Gobierno estaría infiltrando paro cafetero para justificar la represión

0
Campesino David Tafur, víctima del terrorismo de Estado. Foto Nelosi

Nelson Lombana Silva

David Tafur, campesino de Rovira (Tolima), golpeado salvajemente por el Esmad antier en el barrio Boquerón de la ciudad de Ibagué, se encuentra aún en urgencias del hospital regional “Federico Lleras Acosta”. Se encuentra con cuello ortopédico, recuperándose de la paliza que le propinó dicho cuerpo represivo del régimen capitalista, por el simple hecho de estar reclamando pacíficamente sus derechos como caficultor.

Campesino David Tafur, víctima del terrorismo de Estado. Foto Nelosi
Campesino David Tafur, víctima del terrorismo de Estado. Foto Nelosi

Tafur considera que el gobierno ha infiltrado la protesta para crear ciertas condiciones anárquicas y justificar así la represión, el uso indiscriminado de gases lacrimógenos y bombas de aturdimiento. Justificar comportamientos salvajes como destruirles los alimentos, contaminar con químicos la comida, tumbar sus cambuches y dañar las ollas.

A pesar de sus quebrantos de salud, el labriego David Tafur manifiesta que el paro continuará, será indefinido. La página web: www.pacocol.org y el semanario VOZ La verdad del pueblo llegaron hasta urgencias del máximo centro asistencial del Tolima y entrevistaron brevemente al líder campesino que a pesar de todo se mantiene firme y decidido a seguir luchando.

En exclusiva, la entrevista:

– Compañero David Tafur: ¿Cómo fue que lo golpearon los del Esmad?

– Mire, nosotros somos campesinos que estamos en una manifestación pacífica sobre la vaina de los precios que tiene el café, los cuales nos hemos concentrado en el punto de Boquerón.

Antier, los antimotines nos atacaron, nos acabaron con los cambuches, nos botaron la comida, nos trataron muy mal, nos atacaron con gases lacrimógenos, lo cual decidimos nosotros montar una guardia de diez personas por cada grupo, de cada vereda, los cuales estábamos prestando la vigilancia, cuando ellos se encendieron con la gente de arriba, nos atacaron abajo.

La guardia, fuimos nosotros a repeler, a que no nos fueran a hacer lo que nos han venido haciendo de acabar con la alimentación, a acabar con los cambuches, a estropear la gente y, dadas las circunstancias, uno de los antimotines se me lanzó encima cayéndome como de una parte de dos metros y medio de altura al cuerpo, cayéndome en la nunca y golpeándome con el garrote.

De ahí para acá, pues, el señor Ángel y el señor Chagualá me sacaron a la carretera, fue donde me echaron en la ambulancia para el Federico Lleras Acosta, donde me encuentro aún en urgencias.

Le exigimos al gobierno que de pronto tenga presente de que dadas las circunstancias nosotros estamos haciendo una manifestación pacífica, es porque estamos cansados de ver la situación en que el gobierno nos está tratando con el precio del café, los insumos de los abonos; estamos sufriendo una situación caótica de la cual el gobierno no nos quiere entender ni nos quiere apoyar.

– ¿Qué dicen los demás campesinos duramente golpeados por el régimen capitalista, sus protectores, el Esmad? ¿Van a seguir?

– Sí, nosotros vamos a seguir con el paro cafetero indefinidamente porque dadas las circunstancias el gobierno tiene que entender que es injusto en el sistema que no nos quiere dar un precio justo para nosotros recolectar el café y para los abonos y para la comida y para nosotros tener las familias, porque en realidad están pasando por una situación crítica y demasiado caótica.

– ¿Cuáles son las razones fundamentales de esta lucha que vienen librando los campesinos?

– La lucha que nosotros estamos librando acá como cafeteros, como caficultores, es por su precio, para que se le condonen las deudas que ya prácticamente van a ser rematadas por las deudas, porque el café no nos quiere servir para pagar créditos y para la vaina de la comida, para la vaina de los insumos como son los abonos. Ya sabemos que la carga de café no alcanza para pagar lo que es la recolección, la compra de los abonos, las limpias. Nosotros queremos que el gobierno sea un poquito más consciente y nos ayude con precio de $800 mil pesos siquiera la carga.

– ¿Cómo califica el comportamiento de la Fuerza Pública, especialmente el Esmad y la Policía?

– Sí, claro, ha habido momentos en que de pronto nos hemos dado cuenta que el mismo gobierno está metiendo gente infiltrada para que formen esos desórdenes para poder echarle la culpa a los campesinos y presentarnos como delincuencia o que somos guerrilleros.

En ningún momento somos guerrilleros ni somos delincuencia, somos cafeteros que estamos exigiendo nuestros derechos. Por eso estamos luchando y el paro será indefinido.

– ¿Cree usted sinceramente que la protesta se encuentre infiltrada por miembros de la Fuerza Pública para justificar lo injustificable?

– Eso es lo que no mira aquí el señor director de la Policía de que dadas las circunstancias, si ellos creen que nosotros somos guerrilleros o somos personas alzadas en armas, o personas que estamos haciendo lo indebido, por qué no están pendiente más bien de esos infiltrados que están colocando prácticamente ellos mismos para justificar el desorden.