El cuento no cuadra, presidente

0
3749

Claudia Flórez

La intervención del presidente Duque en la Asamblea General de la ONU estuvo cargada de mentiras y contradicciones, pues ha incurrido en el más descarado engaño sobre la realidad política de Colombia, pretendiendo, además, mostrar una autoridad como líder político de América Latina, que no tiene.

Apela en uno de los puntos del discurso al compromiso de su gobierno en la lucha por el cambio climático y el desarrollo sostenible, en el cual, uno de los retos trazados es la protección ambiental. De esta forma, el gran desafío en la lucha por el cambio climático estará ligado, en materia energética, al transito de la implementación hacia energías renovables no convencionales (solar y eólica), proyectando pasar de la producción de 50 megas a generar más de 1.500 megas, al finalizar su gobierno. Esto no representa más que un discurso populista y mentiroso sobre la defensa del medio ambiente.

La mentira, como parte de la práctica política, no tiene sustento alguno y oculta vergonzosamente la realidad de lo que acontece frente al tema. Al contrario de la exposición, en nuestro país avanza la práctica de fracking para la explotación de gas y petróleo con el aval de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, a pesar de las diferentes dinámicas de las comunidades en los territorios, las organizaciones ambientalista y la academia, de rechazo a este método. Empresas como Conocophilllis y Cine Oil & Gas S.A (en San Martín, Cesar) han generado la explotación no convencional para la producción de gas y petróleo, y la Drummond (en Chiriguaná y la Jagua de Ibirico, tambien, Cesar), ha realizado la explotación no convencional del gas, en mantos de carbón.

Si bien la Contraloría General de la Nación ha hecho reparos en el tema y presentó acciones disciplinarias contra la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), por negligencia y desatención de sus funciones, y el Consejo de Estado emitió, en el mes de noviembre del 2018, la suspensión del fracking, de manera preventiva, ha existido incumplimiento por parte del gobierno en garantizar la no implementación de este mecanismo.

Según la Alianza Colombia Libre de Fracking y la Corporación Podion existe un desacato del gobierno al no asegurar la suspensión. La doble moral del presidente se desmantela ante el interés que representa el interponer ante el Consejo de Estado el estudio de súplica, con el objetivo de levantar la suspensión y otorgar los permisos para la exploración y explotación no convencional a través del fracking.

El señor Duque construye un discurso para el exterior, totalmente mentiroso y lejos de la cruda realidad que afronta el pueblo colombiano, lo que nos exige trabajar con mayor esfuerzo por la defensa de nuestro porvenir, bajo la esencia de la ética y de la vida.