En libertad Helivaneth Uribe

0

Tras dos años de prisión fue dejado en libertad Helivaneth Uribe, víctima de montaje judicial durante el paro del Catatumbo

CH89iK3UcAECweu

Carlos García
Prensa Rural

El 30 de junio del 2014, en el municipio de El Tarra, región del Catatumbo (Norte de Santander), fue detenido el campesino Helivaneth Uribe, mientras hacía labores de difusión y socialización de lo que sucedía en los municipios de Ocaña y Tibú, donde más de 17 mil campesinos adelantaban lo que después se conocería como el gran paro agrario del Catatumbo, que se alargó por 53 días.

De manera ilegal y mientras se movilizaba a una reunión con diferentes sectores sociales, el Ejército lo retuvo, y lo llevó al batallón que ese cuerpo tiene en las afueras del municipio. Seguramente alertados por organismos de inteligencia, los soldados y oficiales supieron que Helivaneth formaba parte de Ascamcat y que estaba invitando a las comunidades a unirse a la lucha, como líder campesino que es.

En las instalaciones del Ejército, el líder campesino fue duramente golpeado, torturado y amenazado por parte de la tropa que lo señalaban de formar parte de la insurgencia. Cuando se encontraba fuertemente conmocionado, uno de los uniformados metió la mano en el bolsillo de Helivaneth con varias balas de fusil. Posteriormente le colocaron una granada de fragmentación en la foto para los medios y la añadieron a un atentado que se hizo de manera irregular y violando todos los protocolos, en medio de un burdo falso positivo judicial.

Tras dos años de ardua lucha, el equipo jurídico de Ascamcat logró que Helivaneth Uribe saliera en libertad y absuelto, al igual que Osneider Balmaceda unos meses antes, también detenido ilegalmente durante el paro de 2013. La juez reconoció que la detención fue ilegal, que los testimonios se contradecían entre sí, que las armas y munición no le pertenecían y que el campesino no formaba parte de ninguna organización insurgente.

«Lo peor de la cárcel es el hacinamiento, la atención sanitaria inexistente y la comida, que casi no se la comerían ni los perros» afirmó Helivaneth Uribe a Prensa Rural. «Debido a las capturas masivas en la región por parte del Ejército y la Policía, un patio para 48 personas está integrado por 170 presos (…) En mi patio casi todos éramos gente del Catatumbo acusados injustamente de porte de armas, rebelión y ley 30».

Feliz por recuperar la libertad y visiblemente delgado, el líder campesino fue recibido por la guardia campesina del Catatumbo en Teorama, en el marco de la asamblea popular que se adelantaba, recibiendo el reconocimiento como nuevo miembro de ese grupo para la defensa civil del territorio.

«Nosotros nos vimos obligados a adelantar un paro por culpa de la negligencia, incumplimiento y el abandono del Estado», aseguró el líder campesino.

Mientras tanto, Ramón del Carmen Ortega y Édgar León Sanguino, también detenidos ilegalmente en los días del paro campesino del Catatumbo, continúan en prisión, a pesar de los compromisos de la Fiscalía para dar garantías de un debido proceso. Ortega fue condenado a 12 años el pasado mes de mayo en medio de un proceso lleno de irregularidades.