Europa está que arde, acción colectiva contra el nazi-fascismo

0

“Algo pasa en Europa, sus banderas vuelven a ondear; algo pasa en Europa, sus símbolos vuelven a brillar, sus ideas caducas vuelven a resurgir y su falsa ideología nos vuelve a mentir” (canción Traidores de Agresión).

leipzig-feuer

Cristian
Militante antifascista

Samuel Huntington lo ha predicho: el choque de civilizaciones se manifestaría en la lucha entre los valores de Occidente (la democracia, el respeto por los derechos humanos, las libertades económicas y sociales) frente a las tradiciones culturales y religiosas de otros pueblos.

Este panorama es evidente. El actual proyecto imperialista de los monopolios del hidrocarburo lleva a cabo una guerra en Medio Oriente, Siria e Irak son su epicentro, pero detrás de la cortina de humo que se levanta en los bombardeos y los enfrentamientos existe una realidad compleja: los millares de refugiados que hacen tránsito por el continente europeo en busca de ayuda humanitaria.

El Daesh (“intolerante” ) ha provocado que grandes masas tengan que buscar refugio en países vecinos o en las puertas del Viejo Continente. Alemania en cabeza de su canciller Angela Merkel ha ofrecido protección y ha convocado a la Unión Europea a enfrentar esta crisis, pues es una situación que atañe a todos los estados miembros.

Por otro lado, los recientes atentados en París y las amenazas a otros estados ha sedimentado aún más el existente sentimiento islamófobo, del cual muchos partidos nazi-fascistas o de extrema derecha echan mano para ganar adeptos. Es así, como el Frente Nacional de Marine Le Pen, Amanecer Dorado de Grecia o el NPD alemán se han levantado en una campaña de acciones xenofóbicas, racistas y segregacionistas en contra de la comunidad árabe que habita en dichas naciones, creando en el imaginario social una ecuación que se puede resumir como árabe + islam = yihadismo, desconociendo el amplio número de árabes que no profesan el islam y pertenecen a la religión cristiana, protestante y católica, los cuales conviven de manera pacífica con la comunidad musulmana en países como el Líbano o la misma Siria.

Todos estos acontecimientos reflejan la manera en que se está reconfigurando la geopolítica planetaria. Por un lado la OTAN hace alarde de sus capacidades en el teatro de operaciones, la cual se queda corta frente a la inminente capacidad militar rusa que ha asestado golpes importantes a las estructuras de ISIS en su avance hacia Damasco, recuperando importantes posiciones para el ejército de Asad, sin olvidar la valerosa campaña de las fuerzas del Kurdistán sirio e iraquí que en cabeza del PYD y sus batallones de mujeres han defendido su territorio denominado Rojava.

Noticias han llegado de lo acontecido en Alemania este mes. Como dijese el sociólogo de la teología de la liberación François Houtart: “la realidad social es dialéctica, porque se trata de relaciones entre actores sociales y no entre cosas, tal y como la lógica del capitalismo tiende a afirmar (…) De ahí el nacimiento de resistencias que se manifiestan bajo la forma de movimientos” y eso es lo que evidencia estas multitudinarias movilizaciones antifascistas en contra de la islamofobia.