“Duque tiene mermelada fina”: Aída Avella

5
Aída Avella senadora de la UP prepara proyecto de ley para la pensión universal. Foto VOZ.

Entre la mermelada y el fuego amigo se construyó la ruta del Gobierno nacional. La oposición presentó ponencia negativa al Plan Nacional de Desarrollo

Redacción política

Entre las sesiones preparatorias de la ponencia del Plan Nacional de Desarrollo las comisiones económicas del Congreso debatieron los principales lineamientos de la hoja de ruta del gobierno Duque para los próximos años. A dos días de la presentación de la ponencia mayoritaria el partido de Gobierno y sus aliados se dividen entre quienes le piden al ejecutivo reconfigurar su oferta burocrática para alcanzar los votos necesarios, incluyendo los de su propio partido, para permitir evacuar el Plan de Desarrollo antes de finalizar el mes de abril.

Entre las trabas para consolidar la ponencia que defenderá el Centro Democrático están asuntos gruesos como paz, ambiente y política social y económica que no tienen consenso, y por lo tanto no le permite alcanzar una mayoría simple en las plenarias de Senado y Cámara. El Partido Liberal, miembros de Cambio Radical, la U, el Mira, Colombia Justa y Libre se mantienen en la posición de acompañar al gobierno con una serie de condicionamientos que van desde lo político hasta lo clientelar.

Se prevé que el Gobierno sacará adelante el Plan con un costo político alto, lo que en últimas se traduce en una nueva derrota política. VOZ habló con la senadora de la Unión Patriótica, Aída Avella, quien presentó ponencia negativa junto a la bancada FARC, Decentes y Polo Democrático, además de un considerable número de proposiciones en temas claves para una verdadera equidad y justicia social.

–¿Qué es el “Pacto por la Equidad”?

–Es un Plan de Desarrollo que no atiende las necesidades sociales apremiantes de los colombianos. Es un Plan en favor de grandes negocios de multinacionales, en contra del ambiente sano, en contra del agua, en contra del desarrollo social, contra la salud y la educación. El Plan es contra la paz y la gente.

–¿Cuáles son los temas para prender alarmas?

–Todo. El campo no tendrá campesinos, la concentración de la tierra se ampliará, no hay vías de desarrollo rural, hay preferencia en la política pública para los que trabajan la tierra, es decir para los grandes empresarios, pero para el pequeño campesino ni un puñado de tierra para sembrar. El Plan es un pacto de desigualdad. Me preocupa el criterio financiero del Ministerio de Hacienda para decidir a dónde y qué colombianos tienen derecho a la salud. Y me preocupa que están feriando el país con cada artículo del Plan.

Debate político

–Ha mencionado el campo en varias respuestas. Puntualmente ¿Qué le preocupa?

–Equidad en la tenencia de la tierra: el Estado en los próximos cuatro años no combatirá la vergonzosa concentración de la tierra. El campesinado no es sujeto de reconocimiento alguno. La producción de alimentos será subsidiaria, lo más importante en el Plan serán las plantaciones comerciales y agroindustriales. Y en cuanto a víctimas no hay proceso de restitución de tierras, no hay tierra comprometida por los acuerdos de paz, no existen estrategias devolución de tierras, no está previsto el Fondo de tierras que diseñó el punto agrario del acuerdo de paz. Una frustración más parta las víctimas.

–¿De qué se trata las fake news del Plan?

–La mayor fake news del Plan es su nombre, dicen que es un “Pacto por la Equidad” ¿para quién? siguen protegiendo las grandes inversiones, por ejemplo, en el tema de minería. Mantiene el estado de desigualdad y concentración de la riqueza, sin plantear el más mínimo desarrollo hacia la redistribución. Además, ¿cuál equidad si se plantea que las personas de clase media son aquellas que ganen más de 450.000 pesos? Colombia no puede seguir siendo manejada con criterios económico, fiscal y cero social.

–¿Las discusiones del Plan no han sido muy públicas?

–El gobierno solo quiere que el Congreso actúe de manera notarial aprobando todo lo que ellos quieran. Hemos radicado desde la bancada de oposición más de 150 proposiciones sin mayor atención de los ministros. Esas reuniones de ponentes son a puerta cerrada, el país no sabe cómo están armando la ponencia mayoritaria. Las reuniones son concursos de oratoria, donde los ministros y funcionarios del gobierno intentan convencernos de lo positivo de sus propuestas que coinciden con las orientaciones de los gremios económicos, porque no son ni los funcionarios los que redactan los artículos.

Otra cosa a resaltar es que todas las reuniones de ponentes se desarrollan en las instalaciones del ministerio de Hacienda, en lugares que no son muy cómodos y se restringe la entrada a nuestros asesores y a la prensa, parece que quisieran que esas discusiones fueran secretas. Nosotros propusimos llevar estas reuniones a las instalaciones de las comisiones económicas del Congreso, donde hay mayores garantías logísticas y medios para que la discusión se dé de cara al país, evidentemente no quisieron.

Temas sociales

–¿Ya tienen mayorías Duque para aprobar el Plan?

–Todo depende del acuerdo a que llegue la Bancada de Gobierno con las bancadas independientes. El presidente Duque se reunió con todas esas bancadas antes de radicar el proyecto de ley, no sería descabellado pensar que la mermelada funcione. Y la mermelada de Duque es fina, fíjense en el nombramiento del “embajador” ante la OCDE en Francia, el señor Jaime Castro. De todas formas, los partidos aliados al Centro Democrático cotizan su voto.

–¿En el sector salud, por qué considera que el PND no piensan en la salud como derecho fundamental?

–Se pasan por la faja los pocos avances que se lograron con la ley estatutaria de salud, un ejemplo de ello es el artículo 56, que pretende eliminar de un plumazo el criterio de rentabilidad social del sistema de salud, cambiándolo por el criterio de rentabilidad financiera, haciendo entrar a la salud mucho más en la dinámica mercantil de la oferta y la demanda, en donde si un servicio de salud no es rentable, sencillamente no puede prestarse.

Los que ganan

–¿Cómo ve los asuntos del medio ambiente?

–El Plan no protege el ambiente, de hecho, las líneas del Plan en esa materia lo designan las empresas de explotación de recursos naturales. Se legaliza la biopiratería, se desconocen los acuerdos internacionales sobre cambio climático; debilita los requisitos y exigencias ambientales a las explotaciones mineras. En síntesis, los bienes comunes, especialmente el agua dejarán de ser comunes. En una reunión con la Viceministra de Minas nos dijo que Colombia estaba sin reglamentación en materia de minas, así que aquí cualquier hijo de vecino puede llegar a destrozar la naturaleza por extraer petróleo y no pasa nada. La soberanía no existe.

–Presentaron ponencia negativa

–Claro, estamos en contra de ese país que quiere la derecha. Estamos en contra, por ejemplo del fracking, estamos en contra de la seguridad democrática 2.0 que hoy llaman “Pacto por la legalidad”, estamos en contra de la “metodología” -burocracia- como se construyó el Plan. A Colombia le va ir mal con Duque y el Centro Democrático en el poder. Y en cambio a quienes le va ir muy bien es a los gremios económicos que en buena parte se ven reflejados en el Plan, de hecho vimos ir y venir todos los días previos al primer debate del Plan a los voceros de los gremios. Luego de esas visitas se cambiaban los artículos y veíamos como se ampliaban los negocios para unos en detrimento de los derechos de los ciudadanos. Lo vimos por ejemplo con los Fondos de Pensiones que ganaron con un artículo casi una reforma pensional a medida de sus intereses. Llamó a la movilización.

5 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*