Del otro lado de la frontera, colombianos en Venezuela

0
La Misión Ribas fue creada por el gobierno bolivariano de Venezuela para brindar educación a todos los venezolanos. Foto: Archivo.

De los 12 mil graduados universitarios, el 10% está haciendo estudios de doctorado gracias a la Misión.

La Misión Ribas fue creada por el gobierno bolivariano de Venezuela para brindar educación a todos los venezolanos. Foto: Archivo.
La Misión Ribas fue creada por el gobierno bolivariano de Venezuela para brindar educación a todos los venezolanos. Foto: Archivo.

Hernán Camacho

“Llegamos como obreros y hoy somos profesionales”. Es el testimonio de uno de los 12 mil colombianos que residen en la República Bolivariana de Venezuela, que son beneficiados de la Misión Sucre, cuyo objeto es darles educación gratuita y de calidad a los jóvenes venezolanos. Esa cifra es apenas una muestra de los muchos avances sociales de la revolución venezolana, y que también benefician a los colombianos. Un reconocimiento de derechos reales.

Son cuatro millones de colombianos radicados en Venezuela, dos generaciones que han hecho su vida allí, la primera llegó en los años 70 y 80 en medio del boom petrolero en busca de mejores condiciones; la otra gran llegada de colombianos responde a las últimas dos décadas como consecuencia de la violencia fruto del conflicto en nuestro país.

De 400 mil colombianos que cada año pasan la frontera en busca de mejor oportunidad de vida, se queda la mitad. Según Juan Carlos Tanus, director de la Asociación de Colombianos en Venezuela, son migrantes que encuentran en ese país una mejor oportunidad para sus hijos, lejos del conflicto. Tanus está en Colombia, buscando una audiencia en el parlamento para ser escuchado y presentar a los congresistas una radiografía real de las necesidades de los compatriotas en las vecinas tierras.

Lo que no se conoce

A propósito de la visita a Colombia de la diputada María Corina Machado en la Cámara de Representantes de Colombia, en la que se mencionó la ausencia de democracia en Venezuela o se agredió la legitimidad de resultados de las recientes elecciones, dice Tanus, sería bueno que los representantes y senadores colombianos escuchen la otra parte de la versión:

“Nos hubiera gustado que en el Congreso se recibiera a los migrantes colombianos que vivimos en Venezuela, también a los representantes de los otros partidos que confluyen en el Polo Patriótico que acompañó a Nicolás Maduro en las elecciones y que sí están pendientes de la situación de migrantes de origen colombiano. Corina no”.

Colombianos educados

Los factores de salida de los colombianos al país vecino se deben, entre otras, a los factores de violencia. Un promedio de 250 mil migrantes son víctimas de la violencia social, política y el conflicto armado en el país. “A ellos Venezuela los ha recibido y brindado todo el apoyo”, comenta Tanus.

El gobierno bolivariano no deja a los colombianos fuera de sus programas bandera, las denominadas misiones. Seis mil colombianos aprendieron a leer y escribir gracias a la Misión Ribas, emprendida por el presidente Hugo Chávez en la idea de erradicar en el 100% del territorio venezolano el analfabetismo y garantizar la educación de los jóvenes venezolanos. Justamente es esa misión la que se lleva los honores, ausentes en Colombia, de graduar a 46 mil colombianos que terminaron bachillerato en el ciclo educativo de ese país. De los 12 mil graduados universitarios el 10% está haciendo estudios de doctorado gracias a la Misión.

Socio comercial

Venezuela es el primer socio comercial para los empresarios colombianos, pero es también la primera fuente de ingreso de 330 mil familias colombianas que viven de las remesas enviadas por sus familiares en Venezuela. Con ello sufragan, en su mayoría, las necesidades básicas insatisfechas de sus familias. Un renglón de la economía del Eje Cafetero en recientes años atrás se sustentaba en esas remesas de colombianos en Europa, hoy pasa en Venezuela lo mismo.

Otro de los reconocimientos de los colombianos es a las políticas de ocupación y empleo formal. Mientras un colombiano en el país tiene un promedio de tiempo desempleado de seis a nueve meses, un colombiano que llegue al territorio venezolano, dice Tanus, tiene en promedio 12 días para instalarse en un puesto de trabajo.

“En Venezuela se vive en otras condiciones a las que anuncian los medios colombianos. No hay desabastecimiento, por el contrario son cuatro millones de plazas de empleo las que ocupan los colombianos allá, todos con garantías de cobertura social gratuita en salud”.

Participación política

Se estima que para la última elección presidencial del 14 de abril, fueron 202 mil colombianos nacionalizados venezolanos que votaron por el candidato que representa la continuidad en las políticas sociales de ese país. Esa cifra puede aumentar en la medida que se agilicen los trámites para que otro tanto de colombianos adquiera la nacionalidad venezolana y luego de cumplidos los requisitos podrán participar en las elecciones: “Y seguro votaran por el proceso revolucionario”.

Por su parte el Gobierno de Venezuela está atento a la situación particular de los colombianos en ese país. La creación de un ministerio para la migración o un instituto especializado en ese tema son las respuestas contundentes del gobierno de Maduro para las peticiones de los migrantes, así como también la ley de inclusión social de la población migrante que le entregue equiparables derechos sociales a esa población en Venezuela.

El reto ya está asumido, comenta Tanus, pues las organizaciones sociales y populares de colombianos en ese país ya se están sumando de manera firme a la consolidación del proceso político venezolano. “Eso es lo que no saben los colombianos de Venezuela”. De hecho la alcaldía de Tucani en el estado Mérida, en el noroccidente venezolano, se encuentra en manos de un venezolano cuya familia es migrante colombiana, además de una docena de concejales en todo el país con origen colombiano. “Esa es una participación de integración social de los migrantes a ese proceso venezolano”.

Tanus le explicó a VOZ el descontento general que tiene la comunidad migrante con los medios de comunicación que sistemáticamente mienten frente a la realidad venezolana. “No tiene equidad”, al referirse a las sistemáticas provocaciones mentirosas de hechos que no suceden en Venezuela, como por ejemplo desabastecimientos que no son generales, ni constantes. Esas desinformaciones hacen que las familias colombianas de los migrantes en Venezuela se preocupen.

“El noticiero CM& entrevista a María Corina Machado, sin buscar equilibrio informativo que contrarreste su retórica y en el imaginario queda que no existe un gobierno democráticamente elegido y que los siete millones de venezolanos que votaron por Maduro no existen”.

De esta manera, Juan Carlos Tanus espera que el Congreso colombiano lo reciba para expresar en nombre de los colombianos en Venezuela la realidad de los migrantes en ese país, porque, dice, su punto de vista también es igual de válido y necesario que lo conozcan.