Gobierno y FARC-EP recibieron premio de paz

0
14
Recibimiento del premio de paz por parte de los negociadores de La Habana.

“El acuerdo final de paz es apenas una puerta de entrada al cambio que claman las mayorías. Las partes convocan a las fuerzas vivas del país a concretar un acuerdo político nacional para atender los retos que la paz demande”.

Recibimiento del premio de paz por parte de los negociadores de La Habana.

En el marco del XVIII galardón del Premio Nacional de Paz, el jurado que en esta oportunidad estuvo a cargo de entidades como el PNUD, Fescol, Proantioquia, El Tiempo, Caracol Radio, Caracol Televisión y Alquería, quisieron reconocer el trabajo desarrollado por las organizaciones sociales, algunos líderes y empresas en la labor de la construcción de la paz.

En el marco de este acto, que se desarrolló el 1 de diciembre, el Premio Nacional de Paz, versión 2016, le fue otorgado a la mesa de diálogo de La Habana, como reconocimiento a los seis años de labores por ofrendar la paz para el país. En el marco de este reconocimiento, según el jefe negociador del Gobierno nacional, Humberto de la Calle: “Hubo sacrificios personales, pero es mayor la satisfacción del resultado obtenido. Hay alegría por la etapa que termina, pero la que sigue es aún más difícil”. Al tiempo que señalaba la necesidad de parar la oleada de violencia que viene empañando el territorio nacional. “Todas las fuerzas en los territorios deben evitar las masacres que arruinarían el proceso de paz para nuestros hijos y nuestros nietos”, afirmó De la Calle.

Por su parte el jefe negociador de las FARC-EP, Iván Márquez, tras recibir el premio, comentó: “El acuerdo final de paz es apenas una puerta de entrada al cambio que claman las mayorías. Las partes convocan a las fuerzas vivas del país a concretar un acuerdo político nacional para atender los retos que la paz demande”. En su intervención también mencionó la necesidad de rodear el acuerdo, rescató su carácter de acuerdo especial y afirmó que es necesario que se sepa la verdad sobre el conflicto armado, y que ese es el principal miedo de quienes se oponen a la paz.

En el marco de este evento, en el que participaron importantes personalidades de la vida nacional así como de la comunidad internacional, también se le otorgó un especial reconocimiento a la comunidad de Bojayá. Según los jurados, esta población y su ejercicio vivo de perdón y la reconciliación son un ejemplo para el país. Se resaltó el talante de esta población al tiempo que se mencionaron los hechos en los que siendo víctimas del conflicto, ofrendaron su reconciliación con los hechos violentos que quedaron registrados en su comunidad.