Elecciones en España: En juego un proyecto de nación

0
Los líderes de Izquierda Unida, y de Podemos, proponen al pueblo español un modelo no capitalista de desarrollo.

Ante el fracaso del bipartidismo, que fue incapaz de formar nuevo gobierno, los españoles tienen una oportunidad histórica de abrirle paso a una propuesta que recoja el sentir de la diversidad nacional y cultural de la península ibérica

Los líderes de Izquierda Unida, y de Podemos, proponen al pueblo español un modelo no capitalista de desarrollo.
Los líderes de Izquierda Unida, y de Podemos, proponen al pueblo español un modelo no capitalista de desarrollo.

Los dos partidos tradicionales españoles, el Popular y el Partido Socialista Obrero Español, PSOE, tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre, fueron incapaces de integrar una coalición de gobierno. En seis meses, después de reiterados esfuerzos por alcanzar una fuerza parlamentaria suficiente para elegir al sucesor de Mariano Rajoy, fracasaron en sus esfuerzos, con el consecuente aumento del escepticismo y la decepción entre los electores.

En esas condiciones, y de acuerdo al sistema electoral vigente en ese país, ha sido disuelto el parlamento y convocadas nuevas elecciones, que se realizarán este domingo 26 de junio.

La anunciada jornada electoral no es un evento cualquiera. Se trata de la oportunidad que tendrán los españoles de escoger entre el modelo de desarrollo tradicional, de corte neoliberal, plegado a las exigencias de las troika europea, que impone un régimen de austeridad y de desmonte de los derechos laborales y las conquistas sociales de los trabajadores. Que privilegia el pago de la deuda externa antes que la inversión social y abre las puertas de la nación a las inversiones de las grandes empresas transnacionales que arrasan con el estado de bienestar, defendido por la revolución francesa, y lo que eso significó en materia de libertades para el viejo continente.

Y de otra parte, un proyecto de esperanza para la mayoría de los españoles, teniendo en cuenta los intereses multiculturales de las diversas nacionalidades que habitan en la península. Un proyecto representado en una coalición mayoritaria de izquierda y de centroizquierda, que plantea que otra España es posible, que se puede gobernar de otro modo, sin el sometimiento a los dictados de la banca internacional; que haga frente a la emergencia social y a la corrupción que campean hoy en el país ibérico.

Las opciones

La decisión no va a ser fácil. De acuerdo con encuestas recientes, un 30 por ciento de los electores permanecen indecisos, marcados por el peso de la crisis, las noticias sobre la corrupción en las altas esferas del poder y la desilusión frente al desempeño de los partidos tradicionales. Ese porcentaje representa siete millones y medio de votantes.

La coalición por la continuidad del modelo neoliberal, está representada por el Partido Popular, del actual mandatario Mariano Rajoy, y que argumenta en su favor una leve recuperación económica del país en los últimos meses. Del otro lado, la opción democrática está representada por la coalición Podemos, que lidera Pablo Iglesias, aliada con Izquierda Unida, de la que hace parte el Partido Comunista Español y una serie de organizaciones regionales de diversos matices progresistas.