“El 9 de abril vamos a darle empuje, fuerza, amor y dinámica a la paz”: Gloria Inés Ramírez

0
La senadora Gloria Inés Ramírez (tercera de I a D) acompañada de expertos de los conflictos armados de El Salvador y Guatemala.

Camilo Raigozo

El pasado 4 de abril, la Friedrich-Ebert-Stiftung Colombia (Fescol) realizó un encuentro entre expertos sobre los conflictos armados en El Salvador y Guatemala y las comisiones de paz de la Cámara y el Senado de la República, así como con representantes de los gremios y de la política colombiana, entre otros.

La senadora Gloria Inés Ramírez (tercera de I a D) acompañada de expertos de los conflictos armados de El Salvador y Guatemala.
La senadora Gloria Inés Ramírez (tercera de I a D) acompañada de expertos de los conflictos armados de El Salvador y Guatemala.

Hicieron parte de la delegación internacional Oscar Santamaría, miembro del partido Arena, negociador y firmante de los acuerdos de paz en El Salvador; Benito Lara, diputado del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en El Salvador; Héctor Rosada-Granados, signatario de los acuerdos de paz en varios temas en Guatemala e Iduvina Hernández, directora de Seguridad en Democracia, periodista y defensora de derechos humanos en Guatemala.

La senadora Gloria Inés Ramírez y Roy Barreras en Fescol

Asistieron a la reunión los congresistas Gloria Inés Ramírez, Iván Cepeda y Roy Barreras, entre otros. Igualmente asistieron el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) Rafael Mejía, Horacio Serpa y Antonio Navarro, entre otras personalidades.

“Hemos podido tener un aprendizaje importante de esas experiencia en torno a la necesidad de la participación de la sociedad civil, de lo que ha significado los acuerdos sustantivos, la manera de refrendar y legitimar esos acuerdos para que hagan parte de un bloque de constitucionalidad que permita que a pesar del cambio de gobiernos estos puedan honrar y cumplir la palabra”, le explicó a Notimundo Gloria Inés Ramírez.

Otro punto analizado fue el papel que jugaron los medios de comunicación en esos procesos de paz y lo que ha significado la figura de las amnistías, como un elemento para que los insurgentes dejen las armas y se puedan reincorporar con toda la legalidad a la vida de la sociedad civil.

Los representantes internacionales coincidieron en que “la guerra tiene unos costos en vidas humanas muy caros, pero la paz también tiene unos costos muy importantes y estos costos los tiene que asumir la sociedad en su conjunto”.

Ramírez aseveró que, según las experiencias de los dos países centroamericanos, es fundamental y urgente empezar un proceso de pedagogía para la paz, porque esa fue una de las falencias que se presentaron en las negociaciones que dejó muchos vacíos.

Comisiones de paz del Cogreso reunidos con expertos de los conflictos de El Salvador y Guatemala

Otro vacío importante en esos procesos de negociación, principalmente en El Salvador, fue el tema de la participación política y la reducción de las fuerzas de seguridad.

“La conclusión que uno saca es que hay que darle una oportunidad a la paz. En Colombia no podemos permitir que la guerra sea la que avance o que aquellos que se benefician de la guerra, como el caso del ex presidente Uribe y de todos aquellos que han señalado obstáculos para la paz, sean los triunfadores”, expresó la legisladora Ramírez Ríos.

Otra de las enseñanzas expresadas por los salvadoreños y guatemaltecos es que toda la sociedad participe no solamente en la legitimación y la refrendación del proceso de paz, sino que participe también en la construcción de propuestas que conduzcan a que efectivamente el camino hacia la paz sea estable, duradero y no de desespero.

“Invitamos al país a marchar el 9 de abril. Todo aquel que piense que la paz es necesaria en Colombia, que esté en contra de la guerra, debe salir a marchar. A eso los estamos invitando, a la marcha por la paz, la democracia y la defensa de lo público, el 9 de abril.

“La cita es a las nueve de la mañana en el Parque Nacional. Desde allí nos desplazaremos todos hacia la Plaza de Bolívar donde vamos a leer la segunda oración por la paz y a darle empuje, fuerza, amor y dinámica a la paz”, dijo finalmente Gloria Inés Ramírez.