinacional

La respuesta del Estado fue la militarización del campo y las vías del municipio. Foto USO.
La respuesta del Estado fue la militarización del campo y las vías del municipio. Foto USO.

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@aurelianolatino

Las comunidades afectadas por el complejo petrolero de Pacific Rubiales en Puerto Gaitán (Meta) protestaron durante varios días de la semana pasada por tres aspectos: laboral, ambiental y social.

Ante los despidos masivos hechos por la empresa desde febrero y que han dejado por fuera a alrededor de 1.200 trabajadores, se había organizado una mesa de discusión con la multinacional en la que se firmaron varios compromisos, que rápidamente fueron incumplidos por la empresa. La mesa fue abandonada por Pacific el 11 de mayo.

Los trabajadores también se quejan de ser sacados de la empresa para ser reemplazados por obreros extranjeros: “Los tienen trabajando al lado de los mismos obreros que trabajan acá, echando pica y pala. También hay conductores, nosotros tenemos conductores; también hay oficiales y tenemos oficiales. No entendemos por qué desplazan la mano de obra de aquí”, expresa el dirigente comunal Héctor Sánchez.

“La empresa decidió levantarse de la mesa y dijeron: ‘Hagan lo que les dé la gana’. La gente de las comunidades se ofendió y con base en un acta que habían firmado los presidentes de las juntas de acción comunal, se fue a paro. Lo que queríamos era llamar la atención, pero la reacción de la multinacional y el Estado fue mandar 200 policías del Esmad, aunque días después había como unos 500”, explica el dirigente comunitario.

Los pobladores bloquearon una de las vías que dan acceso al campo de producción de la multinacional, pero -según Héctor- infiltraron agentes, quienes quemaron vehículos para así justificar la agresión policial.

Entre las exigencias de los pobladores están: “El mantenimiento de las vías, el mantenimiento de la carretera Puerto Gaitán-Rubiales que está en pésimo estado, se piden escuelas, puestos de salud. Estas peticiones se las han hecho al Estado, a la compañía, a la Alcaldía, a la Gobernación, pero no han puesto cuidado -anota Héctor Sánchez, y agrega- Pacific Rubiales nos llamó varias veces a que nos sentáramos a negociar, lo que pasa es que no había las garantías porque el campo estaba militarizado totalmente”.

Desde el año 2011 se han presentado fuertes protestas de trabajadores y comunidades por los daños ambientales, laborales y a la economía de la región, causados por esta empresa en uno de los complejos petroleros más grandes del país, que extrae más de 250 mil barriles de petróleo al día. Las ganancias de esta producción no redundan en beneficios sociales a miles de pobladores del municipio o el departamento.

Al cierre de esta edición de VOZ, producto de las protestas había planeada una reunión de las comunidades con el gobernador del Meta, Alan Jara, para plantear la problemática y encontrar soluciones.