Hacen camino al andar…

2
503
Los caminantes han recibido la solidaridad de organizaciones sociales de diferentes municipios.

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@aurelianolatino

Quince hombres y mujeres, dirigentes sociales, cansados de la violación a los derechos humanos en sus comunidades, emprendieron una caminata desde Popayán hasta Bogotá. Como integrantes de diferentes procesos sociales, desde el pasado 25 de junio comenzaron lo que denominaron La marcha por la dignidad con el objetivo de arribar a la capital a mediados del mes de julio.

“Una de las ideas es fortalecer la unidad del movimiento social. La iniciativa fue de un dirigente social defensor de derechos humanos, quien la propuso y la abrazamos diferentes procesos como indígenas, campesinos, afros, estudiantes universitarios de la Universidad del Cauca, excombatientes de las FARC y trabajadores. Representamos más o menos 40 procesos organizativos”, explicó a VOZ José Daniel Gallego, estudiante de la Universidad del Cauca e integrante de la Unión Nacional de Estudiantes de la Educación Superior, Unees.

La indignación por las condiciones que soportan las comunidades y grupos sociales que integran, más las banderas del movimiento social y el abandono gubernamental que sufren en el contexto del confinamiento los hicieron emprender la cruzada para visibilizar su problemática. 

A su llegada a un municipio realizan reuniones con organizaciones sociales para conocer y entender diferentes problemáticas.

Organización, unidad, denuncia, resistencia y propuestas son los estandartes con los que a diario marchan. “Que se conozcan los feminicidios, el creciente asesinato sistemático de líderes y lideresas sociales, las pésimas condiciones económicas de los estudiantes por lo que exigimos la matrícula cero para universidades, la elevada corrupción, el abuso de autoridad en los territorios, la violación a niñas indígenas por parte del Ejército, y cosas como esas hace que elevemos nuestra voz”, explica José Daniel.

A su paso por las diferentes poblaciones, han sido recibidos por comisiones de organizaciones sociales y sindicales de quienes reciben solidaridad, alimentación, son escuchados y escuchan.

“También queremos exigir el respeto a las consultas previas de los territorios, el respeto y el reconocimiento del campesinado. Por eso, al llegar a poblaciones sentimos el respaldo del movimiento social, aunque no hacemos actos que aglomeren a la gente porque somos conscientes de la pandemia”, expresa el dirigente universitario.

A su llegada a Bogotá no buscarán una mesa de negociación ni presentarán un petitorio, aunque sí solicitarán audiencias con organizaciones internacionales de derechos humanos y con medios de comunicación con el objetivo de visibilizar su problemática: “Que en la capital conozcan las denuncias que levamos desde los territorios, porque en este caminar, en este paso a paso nos duelen las noticias que nos llegan sobre cómo siguen asesinando a nuestros compañeros en los puestos de control territorial en los municipios de Morales, Belarcázar, Popayán y el asesinato de guardias indígenas en el Chocó. Nuestra tarea es llevar toda esta indignación a Bogotá”, dijo Daniel desde Bugalagrande, donde participaba de un acto con organizaciones campesinas y descansaba con sus compañeros para retomar el camino el 2 de julio.

2 Comentarios

  1. At one time, many of the European nations and the US took control of portions of China. The British were famous for importing opium to China and making thousands of them into drug addict as a way to control the population. Hated / mistrust of the west in China today can be traced back to events during this time period.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*