Filipinas: Comunistas denuncian violación de la tregua gubernamental

0

Las operaciones de las Fuerzas Armadas de Filipinas durante el llamado cese de fuego han sido especialmente intensas en las zonas donde la gente ha resistido combativamente la entrada de las empresas mineras.

communist-party-of-the-philippines

La declaración de una suspensión de 30 días de ofensivas militares y policiales del régimen de Aquino es una gran mentira. A pesar de su supuesta puesta en marcha desde el 18 de diciembre, unidades de las Fuerzas Armadas de Filipinas (AFP), la Policía Nacional de Filipinas y los grupos paramilitares no han dejado de realizar maniobras ofensivas, despliegues y operaciones de combate hasta el día de hoy.

El CPP continúa recibiendo informes sobre la militarización de las comunidades en la ciudad de Davao; así como en las localidades de Mabini, Mawab, Nabunturan, Maragusan, Monkayo, Maco, Compostela y New Bataan en el Valle de Compostela; en Mati City, Banaybanay, Lupon, Baganga, Cateel, Boston y San Isidro en Davao Oriental; en Magpet, Cotabato del Norte; y en Loreto y Trento en Agusan del Sur.

Los soldados del Ejército continúan yendo a las comunidades, ocupando salones comunales, guarderías, escuelas rurales y centros deportivos, acosando a las personas, traumatizando a los niños e inquietando la paz y la tranquilidad de los habitantes.

Las operaciones de las AFP durante el llamado cese de fuego han sido especialmente intensas en las zonas donde la gente ha resistido combativamente la entrada de las empresas mineras. En la ciudad de Mabini, una unidad de combate compuesta por 80 hombres del Batallón de Infantería 71 sigue llevando a cabo “operaciones de limpieza” en las comunidades Palali, Panamin y Mascareg para sofocar la resistencia contra la entrada prevista de One Asia Resources, una empresa minera australiana. Las operaciones del BI 71 están siendo financiadas por One Asia.

Los abusos del BI 71 impulsaron a las unidades locales de la milicia popular para emboscar el pasado 29 de diciembre a un grupo de soldados del Ejército encabezados por su comandante, el teniente Ronald Bautista, que acababa de salir de su destacamento en la comunidad Anitapan. Bautista y dos de sus hombres murieron en la emboscada.

El pasado diciembre 26, la 4ª División de Infantería desplegó unidades en toda la región de Caraga para establecer bloqueos de carreteras para evitar que miles de personas lleguen a Marihatag, Surigao del Sur, donde se llevaron a cabo celebraciones del 46 aniversario del CPP.

A pesar de las operaciones implacables de la AFP, el Nuevo Ejército del Pueblo (NPA) liberó con éxito a seis prisioneros de guerra en Montevista, Valle de Compostela y en Surigao del Sur, y los entregó a las agencias humanitarias y personalidades competentes. Sin embargo, la persistencia de las operaciones ofensivas militares en Gigacuit, Surigao del Norte, han llevado a la dirección del Frente Nacional Democrático de Filipinas en Mindanao a pedir la cancelación de la liberación de otros tres prisioneros de guerra, prevista para ayer.

Está claro que la declaración de Aquino de un cese de fuego de 30 días es una gran mentira. Durante las últimas tres semanas, las unidades militares y policiales no tuvieron descanso y no mostraron ninguna tregua en sus operaciones contra la guerrilla y la militarización de las comunidades bajo su plan de guerra de exterminio “Oplan Bayanihan”.

Partido Comunista de Filipinas (CPP)
9 de enero de 2015